Tendencias
Herpes labial
El herpes labial es una infección. - Foto: Getty Images

vida moderna

Estas son las enfermedades que se transmiten por dar un beso

Es importante someterse a los debidos tratamientos que requiere cada una de estas afecciones.

Los besos son una de las muestras de cariño más comunes entre las parejas. Sin embargo, los detalles y el tiempo de calidad para fortalecer un vínculo son primordiales para la estabilidad emocional.

Entre tanto, existe una lista de enfermedades que se pueden transmitir a través de los besos, por ejemplo: el herpes, la mononucleosis infecciosa, las paperas, la varicela, la sífilis, entre otras.

El herpes labial

De acuerdo con la Clínica Mayo, es una infección causada por el virus del herpes de tipo 1 o de tipo 2, que no solo se transmite por un beso, sino a través del sexo oral.

Esta afección se observa por la aparición de ampollas alrededor de los labios o en ellos. Sin embargo, no en todos los casos se notan las manchas o el eccema.

Las principales señales son las costras, las ampollas y el comezón constante. Cabe aclarar que esta infección tiene cura y desaparece con el paso de los días, la ayuda de algunas cremas o medicamentos pueden ser útiles para su tratamiento.

La sífilis

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) señalan que esta enfermedad puede ser tan grave que acaba con la vida de una persona.

Las principales maneras de contagiarse son a través del contacto con la ampolla durante las relaciones sexuales, ya que estas llagas aparecen en los genitales o en la boca.

En un artículo publicado por el portal Tua Saúde y escrito por la ginecóloga Sheila Sedicias, se señala que esta afección se debe a una bacteria que no solo es transmitida durante el acto sexual, sino por un beso.

Creativo
Foto referencia sobre un beso. - Foto: Getty Images/iStockphoto

La varicela

Esta enfermedad es infecciosa, ya que es provocada por un virus que se desarrolla por medio de brotes en la piel, 21 días después de haber estado en contacto con el virus y su duración no es mayor a los 10 días.

Sin embargo, la fiebre, los dolores de cabeza y el cansancio son algunos síntomas que experimenta una persona que nunca ha sido contagiada o no se ha vacunado contra el virus.

La mononucleosis infecciosa

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, MedlinePlus, precisa que esta enfermedad, también conocida como “enfermedad del beso”, es provocada por un virus llamado Epstein-Barr, que se disipa en la saliva.

Los principales síntomas de este problema de salud son: fiebre, brotes en la piel y dolor de garganta. Cabe aclarar que este virus no solo se transmite tras un beso, también por el consumo de alimentos que estén infectados.

Las paperas

Los CDC explican que la hinchazón de las glándulas salivales y, por ende, la inflamación de la mandíbula, se deben a las paperas, una enfermedad que provoca, al igual que las anteriores, fiebre, dolor de garganta y fatiga.

Con los debidos cuidados, una persona puede mejorar. Sin embargo, en algunos otros casos, los síntomas son más graves.

La gripe

Es una de las más comunes infecciones respiratorias que es causada por un virus que puede provocar en algunos casos hasta diarrea. Cualquier persona se puede ver afectada por esta enfermedad que aparece y desaparece.

Los principales síntomas de la gripe son: dolor de garganta, rasquiña en los ojos, escalofríos y hasta fiebre.

Ante la aparición de los síntomas del resfriado, la infusión de manzanilla es una poderosa arma para contrarrestarlos. Foto: GettyImages.
Ante la aparición de los síntomas del resfriado, la infusión de manzanilla es una poderosa arma para contrarrestarlos. Foto: GettyImages. - Foto: Foto GettyImages.

La gingivitis

Tal y como lo indica MedlinePlus, es “la inflamación de las encías”, siendo el principio de la periodontitis. Esta consiste en la infección e hinchazón “de los ligamentos y huesos que sirven de soporte a los dientes”; se da por la acumulación de placa bacteriana que no es retirada, por lo que puede ser provocada, por una diabetes que no tiene un respectivo acompañamiento o, tal vez, el consumo excesivo de tabaco.