Tendencias
Diabetes
La diabetes es una enfermedad crónica. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

El hábito que multiplica el riesgo de tener diabetes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cataloga la diabetes como una enfermedad crónica.

La diabetes es una enfermedad crónica. El alimento que se consume se transforma y es empleado por el cuerpo para obtener energía. Un azúcar llamado glucosa entra al organismo por medio del torrente sanguíneo hasta el músculo, la grasa y otras células, donde se almacena o se usa como fuente de energía.

Las personas que padecen esta enfermedad presentan niveles altos de azúcar en la sangre, debido a que su cuerpo no puede movilizar el azúcar desde la sangre hasta el músculo y a las células de grasa para quemarla o almacenarla como energía.

Es posible también que el hígado produzca demasiada glucosa y la secrete en la sangre. La insulina es una hormona producida por el páncreas para controlar el azúcar en la sangre. La diabetes puede ser causada por muy poca producción de insulina, resistencia a la insulina o ambas, explica el portal de salud y medicina MedlinePlus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la diabetes sacarina de tipo 2 se debe a que el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce, mientras que la de tipo 1 se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona.

Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas serios, como daños en los ojos, los riñones y los nervios. La diabetes puede causar enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y la necesidad de amputar un miembro. Las mujeres embarazadas también pueden desarrollar diabetes, pero en esos casos es llamada diabetes gestacional.

En ese sentido, el portal Urgente 24 reveló que si se vuelve la soledad un hábito, se podría incrementar sustancialmente la probabilidad de tener diabetes tipo 2, de acuerdo con un estudio publicado en la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes.

Los investigadores hicieron seguimiento por 20 años y descubrieron que: “El 4,9% de los participantes del estudio desarrollaron diabetes tipo 2. El 12,6% de los participantes informó varios grados de sentirse solo”.

La investigación tuvo como base la participación de 24.024 personas y los autoinformes de soledad que estaban en una encuesta, y los datos sobre los niveles de HbA1c (hemoglobina glucosilada, una medida del control del azúcar en la sangre a largo plazo). La finalidad era encontrar sociedad entre la soledad y la incidencia de diabetes tipo 2.

Al final se encontró que: “El efecto de la soledad en la diabetes tipo 2 estuvo débilmente mediado por un subtipo de insomnio, pero no por síntomas de depresión”, lo que significa que la relación de soledad y diabetes no se vio alterada por la presencia de depresión, aunque sí por el insomnio de mantenimiento del sueño.

Síntomas para detectar a tiempo la enfermedad

  • Fatiga: es un síntoma muy común de esta enfermedad. Según Mayo Clinic esto obedece a que un nivel alto de glucosa en la sangre deteriora la capacidad del cuerpo para utilizarla para cubrir sus necesidades energéticas.
  • Llagas de curación lenta: hay diversas enfermedades que pueden incidir de manera negativa en el proceso de cicatrización. Una de ellas es la diabetes, que produce una alteración de los glóbulos blancos, entre otras anomalías.
  • Pérdida de peso inesperada: el bajar de peso sin razón aparente puede ser perjudicial para la salud. Este síntoma puede afectar una variedad de órganos en el cuerpo y tener repercusiones aquellos preocupados por la apariencia física.
  • Aumento de la sed y micción: la sed excesiva y el aumento de la orina son signos y síntomas comunes de la diabetes. Cuando la persona tiene esta enfermedad, el exceso de glucosa se acumula en la sangre. Los riñones deben trabajar horas extras para filtrar y absorber el exceso de glucosa.
  • Visión borrosa: Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, reveló que con el tiempo, tener demasiada glucosa en la sangre puede causar hinchazón de los tejidos y daño a los vasos sanguíneos de los ojos e incluyen retinopatía diabética, edema macular (que generalmente aparece junto a la retinopatía diabética), cataratas y glaucoma.
  • Aumento del hambre: según explica Medical News Today, los pacientes diabéticos no reciben la energía suficiente de los alimentos que consumen a diario. Por esto, las personas con diabetes tipo 2 suelen tener hambre todo el tiempo, incluso si ya han comido previamente.