Foto de referencia sobre frutas
Las frutas aportan un alto contenido de vitaminas y minerales. - Foto: Getty Images

vida moderna

La fruta que ayuda a limpiar el colon y reducir el estreñimiento: así se prepara

Las frutas aportan vitaminas, minerales, antioxidantes y otras propiedades necesarias para el cuerpo.

El estreñimiento suele describirse como una frecuencia de deposiciones inferior a tres veces por semana, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Además, explicó que aunque el estreñimiento ocasional es muy común, algunas personas experimentan estreñimiento crónico, que puede interferir en su capacidad de realizar sus tareas diarias. Adicionalmente, el estreñimiento crónico también puede provocar que las personas hagan demasiada fuerza para defecar.

Asimismo, es importante señalar que el colon, también llamado intestino grueso, es el que transporta los desechos para eliminarlos del cuerpo, pero existen muchos trastornos que pueden afectar su capacidad para funcionar adecuadamente, según Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Por ejemplo, algunos trastornos son:

Por tal razón, el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde reveló que la naranja es ideal para limpiar el colon y reducir el estreñimiento, ya que “es rica en agua, que hidrata el intestino y las heces; además de esto, es una fruta que contiene mucho bagazo, sinónimo de fibras para un buen funcionamiento intestinal. Una unidad de naranja tiene alrededor de 2,2 g de fibras, lo que es más que las fibras de existentes en una rebanada de pan integral, por ejemplo”.

Sin embargo, señaló que “es importante recordar que el jugo de la naranja prácticamente no tiene fibra, ya que al exprimir la fruta, el bagazo acaba siendo desperdiciado junto con su cáscara”.

Por ello, respecto al consumo, se recomienda consumir la fruta entera fresca.

Información nutricional por 100 gramos de naranja fresca

  • Energía: 48 calorías
  • Proteínas: 1,1 g
  • Grasas: 0,2 g
  • Carbohidratos: 8,9 g
  • Fibras: 1,8 g
  • Betacaroteno: 120 mcg
  • Vitamina A: 20 mcg
  • Vitamina B1: 0,09 mg
  • Vitamina B2: 0,05 mg
  • Vitamina B3: 0,7 mg
  • Vitamina B6: 0,1 mg
  • Vitamina C: 57 mg
  • Ácido fólico: 31 mcg
  • Sodio: 4 mg
  • Potasio: 160 mg
  • Calcio: 35 mg
  • Fósforo: 19 mg
  • Magnesio: 11 mg
  • Hierro: 0,2 mg
  • Zinc: 0,1 mg

De todos modos, antes de consumir algún alimento, lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona. Las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, ya que la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, otras recomendaciones que ayudan a evitar el estreñimiento, según Mayo Clinic, son:

  • Consumir menos alimentos con bajo contenido de fibra, como los alimentos procesados y los productos lácteos y la carne.
  • Beber mucho líquido.
  • Mantenerse lo más activo posible y hacer ejercicio periódicamente. Las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.
  • Controlar el estrés.
  • Cuando se sienta el impulso de defecar, no pasarlo por alto, y es importante procurar establecer horarios regulares para evacuar el intestino, especialmente después de una comida.