Tendencias
Cualquier persona puede sufrir de acné.
Cualquier persona puede sufrir de acné, siendo los adolescentes los más propensos a padecerlo. - Foto: Getty Images

vida moderna

Granos en la frente: cómo eliminarlos con tratamientos naturales

Se aconseja consultar con un dermatólogo antes de aplicar en la zona afectada.

La Clínica Mayo explica que el acné “es un trastorno de la piel” que se debe a que los folículos pilosos se tapan por la acumulación de grasa y de células muertas.

Existen tratamientos y cremas que prometen eliminarlos; sin embargo, se debe tener en cuenta que eventualmente aparecen y desaparecen, relacionándolo en la mayoría de las veces, con adolescentes.

Sin embargo, en la edad adulta también se puede visualizar, y si es el caso de un exceso de granos, se recomienda consultar con un profesional de la salud, porque si bien es cierto que existe una lista amplia de remedios caseros que pueden ayudar a desvanecerse, es indispensable conocer la razón de su aparición.

Por su parte, la Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA, explica que en el mercado existen productos cosméticos para desmaquillarse y demás, que provocan acné, que también pueden ser causantes de alergias o dermatitis.

Entre los factores que influyen para que aparezca acné se encuentran: las bacterias, la inflamación, el exceso de grasa y los folículos pilosos obstruidos por grasa. No obstante, la entidad americana también explica que el estrés puede también causar acné, o una dieta balanceada rica en grasas no saludables, por ejemplo.

Los granos en la frente

El artículo llamado “Dermatología: cómo manejar el acné vulgar”, explica que los tratamientos que se dan para el acné son tópicos, independientemente que sea leve o severo.

La investigación señala que el acné vulgar es un trastorno de inflamación donde se ve implicada la glándula sebácea y el folículo piloso, por lo que normalmente salen granos en la cara y en algunas ocasiones en el cuello. Pero hay que tener en cuenta que en la espalda o en los hombres también aparece esta afección.

El acné, siendo un trastorno, afecta de gran manera la autoestima de una persona, causándole, en algunos casos, problemas psicológicos, por las cicatrices que marcan la piel.

Acne
Acné- tratamientos - Foto: Getty Images

¿Quiénes son más propensos de sufrir acné?

Tal y como se mencionó, la mayoría de los adolescentes pueden sufrir acné, sin embargo, las mujeres, previo a su menstruación, también pueden observar la aparición de puntos blancos que tienden a desaparecer.

Cabe aclarar que en algunos tratamientos contra el acné, los anticonceptivos son los medicamentos que los contrarrestan. Así mismo, la entidad americana explica que si un adulto mayor nota frecuentemente granos en su rostro, debe consultar con un médico.

Por consiguiente, las personas que son más vulnerables a sufrir acné son aquellas que:

  • Los familiares, o exactamente padres, sufrieron de acné, por lo que aumenta las probabilidades de padecerlo.
  • La presión con objetos en la piel, ya sean dispositivos móviles o cascos, entre otros.

Así mismo, es prudente saber qué tipo de piel se tiene y qué cremas son las más adecuadas y seguras, ya que algunos aceites pueden estimular el desarrollo de acné en la cara.

Creativo
Foto referencia sobre acné. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Vinagre de sidra de manzana contra del acné

El portal de salud Healthline explica que este vinagre se usa para eliminar bacterias y hongos porque contiene sustancias como el ácido cítrico que erradica el acné.

Cabe mencionar que aunque se ha creído que este líquido puede ser útil para contrarrestar el acné, es importante consultar con un dermatólogo antes de su uso, puesto que en algunas personas produce alergias.

Modo de preparación

  1. Diluir el vinagre de manzana en agua, siendo esta última la de mayor cantidad;
  2. aplicar en la zona afectada;
  3. dejar actuar por aproximadamente 20 segundos.
  4. Lavar con abundante agua

Como se mencionó anteriormente, esta receta debe ser supervisada por un profesional de la salud. Además de observar las reacciones que el cuerpo tenga posteriormente a su uso.