ciencia

Dragonfly: así será la misión de la Nasa que buscará vida en Titán, la mayor luna de Saturno

Dragonfly pasará un día completo en Titán (equivalente a 16 días terrestres) realizando experimentos científicos y observaciones.


La misión Dragonfly de la Nasa, que enviará un módulo de aterrizaje reubicable a Titán a mediados de la década de 2030, será pionera en explorar la superficie de esa luna de Saturno y tiene grandes objetivos.

El equipo científico de Dragonfly ha publicado las metas y objetivos de la misión en The Planetary Science Journal. El autor principal del artículo es Jason Barnes, investigador principal adjunto de Dragonfly y profesor de física en la Universidad de Idaho.

De acuerdo con el documento, los objetivos de Dragonfly incluyen la búsqueda de biofirmas químicas; investigar el ciclo activo del metano de la luna; y explorar la química prebiótica que tiene lugar actualmente en la atmósfera de Titán y en su superficie.

Entre las muchas lunas de nuestro sistema solar, se destaca el Titán de Saturno: es la única luna con una atmósfera sustancial y líquido en la superficie. Incluso tiene un sistema meteorológico como el de la Tierra, aunque llueve metano en lugar de agua. ¿Podría albergar también algún tipo de vida?

“Titán representa la utopía de un explorador”, dijo en un comunicado el coautor Alex Hayes, profesor asociado de astronomía en la Facultad de Artes y Ciencias y co-investigador de Dragonfly. “Las preguntas científicas que tenemos para Titán son muy amplias porque todavía no sabemos mucho sobre lo que realmente está sucediendo en la superficie. Por cada pregunta que respondimos durante la exploración de la misión Cassini de Titán desde la órbita de Saturno, obtuvimos 10 nuevas “.

La misión Dragonfly de la NASA, que enviará un módulo de aterrizaje reubicable a Titán a mediados de la década de 2030, será pionera en explorar la superficie de Titán y tiene grandes objetivos.
La misión Dragonfly de la NASA, que enviará un módulo de aterrizaje reubicable a Titán a mediados de la década de 2030, será pionera en explorar la superficie de Titán y tiene grandes objetivos. - Foto:

Aunque Cassini ha estado en órbita alrededor de Saturno durante 13 años, la espesa atmósfera de metano en Titán hizo imposible identificar de manera confiable los materiales en su superficie. Si bien el radar de Cassini permitió a los científicos penetrar en la atmósfera e identificar estructuras morfológicas similares a la Tierra, incluidas dunas, lagos y montañas, los datos no pudieron revelar su composición.

La sonda Huygens, que aterrizó en Titán en 2005, fue diseñada para flotar en un mar de metano / etano o aterrizar en una superficie dura. Sus experimentos científicos fueron predominantemente atmosféricos, porque no estaban seguros de que sobreviviría al aterrizaje. Dragonfly será la primera misión en explorar la superficie de Titán e identificar la composición detallada de su superficie rica en orgánicos.

“Lo que es tan emocionante para mí es que hemos hecho predicciones sobre lo que está sucediendo a escala local en la superficie y cómo funciona Titán como sistema”, dijo Hayes, “y las imágenes y medidas de Dragonfly nos dirán en qué medida son correctas o están equivocadas “.

“Mis principales intereses científicos son entender a Titán como un mundo complejo parecido a la Tierra y tratar de comprender los procesos que están impulsando su evolución”, dijo. “Eso implica todo, desde las interacciones del ciclo del metano con la superficie y la atmósfera, hasta el enrutamiento del material por toda la superficie y el posible intercambio con el interior”.

Entretanto, Dragonfly pasará un día completo en Titán (equivalente a 16 días terrestres) en un lugar realizando experimentos científicos y observaciones, y luego volará a un nuevo lugar. El equipo científico deberá tomar decisiones sobre lo que hará la nave espacial a continuación basándose en las lecciones de la ubicación anterior, “que es exactamente lo que los exploradores de Marte han estado haciendo durante décadas”, dijo Hayes.

La baja gravedad de Titán (alrededor de una séptima parte de la de la Tierra) y su atmósfera espesa (cuatro veces más densa que la de la Tierra) lo convierten en un lugar ideal para un vehículo aéreo. Su atmósfera relativamente tranquila, con vientos más ligeros que la Tierra, lo hacen aún mejor. Y aunque el equipo científico no espera lluvia durante los vuelos de Dragonfly, Hayes señaló que nadie conoce realmente los patrones meteorológicos a escala local en Titán, todavía.

Con información de Europa Press.