salud

Laurel: así se puede usar para controlar la diabetes

Su consumo debe ser con moderación.


La diabetes es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina, hormona encargada de regular el azúcar en la sangre, o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

Los primeros síntomas de la diabetes, especialmente la tipo 2, no siempre son obvios. De hecho, los signos y síntomas pueden aparecer de forma tan gradual que las personas pueden padecer la enfermedad antes de que se les diagnostique. Existen dos tipos: la diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2. El primer tipo no se puede prevenir porque se desconoce la causa que la origina, mientras que el segundo tipo puede prevenirse o al menos retrasar su aparición.

Algunos cambios en el estilo de vida tales como una dieta sana y balanceada, hacer ejercicio, bajar de peso y elegir a conciencia la vida que se quiere vivir son algunos de los pasos que recomiendan los expertos para la prevención de la diabetes, y lo mejor: de forma natural.

En el marco de las opciones naturales –que mandan la parada por estos tiempos–, se ha encontrado que las hojas de laurel ayudan a controlar la diabetes. Esta planta mediterránea, cuyo nombre científico es Laurus nobilis, posee un sinnúmero de propiedades para el organismo. De hecho, en la medicina alternativa hay quienes han utilizado las hojas de laurel para elaborar una infusión que ayuda a regular los niveles de glucosa en la sangre y controlar la diabetes.

Variedad de plantas medicinales
El tomillo es solo una de las muchas plantas aromáticas que tienen propiedades medicinales. - Foto: REDA&CO/Universal Images Group v

A la fecha los estudios sobre los efectos en la salud que tendría la ingesta de laurel son limitados, sin embargo, hay hallazgos que sugieren que esta planta podría ser un apoyo en el tratamiento de la diabetes. Una investigación publicada en Journal of Clinical Biochemistry and Nutrition, citada por la revista española sobre buenos hábitos y cuidados para la salud MejorConSalud, encontró que las hojas de laurel parecen mejorar la función de la insulina y, por tanto, son beneficiosas para los pacientes con diabetes.

Es válido aclarar que el laurel no debe ser reemplazado por ningún tratamiento médico convencional. Además, si bien el consumo de laurel para el control de la diabetes es un tratamiento natural, se recomienda consultar con un médico sobre su conveniencia previo a su consumo. Hay algunos compuestos de las plantas que pueden causar interacciones con los medicamentos que esté tomando la persona “e incluso con los alimentos que se consumen regularmente, causando así reacciones adversas varias”, explica el medio español.

De contar con el aval del médico de cabecera para el consumo de laurel, la preparación de la infusión es muy sencilla y puede ser incluida en la dieta como complemento para regular la glucosa. Cuatro tazas de agua (1 litro) y una cucharada de hojas frescas de laurel (15 g) son los únicos ingredientes que se necesitan para esta preparación. Se comienza hirviendo el litro de agua y cuando este alcance su punto de ebullición, se agregan las hojas de laurel para dejar que se cocinen durante tres o cinco minutos. Surtido ese proceso, se deja reposar la infusión, se cuela y se consume. Se recomienda no beber más de dos tazas de esta bebida al día.

Tomar laurel con moderación

MejorConSalud hace énfasis en que el consumo de laurel debe ser con moderación, en exceso puede acarrear algunos efectos secundarios. De acuerdo con una publicación en Contact Dermatitis, en algunas personas, la planta puede causar dermatitis, asma o alergias. Incluso, puede provocar náuseas e irritación de las paredes del estómago.

El portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde reveló que “el consumo de las hojas de laurel no es recomendable en mujeres que se encuentren amamantando o que estén embarazadas, pues puede producir un aborto. Aparte de eso, cantidades excesivas de laurel pueden causar somnolencia, puesto que esta planta posee efecto calmante y es capaz de desacelerar el sistema nervioso, además de causar alteraciones gastrointestinales, cólicos abdominales y dolor de cabeza cuando es consumida en grandes cantidades”.