Tendencias
Gas, gases, flatulencia, diarrea, problema digestivo, baño, estreñimiento
El estreñimiento se da cuando el sujeto no está eliminando las heces con la frecuencia con la cual lo hace normalmente. - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Esta es la postura correcta al ir al baño para aliviar el estreñimiento

El estreñimiento ocurre por múltiples causas, entre las que figuran inactividad física, deshidratación o falta de fibra. ¿Qué se puede hacer para aliviarlo?

El estreñimiento es una condición que puede afectar a las personas durante cualquier etapa de sus vidas. Por eso, es importante conocer qué factores lo pueden ocasionar y qué tipo de medidas o hábitos pueden adoptarse para prevenirlo o aliviarlo.

De acuerdo con el portal Medline Plus, “el estreñimiento se da cuando el sujeto no está eliminando las heces con la frecuencia con la cual lo hace normalmente. Las heces pueden volverse duras y secas, y es difícil evacuarlas”.

Antes de diagnosticar problemas de estreñimiento conviene identificar cuáles son sus síntomas característicos. Por supuesto, lo ideal y recomendable es siempre acudir a un médico para obtener una visión más acertada y precisa.

Según detalla Medline Plus, algunos síntomas comprenden distensión abdominal y sensaciones de dolor al momento de ir al baño. Agrega que, en ocasiones, algunos medicamentos, e incluso algunas vitaminas, pueden causar estreñimiento.

Otra causa frecuente para la aparición del estreñimiento es la ausencia de fibra en la dieta, no consumir suficiente agua, no hacer ejercicio o aguantar mucho tiempo cuando se tienen ganas de ir al baño.

¿Qué se puede hacer?

Cuando la persona sienta que tiene este problema o ya recibió un diagnóstico del galeno, el siguiente paso es identificar qué medidas o hábitos puede adquirir para aliviar el estreñimiento.

El portal especializado en salud Tua Saúde sugiere que una manera de aliviar el estreñimiento es mantener posturas correctas al momento de ir al baño. Según explica el medio, al momento de evacuar las heces, el sujeto debe sentarse y ubicar las rodillas por encima de la línea de la cadera, esta posición debe ser similar a las populares cuclillas o sentadillas. “Esto hace que el músculo puborrectal se relaje y facilite el paso de las heces a través del intestino”, agrega.

Esta posición sería ideal para que las personas con condiciones de estreñimiento sufran menos al momento de defecar, ya que las heces se tornan duras y difíciles de evacuar.

Según la explicación de la especialista consultada por Tua Saúde, cuando una persona se sienta en el inodoro y las rodillas quedan en la misma línea de la cadera o por debajo el intestino no queda completamente relajado, dificultando el proceso debido a que el músculo puborrectal sujeta el intestino e impide el paso de las heces.

Ahora, para mantener la posición de cuclillas mientras se está sentado en el inodoro, se debe utilizar una base para los pies que permita que las rodillas queden por encima de la línea de la cadera.

Por lo que agrega la especialista, la posición al momento de ir al baño es importante porque puede facilitar o dificultar el paso de las heces.

Cuidar la alimentación

Medline Plus recomienda adoptar algunos hábitos que podrían prevenir e, incluso, aliviar los problemas de estreñimiento.

Para empezar, es importante no saltarse las comidas (desayuno, almuerzo y cena), así como respetar los horarios en los que se acostumbra ingerir los alimentos. También se recomienda evitar alimentos procesados o comidas rápidas como panes blancos, pasteles, rosquillas, salchichas, hamburguesas y papas fritas.

Sobre los alimentos que deberían incorporarse a la dieta, principalmente se recomienda aquellos con un alto contenido de fibra, los cuales estimulan el correcto funcionamiento en los intestinos.

Mantenerse hidratado, señala Medline Plus, es fundamental. Por eso, sugiere beber de dos a 2,5 litros de líquido al día, especialmente agua. Destaca que las frutas también son una excelente opción para aliviar el estreñimiento, por lo que recomienda consumir ciruelas, uvas pasas, bayas, melocotones, entre otras, para adquirir mayor cantidad de fibra.

Otros alimentos ricos en fibra son verduras como la lechuga, la espinaca, el repollo, el brócoli, los espárragos, la calabaza y el maíz, así como legumbres como el fríjol blanco, las lentejas, el garbanzo, las semillas de soya y las judías.