Tendencias
Alimentos para hipertensos
Algunos alimentos se ven contaminados de cadmio. - Foto: Getty Images

vida moderna

Los alimentos con más cantidad de cadmio, un elemento tóxico para la salud

Junto a él existen otros metales que pueden ser dañinos para la salud.

El Instituto Nacional del Cáncer explica que el cadmio “es un elemento natural que se encuentra en la corteza terrestre”, al igual que el arsénico, el mercurio y el plomo.

En un artículo del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado México, titulado “Los efectos del cadmio en la salud”, escrito por Perla García y María Isabel Azcona, asegura que al ser un metal que se encuentra en el entorno puede ser perjudicial para la salud; siendo más común en ambientes laborales.

Según la investigación, el cadmio se encuentra en algunos alimentos y en el cigarrillo, siendo un elemento peligroso. Los órganos que se ven más expuestos a sus daños son los huesos y los riñones.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, EFSA, Asegura que el cadmio no es el único metal peligroso, en el grupo se encuentra el arsénico, el mercurio y el plomo, que están presentes en el suelo, la atmósfera y el agua.

Una persona se puede contaminar a través del consumo de alimentos como el pescado, los mariscos y algunos vegetales, o quizá, del consumo de agua, precisa EFSA; también se asocia el cadmio con las carnes, los frutos secos, los crustáceos, y las patatas, por ejemplo. Por eso, es importante descontaminar los productos antes de la preparación de comidas o su consumo.

Una persona puede verse expuesta al cadmio con el polvo que inhala. Por esto, el contacto con este elemento puede desarrollar cáncer de pulmón, siendo este uno de las enfermedades terminales que más cobra vidas.

Cáncer de pulmón, pulmones
Cáncer de pulmón, pulmones - Foto: Getty Images/iStockphoto

“La OMS asegura que en el año 2020 más de 120 millones de personas murieron debido a un cáncer, siendo el de pulmón uno de los más comunes como el de la piel, el de mama y el de próstata”, precisa.

Tabaco

Tal y como se explicó, el cigarrillo está compuesto de cadmio, y su alto consumo puede provocar cáncer de pulmón, entre otros como, el de garganta, esófago, estómago, páncreas, y colon.

Junto al cadmio, esta sustancia se consideran cancerígenas y están asociadas con el tabaco: acetaldehído; aminas aromáticas; arsénico; benceno; berilio; 1,3-butadieno; cadmio; cloruro vinílico; cromo; cumeno; formaldehído; hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP); níquel; nitrosamina específica del tabaco; óxido de etileno y polonio-210, informa el Instituto Nacional del Cáncer.

Mujer fumando
Los estudios epidemiológicos realizados hasta la fecha confirman que el riesgo de arrugas de las mujeres fumadoras es casi el triple respecto a quienes no consumen tabaco. - Foto: Getty Images

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

La National Heart, Lung, and Blood Institute, señala que entre las múltiples enfermedades respiratorias que existen, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, EPOC, ha afectado a más de 15 millones de adultos en Estados Unidos.

El EPOC es una enfermedad progresiva, es decir, empeora con el paso del tiempo. Es importante recordar que las personas que consumen cigarrillo son las más propensas a desarrollarlo, sin embargo, un fumador pasivo no está exento.

Aunque se puede relacionar con un problema de salud, la institución informa que dos afecciones se identifican con ella, como la bronquitis y el enfisema.

“La exposición al humo del tabaco, la contaminación del aire de interiores y la exposición ocupacional a polvos, humos y productos químicos son también factores de riesgo importantes de la EPOC”, señala la Organización Mundial para la Salud.

Por último, asegura que no tiene cura, pero entre los tratamientos que existen, evitar el consumo de tabaco es el principal.

Las señales que advierten de un problema pulmonar

Un artículo publicado por Mejor con Salud, escrito por el médico José Rosciano, da a conocer uno de los posibles síntomas que alertan de problemas pulmonares, por lo que se recomienda consultar con un médico para descartar cualquier complicación.

Por ejemplo, dolor en el pecho: primero hay que identificar el contexto en el que se encuentra, puesto que si este dolor ocurre después de una actividad física, se le puede atribuir como consecuencia de esta. Sin embargo, si de repente aparece cuando se están realizando otro tipo de actividades como correr o caminar, se aconseja ir al médico, y más si el síntoma es recurrente.