vida moderna

Infusiones naturales para aliviar cada tipo de dolor

Algunas hierbas pueden interactuar con otros medicamentos o ser tóxicas en dosis altas.


Una infusión es una bebida que se prepara con agua caliente, se le añaden ingredientes naturales y se deja reposar por unos minutos para que las sustancias y propiedades de las hojas suelten su sabor.

Tradicionalmente se han consumido debido a sus propiedades medicinales, ya que muchas de las plantas que se emplean tienen distintas propiedades.

Además, el Grupo Sanitas de España reveló que las infusiones suelen ser muy utilizadas para paliar diversas complicaciones orgánicas, debido a que cada hierba tiene determinadas propiedades que la convierten en esencias particulares y su empleo terapéutico correcto puede facilitar la curación.

No obstante, es importante señalar que las infusiones no son hidratantes, pues tienen un efecto diurético, el cual podría arrastrar minerales y electrolitos indispensables para el adecuado funcionamiento del cuerpo, como son sodio, potasio, magnesio, entre otros.

Dicho lo anterior, el portal Cocina Vital reveló varias infusiones para diferentes tipos de dolor como, por ejemplo:

  • Infusión de lavanda y té de limón: para el dolor de cabeza.
  • Infusión de Jamaica y anís de estrella: para la retención de líquidos.
  • Infusión de manzanilla y naranja: para el dolor de estómago, cólicos menstruales, náuseas o vómito.
  • Infusión de rosas con canela: para desintoxicar el cuerpo.
  • Infusión de tila y limón: para los nervios.
  • Infusión de Jasmín con hierbabuena: para el insomnio y la digestión.
  • Infusión de valeriana: ayuda a mejorar el sueño y combatir la fatiga, así como a calmar dolores como los propios de la migraña o la menstruación.
  • Infusión de menta: contribuye a mejorar la digestión y reducir los gases.
  • Infusión de jengibre: favorece la circulación sanguínea.
  • Infusión de cola de caballo: combate problemas genitourinarios como la cistitis o retención de líquidos.
  • Infusión de apio: para regular el colesterol.
  • Infusión de salvia: para controlar la diabetes.
  • Infusión de cáscara de limón: combate el mal aliento, ayuda a regular el tránsito intestinal, ayuda a prevenir gripes y favorece la eliminación de los líquidos.
  • Infusión de orégano: ayuda a reducir la presión arterial.
  • Infusión de alcachofa: ayuda a eliminar el exceso de grasa en el cuerpo.

De todos modos, la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica y lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona.

Adicional, porque de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Estados Unidos, las hierbas medicinales (o remedios herbales) son plantas usadas como medicamento y las personas las usan para ayudar a prevenir, curar una enfermedad, aliviar síntomas, incrementar la energía, relajarse o perder peso. Sin embargo, las hierbas no son reguladas ni probadas como los medicamentos.

De hecho, muchas personas creen que usar plantas para tratar una enfermedad es más seguro que tomar un medicamento, pues como las personas han estado usando plantas en medicina popular durante cientos de años, es fácil ver el atractivo, pero “natural” no quiere decir seguro, a menos que se tomen de la manera indicada, ya que algunas hierbas pueden interactuar con otros medicamentos, pues ser tóxicas en dosis altas o también, pueden causar efectos secundarios.

Por tal razón, la biblioteca señaló información que las personas debe saber acerca de las hierbas medicinales:

  • No son reguladas como los medicamentos.
  • No necesitan someterse a estrictas pruebas antes de venderse.
  • Es posible que no funcionen como se anuncia.
  • Las etiquetas no necesitan aprobación.
  • Podrían no mostrar la cantidad correcta de un ingrediente.
  • Algunas hierbas medicinales pueden contener ingredientes o contaminantes no mencionados en la etiqueta.
  • Si algo es demasiado bueno para ser cierto, probablemente no lo sea.
  • No hay pruebas de que a todas las personas les genere el mismo resultados.