Tendencias
repollo
El repollo tiene un alto contenido en vitaminas C y K, ácido fólico, potasio y magnesio. - Foto: Getty Images/Image Source

salud

El repollo, entre las verduras imprescindibles para tratar la diabetes

La información recogida por la OMS indica que en 2019 la diabetes causó de forma directa 1,5 millones de defunciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la diabetes como una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina, la hormona encargada de regular el azúcar en la sangre, o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

Hay tres principales tipos de diabetes: diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 y diabetes gestacional. El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) señala que en la diabetes tipo 1 el organismo no tiene la capacidad de producir insulina para poder extraer el azúcar –glucosa– de los alimentos que consume el individuo y así lograr convertirlos en energía, lo que configura un problema. “Las personas que tienen diabetes tipo 1 deben tomar insulina todos los días para vivir”, dice.

En lo que refiere a la diabetes tipo 2, la forma más común de esta enfermedad, el cuerpo no puede producir o usar bien la insulina presente. Explica que las personas que la padecen podrán necesitar de pastillas o de insulina para controlar la enfermedad.

La tercera, la diabetes gestacional, se presenta en algunas mujeres que están en gestación y, en su mayoría, suele desaparecer tan pronto nace el bebé. “Sin embargo, aún si desaparece, estas mujeres y sus hijos corren un mayor riesgo de desarrollar diabetes más adelante”, advierte el NIDDK. Hay otros tipos menos comunes de esta enfermedad, como la diabetes monogénica, que es una forma hereditaria de diabetes y la diabetes relacionada con la fibrosis quística.

La información recogida por la máxima autoridad de la salud –OMS– revela que en 2019 la diabetes causó de forma directa 1,5 millones de defunciones.

La alimentación puede ser un factor determinante en el manejo de la enfermedad y entre el amplio número de productos que conviene consumir para beneficiar al organismo, también hay algunos tés que ayudan a combatirla.

People en Español, una revista estadounidense en español publicada por Time Inc. cataloga el repollo como una de las mejores verduras para manejar la diabetes. De acuerdo con el medio, el repollo es un vegetal con alto contenido de vitamina C, por lo que su consumo es ideal para reforzar el sistema inmunológico. Del mismo modo, el repollo es rico en fibra, la cual permite retrasar la digestión de los diferentes alimentos que esté procesando el organismo en conjunto, previniendo el aumento brusco de los niveles de azúcar en la sangre.

Mejoras en el estilo de vida para manejar la diabetes

Mayo Clinic deja en claro que la diabetes es una enfermedad grave, por lo que el hecho de seguir el plan de tratamiento indicado por el médico tratante para la diabetes conlleva “un compromiso permanente”. En ese sentido, indica que el tratamiento cuidadoso de la diabetes “puede reducir el riesgo de tener complicaciones graves, incluso aquellas que pueden poner en riesgo la vida”.

En razón a lo anterior, en palabras de la entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación estos son algunos consejos y cambios en el estilo de vida que pueden poner en práctica los pacientes con diabetes para darle manejo a la enfermedad:

  • Asumir el compromiso de seguir el tratamiento para la diabetes: Aprender todo lo que sea posible sobre la diabetes. Entablar una relación con un educador en diabetes, y pedirle ayuda al equipo de tratamiento de la diabetes cuando sea necesario.
  • Elegir alimentos sanos y mantener un peso saludable: Si la persona tiene sobrepeso, perder tan solo el 5 % de su peso corporal puede marcar una gran diferencia en el control de la glucosa sanguínea si tiene prediabetes o diabetes tipo 2. Una dieta saludable es aquella que incluye muchas frutas, verduras, proteínas magras, cereales integrales y legumbres, con una cantidad limitada de grasas saturadas.
  • Hacer que la actividad física forme parte de la rutina diaria: Hacer ejercicio de forma regular puede ayudar a prevenir la prediabetes y la diabetes tipo 2, y puede ayudar a las personas que ya padecen diabetes a mantener un mejor control de la glucosa sanguínea. Como mínimo, se recomiendan 30 minutos de ejercicio moderado, como una caminata rápida, la mayoría de los días de la semana. Intentar realizar al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada a la semana. También es una buena idea pasar menos tiempo sentado y sin moverse, intentar levantarse y moverse durante algunos minutos al menos cada 30 minutos cuando el individuo esté despierto.