Tendencias
La vitamina K es importante para la salud ósea pues participa en la regulación del metabolismo del calcio. Foto: Getty Images.
La vitamina K es importante para la salud ósea pues participa en la regulación del metabolismo del calcio. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

vida moderna

La vitamina que ayuda a combatir la osteoporosis y osteoartritis

La osteoartritis es la forma más común de la artritis.

La alimentación rica en nutrientes y vitaminas es importante para prevenir y tratar enfermedades como la osteoporosis y la osteoartritis. Expertos indican que estas dos afectaciones se pueden contrarrestar con la vitamina K.

Esta vitamina es popular por su jugar un papel fundamental en la coagulación de la sangre, pero diferentes estudios han encontrado que la vitamina K puede ayudar a prevenir enfermedades cardíacas, problemas cognitivos, osteoartritis y osteoporosis.

De acuerdo al portal Aarp, la vitamina K fue descubierta en la década de 1920 “por su papel en la prevención de las hemorragias excesivas tras una lesión”. Además, su nombre “K” se deriva de la palabra danesa y alemana koagulation.

Pero con el paso de los años y las investigaciones los especialistas encontraron más virtudes de esta vitamina que se encuentra en alimentos como las verduras de hoja verde, el brócoli, el hígado, las carnes, los guisantes y los huevos.

Según el portal Mayo Clinic, la osteoartritis “se produce cuando el cartílago protector que amortigua los extremos de los huesos se desgasta con el tiempo”. Esta molestia es más común en las articulaciones de las manos, las rodillas, las caderas y la columna vertebral.

La osteoartritis puede causar síntomas como:

  • En loas articulaciones afectadas se puede sentir doler durante o después del movimiento.
  • La rigidez en las articulaciones se puede hacer más notoria al despertar o después de estar inactivo.
  • Es posible que la osteoartritis genera que la articulación esté sensible cuando se ejerce un poco de presión sobre ella o cerca de ella.
  • También es posible que esta enfermedad puede causar pérfida de la movilidad en la articulación.
  • También se puede generar una sensación chirriante al usar la articulación.

La osteoporosis es la enfermedad que debilita los huesos y se vuelvan quebradizos, por lo tanto, con tan solo una caída o incluso o una leve tensión, “como agacharse o toser, pueden causar una fractura”, explican en Mayo Clinic.

Expertos señalan que: “el dolor de espalda, provocado por una vértebra fracturada o aplastada, pérdida de estatura con el tiempo, una postura encorvada y un hueso que se rompe mucho más fácilmente de lo esperado”, así destacan en Mayo Clinic los síntomas de la osteoporosis.

Otra recomendación es practicar ejercicio para dar la orden al organismo de que haga a los huesos más fuertes, además, expertos recomiendan actividades de impacto como saltar, correr, caminar, pues fortalecen más los huesos.

Expertos indican que la vitamina K es importante para el funcionamiento de proteínas como la osteocalcina, la cual “se encargan de que el calcio pueda incorporarse al tejido óseo”, indican en el sitio web Alimente.

Según una revisión científica encontró que los suplementos de forma conjunta de vitamina D con vitamina K2, “puede reducir el riesgo de osteoporosis, con efectividad similar a la de unos fármacos llamados bifosfonatos, y sin efectos secundarios”, así lo recoge el portal Alimente. Por otra parte, otros trabajos han demostrado que el suplemento con vitamina K2 ayuda a reducir hasta casi un 80 % el riesgo de fractura y protege la densidad de masa ósea en pacientes que sufren de osteoporosis.

En el portal Aarp indican que estudios han descubierto que consumir alimentos ricos en vitamina K van a tener unos huesos más fuertes y las personas “son menos propensas a las fracturas de cadera”.

Otros beneficios de la vitamina K

Además de servir para tratar la osteoporosis y en la coagulación de la sangre, la vitamina K también es ideal para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Estudios realizados a principios de la década del 2000 encontraron que “las personas que consumen menos vitamina K son más propensas a padecer cardiopatías coronarias, posiblemente porque los vasos sanguíneos que suministran sangre al corazón se vuelven más rígidos y estrechos sin ella”, señalan en Aarp.