Ejercicio, alimentación y hábitos saludables ayudan a bajar de peso luego de los 50 años. Foto: Getty Images.
Algunas afecciones de salud pueden ser un obstáculo para bajar de peso. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

vida moderna

Estas son las enfermedades que impiden bajar de peso

En caso de presentar aumento de peso involuntario se debe consultar a un doctor.

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de Estados Unidos explica que existen diferentes factores que pueden dificultar el proceso de pérdida de peso de una persona. Algunos de estos incluyen:

  • Los genes
  • Qué come y cuánto come una persona
  • No hacer actividad física con regularidad o ser inactivo
  • Tomar ciertos medicamentos
  • Tener ciertas afecciones médicas
  • Dificultad para manejar el estrés.

Tal como lo indica este instituto existen algunas enfermedades que pueden dificultar que una persona pierda peso fácilmente. Una de estas es el hipotiroidismo, una enfermedad que se presenta cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormonas tiroides, las cuales son importantes para el funcionamiento óptimo del cuerpo humano.

“El hipotiroidismo puede no causar síntomas notables en las primeras etapas. Con el tiempo, el hipotiroidismo no tratado puede causar numerosos problemas de salud, como obesidad, dolor en las articulaciones, infertilidad o enfermedad cardíaca”, explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

A continuación los síntomas de esta enfermedad para identificarla:

  • Fatiga
  • Aumento de la sensibilidad al frío
  • Estreñimiento
  • Piel seca
  • Aumento de peso
  • Hinchazón de la cara
  • Ronquera
  • Debilidad muscular
  • Nivel de colesterol en sangre elevado
  • Dolores, sensibilidad y rigidez musculares
  • Dolor, rigidez o inflamación de las articulaciones
  • Períodos menstruales irregulares o más intensos de lo normal
  • Afinamiento del cabello
  • Ritmo cardíaco lento
  • Depresión
  • Memoria deficiente
  • Glándula tiroides agrandada (bocio)

Es importante conocer los factores que incrementan el riesgo de padecerla. En caso de que se cuente con alguno, lo recomendable es consultar regularmente a un doctor para conocer el estado de salud y detectarlo oportunamente (si se desarrolla). Los expertos de Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los señalan:

  • Ser mujer
  • Tener más de 60 años
  • Haber tenido un problema de tiroides anteriormente, como bocio
  • Haber tenido una cirugía para corregir un problema de tiroides
  • Haber recibido radioterapia en la tiroides, el cuello o el tórax
  • Tener antecedentes familiares de enfermedad de la tiroides
  • Haber estado embarazada o haber tenido un bebé en los últimos 6 meses
  • Tener el síndrome de Turner, un trastorno genético que afecta a las mujeres
  • Tener anemia perniciosa (déficit de vitamina B12)
  • Tener el síndrome de Sjögren.
  • Tiene diabetes tipo 1
  • Tener artritis reumatoide
  • Tener lupus

La resistencia a la insulina y la diabetes también pueden ser un factor que impida bajar de peso. Sobre esto Mayo Clinic explica por qué ocurre.

“Las personas que toman insulina suelen subir de peso. La insulina es una hormona que regula la manera en la que el cuerpo absorbe el azúcar, también conocida como glucosa. El aumento de peso puede ser frustrante, porque mantener un peso saludable es importante para el control de la diabetes. La buena noticia es que puedes mantener el peso mientras tomas insulina”.

En ese sentido es importante seguir rigurosamente las recomendaciones del doctor que supervisa el tratamiento. Las dosis, las horas y cada una de las instrucciones. Puede conversarse con el doctor que sigue el caso para iniciar un plan de pérdida de peso o para evitar su incremento.

Para mantener un peso saludable y evitar el sobrepeso se debe realizar actividad física regular, no saltarse las comidas y planear muy bien las comidas respecto a las calorías que se van a consumir.

“Algunos medicamentos orales, como la glipizida y la pioglitazona, también pueden causar aumento de peso. Otros medicamentos, como la metformina, liraglutida y dapagliflozina, pueden causar pérdida de peso en algunas personas, y no tener ningún efecto sobre el peso en otras. Es importante que cada persona hable con su médico sobre qué opciones de tratamiento podrían ser las mejores en sus circunstancias”, apunta Medical News Today, portal especializado en salud.