Tendencias
Foto de referencia sobre vitaminas
Gracias a las vitaminas y nutrientes que el cuerpo adquiere por medio de la alimentación, el organismo puede combatir diversas enfermedades. - Foto: Getty Images

vida moderna

Las vitaminas para lograr un peso saludable

Por medio de la alimentación, el cuerpo obtiene los nutrientes que necesita.

Pocas personas se encuentran a gusto con su índice de masa corporal (IMC), son pocos los pacientes que tienen el peso adecuado para su edad y su talla. Hay individuos que exceden los kilos del peso que deberían tener y a quienes no alcanzan a llegar a la medida estándar acorde para su edad y estatura.

Los profesionales de la salud mencionan que para tener una vida saludable es importante contar con el peso adecuado; con el fin de prevenir diversas enfermedades. En el caso de las personas con sobrepeso, este factor puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad, la diabetes y todas aquellas que afectan la salud del corazón.

Sin embargo, aquellas personas que se encuentran por debajo del peso esperado también pueden ver afectada su salud, ya que el cuerpo no se encuentra en las condiciones óptimas para poder sobreponerse de alguna enfermedad que lo quiere atacar.

Por eso, se recomienda consultar con un profesional de la salud, como lo es un nutricionista, para que este diseñe el plan de alimentación acorde para cada persona en donde tenga en cuenta su edad, su estatura y si debe bajar de peso o subir.

El portal de salud, belleza y cuidado personal Vitónica brinda la lista de algunas vitaminas que ayudan al cuerpo a mantener a raya su peso. Antes de consumir estas vitaminas por medio de un suplemento se recomienda contar con la aprobación de un profesional de la salud.

La vitamina C  es un antioxidante que protege las células contra los efectos de los radicales libres. Foto: Getty images.
La vitamina C es un antioxidante que protege las células contra los efectos de los radicales libres. - Foto: Foto: Getty images.
  • Vitamina C: este componente es fundamental para que el cuerpo pueda quemar la grasa, que no necesita, de manera adecuada. Además, este compuesto cumple con otras funciones vitales, para el organismo, como lo es fortalecer el sistema inmune; además, es el principal precursor del colágeno, la proteína que ser encargada de darle firmeza y elasticidad a la piel; por eso es un componente que mejorará el aspecto y las condiciones de salud de la piel.
  • Vitamina D: esta vitamina mejora la composición corporal, sobre todo cuando una persona lleva un plan de alimentación escaso en calorías. También juega un papel, crucial, en las personas que no cuentan con los micronutrientes pertinentes; por eso la deficiencia de este componente en el cuerpo se asocia con un mayor riesgo de padecer de sobre peso. Según algunos estudios mencionados por el medio “la vitamina D induce la apoptosis o la muerte celular en los adipocitos. Por esta razón, puede tener un efecto antiobesidad; por ende contribuye a lograr un peso saludable”.
  • Vitamina A: diversos estudios han vinculado el déficit de este componente con una mayor prevalencia a desarrollar obesidad, aumentado el riesgo, cuando se lleva una alimentación precaria y una vida sedentaria.

Consejos para llevar una alimentación sana

Las frutas y las verduras siempre deben estar presentes: este tipo de alimentos se deben consumir desde que los menores de edad (6 meses) comienzan a ingerir alimentos sólidos y deben acompañar al ser humano por el resto de sus días.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir cinco porciones de estos alimentos al día; es por esto, que se recomienda que la fruta esté presente en el desayuno, en la merienda de la mañana y la tarde; y las verduras deben estar presenten en el almuerzo y en la cena.

Es importante acompañar este buen hábito de la práctica frecuente de actividad física; por eso, se recomienda realizar algún tipo de deporte o actividad, durante los cinco días de la semana durante, como mínimo, 30 minutos consecutivos.

Es importante mantener al cuerpo hidratado, por eso, se recomienda que los adultos ingieran dos litros de agua al día, lo que equivale a seis u ocho vasos de agua.