Tendencias
El consumo de alcohol puede desarrollar diferentes enfermedades.

salud

Expertos revelan cuál es la mejor forma de dejar de beber alcohol

Las mujeres suelen alcoholizarse más rápido que los hombres por diferencias fisiológicas y la masa corporal.

Para nadie es un secreto que el consumo de alcohol, en cualquier medida, es altamente dañino para salud, por lo que beberlo en exceso provoca que las personas que lo hacen, con el paso del tiempo, terminen padeciendo diferentes enfermedades.

A pesar de todas las afecciones de salud que las bebidas alcohólicas pueden generar, las personas lo consumen, a veces sin pensar en sus consecuencias.

En este sentido, un grupo de científicos australianos realizó un estudio publicado en Addictivi Behaviors y encontró un buen camino para dejar de beber, evitando a su vez las enfermedades que el alcohol puede ocasionar.

El equipo investigador mencionado pudo evidenciar que las campañas para no consumir estas bebidas, ligadas con la información de las enfermedades que se pueden generar en el consumo, disminuyen la ingesta de las mismas.

Cuando en este tipo de campañas se incluyen los datos estadísticos de los distintos tipos de cáncer que genera el consumo de alcohol, las personas disminuyen de manera considerable la compra de cualquier tipo de bebidas de este nivel.

Estos mensajes públicos de las campañas constaron credibilidad en las personas que las observaban y, a pesar de que no evitan su consumo completamente, sí reducen el índice de su ingesta.

Consumo de alcohol: estos son sus más grandes mitos

Laura Becerra, nutricionista de Colsanitas, y Alejandro Riaño, toxicólogo, explican los mitos del alcohol:

¿El alcohol hace engordar? Verdadero.

Las bebidas alcohólicas hacen engordar por varias razones, dado que es un producto muy calórico, su principal ingrediente se produce a partir de plantas que contienen azúcar (remolacha, maíz y caña de azúcar) o incluye ingredientes que se pueden convertir en azúcar, como el almidón de trigo.

Este componente contiene 7 calorías, eso es casi tanto como un gramo de grasa y casi el doble que la glucosa, teniendo como consecuencia hinchazón abdominal.

¿El calor corporal es intensificado por el alcohol? Falso.

La sensación de calor que da el alcohol se debe a la dilatación de los vasos sanguíneos subcutáneos y, como resultado, el cuerpo se enfría más rápidamente, ya que cuando ingresa al sistema circulatorio expande los pequeños vasos ubicados en la superficie de la piel, lo que hace que la sangre fluya allí.

La temperatura de la piel aumenta ligeramente y, por ende, las personas se sienten supuestamente más calientes.

¿Una copa de vino al día beneficia la salud? Falso.

La creencia de que existen beneficios en el consumo diario del alcohol es totalmente inexistente. Hay trabajos científicos que dicen que el alcohol, incluso en dosis relativamente bajas, aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de seno en las mujeres, enfermedades cardiovasculares y hepáticas.

Además, los posibles beneficios del alcohol sobre la salud a dosis bajas no solo han sido claramente probados, sino que estas bebidas tienen más efectos negativos.

¿El vino genera ‘guayabo’? Parcialmente falso.

Existen algunas sustancias llamadas congéneres, donde el vino ocupa el primer puesto en esta categoría y que sí pueden aumentar la resaca por su nivel de toxicidad.

¿El deporte elimina el exceso de alcohol? Falso.

El deporte del día después de la noche no elimina los excesos, así como los abdominales permiten apuntar a la pérdida de grasa alrededor del vientre, ya que, si bien es cierto que una parte del alcohol se elimina a través del sudor y la respiración, la embriaguez sucede cuando el alcohol está en la sangre, y no cuando ya ha sido metabolizado por el hígado y se encuentra listo para salir.

*Con información de Europa Press.