El romántico beso de Alina Lozano a joven actor y ella dice que es su novio
Alina Lozano y Jim Velásquez le contaron al mundo de su relación, donde la diferencia de edad es de 30 años. - Foto: Instagram @lozanoalina - @jimvelasquezoficial

relaciones

¿Por qué siguen siendo un tabú las mujeres que aman a hombres más jóvenes?

No son pocos los que creen que las relaciones con una diferencia de edad notoria, como la que se llevan la actriz Alina Lozano y su novio Jim Velásquez, están destinadas al fracaso. Algunos ejemplos demuestran que no.

“Podría ser su hijo”, le han repetido a Alina Lozano en la calle y en las redes sociales casi a diario desde que decidió revelar que sostiene una relación sentimental con Jim Velásquez, actor como ella, a quien le lleva 30 años.

La recordada intérprete de Nidia Pacheco, en la producción Pedro, el escamoso, es blanco de críticas a sus 53 años por atreverse a confesar que se enamoró de un hombre mucho más joven que ella.

Según reveló la artista, los dos se conocen desde hace varios años en los días en que Alina fue la profesora de actuación de Jim, un apuesto joven apasionado por el baloncesto, el voleibol, la natación y el patinaje.

Años después, cuando el aventajado alumno comenzó a crear contenido en redes sociales, llamó a su maestra y le propuso que hicieran videos juntos, en tono de humor, aprovechando “la chispa” de Alina.

Ella aceptó esta propuesta inesperada, pues le pareció todo un reto pertenecer a esa dinámica de las redes sociales para conectarse con nuevas audiencias. “Empezamos a hacer historias de mamá e hijo, pero no fue tan chévere. Entonces, a mí se me ocurrió la idea, y ese fue el principio de mi perdición, de plantearnos varios contenidos creados a partir de una relación de pareja entre una mujer madura y un hombre joven”, explica Lozano.

Con el tiempo, lo que comenzó como una apuesta meramente profesional se fue transformando en amor. Y un día, casi sin conversarlo demasiado, entendieron que tenían mucho en común y que deseaban compartir su vida, sin importar los tabúes y el qué dirán, ni siquiera el propio hijo de Alina, que tiene casi la misma edad de Jim.

No son pocos los que aún dudan de la veracidad de la relación, pues creen que forma parte de la puesta en escena propia de los videos que ambos comparten en sus cuentas de Instagram. Pero también son muchos los que cuestionan abiertamente la diferencia de edad tan pronunciada en esa relación.

Sí pueden ser duraderas

No es, sin embargo, la primera vez que la farándula nacional se sorprende con este tipo de historias que parecen salidas de la ficción. En 2006, en medio de las grabaciones de la telenovela Juegos prohibidos, la actriz y exreina de belleza Kathy Sáenz y el actor Sebastián Martínez se enamoraron perdidamente y llegaron al altar dos años más tarde. Ella con 34 años y él apenas con 23.

Hasta hoy, más de 15 años después, conforman una de las parejas más estables del entretenimiento, tienen un hijo, Amador, y hasta un emprendimiento, al que Sáenz está dedicada de tiempo completo: By Kathy Saénz-Pure Beauty, una marca de belleza y cuidado personal.

Sáenz, quien está retirada de la actuación, pero aún es recordada por sus papeles en producciones como Pura sangre y Las santísimas, confiesa que se siente muy afortunada de haber apostado por esta relación y que con Sebastián Martínez se ganó “el Baloto”.

“Es un regalo que Dios y la vida me dieron, es como si me hubiera ganado un Baloto, porque con él soy plena y eternamente feliz”, cuenta la exreina. Y agregó que la relación con Martínez ha sido idílica desde el principio y se siente “viviendo en un cielo”, pues se trata de un hombre de familia y cariñoso.

Para Sáenz, tal como ella lo sospechaba 15 años atrás, solo el tiempo les daría la razón: la suya no sería una relación pasajera, y la diferencia de edad tampoco se convertiría en un impedimento para construir una historia de amor que ha perdurado en el tiempo y que hoy causa admiración en el medio artístico.

Aunque son más excepciones que reglas, otras parejas con una notoria diferencia de edad también han resistido no solo a la monotonía propia de las relaciones amorosas, como bien canta Shakira, sino a las críticas de una sociedad que aún ve como un tabú el que la mujer sean mayor que su pareja.

¿Quién no recuerda acaso a Elizabeth Taylor, que le llevaba a su último esposo, Larry Fortensky, 20 años? O, sin ir muy lejos en el tiempo, la que hasta hace poco sostuvieron el cantante Harry Styles, que se presentó el pasado fin de semana en Bogotá, con la actriz Olivia Wilde, diez años mayor que el artista. A la postre terminó, luego de seis años, pues no pudieron seguir soportando las críticas que recibían permanentemente, incluso en el propio medio artístico.

En la política, en donde la tradición ha llevado a los hombres a buscar parejas jóvenes y bellas para lucirlas en campaña y proyectar una imagen favorable, algunos han decidido romper estereotipos. Es el caso de Emmanuel Macron, a quien su esposa, Brigitte Macron, una maestra de instituto, le lleva 24 años.

Las críticas, claro, no se hicieron esperar. Incluso, en plena campaña por la presidencia, Macron vivió fuertes ataques de sus adversarios que en debates y entrevistas sacaban a relucir este tema personal. No ha ocurrido lo mismo con otros mandatarios como Donald Trump, que también supera a su esposa, Melania, por esa misma diferencia de edad.

La razón, según la psicoterapeuta Mara Tamayo, está asociada a los parámetros “impuestos por una sociedad patriarcal que privilegia la juventud y la belleza de las mujeres como valores supremos. Por eso, es una sociedad que exalta a las mujeres talentosas pero jóvenes, aunque castiga a esa misma mujer cuando ya supera cierta edad”.

Mujeres empoderadas

Pero los tiempos han cambiado. “Las mujeres de ahora ya no necesitan un guía, un hombre mayor en sus vidas que les provea estabilidad, principalmente económica, y hasta posición social, como sucedía con mujeres de otras generaciones”, apunta Tamayo.

Agrega que “la emancipación de la mujer, la liberación de prejuicios y expectativas de género han supuesto un cambio en muchos aspectos de la vida social y familiar de las mujeres, empezando por el rol que desempeña en la familia, en la que ella es también proveedora hoy en día. Cambios, además, en el sector laboral, en el que a paso lento van alcanzando cargos de responsabilidad y una mayor agencia personal y social”.

Estos factores son los que han configurado, a juicio de Tamayo, una transformación en los roles que ocupan en las relaciones, por lo que “la elección de una pareja más joven es una opción más dentro de ese proceso de emancipación”.

Ahora, dice la especialista, “las mujeres queremos compañeros de viaje, no a un hombre que nos pague el viaje o nos cambie el rumbo”.

También ha influido el hecho de que cada vez más las mujeres cuentan con herramientas y tratamientos más eficientes para retrasar el paso de los años. “Son mujeres más conscientes del autocuidado, con más autoestima, que invierten en ellas, en su salud, en su cuidado y alimentación, por lo que es fácil encontrar mujeres de 45 años o más que lucen de mucha menos edad”, asegura Tamayo.

Pero ¿qué ventajas puede encontrar una mujer en un hombre más joven? Más allá del famoso colágeno, como aseguran con ironía muchos, cuando “una mujer se arriesga con un hombre de mucha menos edad, es, por lo general, autónoma e independiente y tiene un mejor conocimiento de sí misma. También cuenta con una mejor percepción y aceptación de su cuerpo y sabe manejar mejor sus emociones”, dice la especialista.

Y, al buscar a un hombre joven, usualmente quiere encontrar una relación más ligera, sin ataduras, libre y, claro, más física y sexual. No en todos los casos, pero en algunos, como dice la experta, la juventud de la pareja puede estar asociada a inquietud, energía, curiosidad, ganas de explorar y, “por qué no, sentirse más joven y deseada”.

Es que, al contrario “de lo que han vivido muchas de nuestras mamás, tías y abuelas, que por destino les tocó convertirse en cuidadoras de sus parejas, hoy las mujeres valoran la energía y la vitalidad propias de un hombre joven. La ciencia nos habla de las neuronas espejo, por lo que sabemos que nuestro cerebro imita el comportamiento de la persona que tenemos enfrente. En el momento en el que una mujer toma las riendas de su vida y elige a una persona más joven a su lado, lo que su mente inconsciente quiere es verse reflejada en la ilusión, el empeño, la fuerza y la valentía de la juventud”, puntualiza Mara Tamayo.

Así que como bien dice el popular meme de redes sociales: “Si aún no has conocido al amor de tu vida, no te preocupes, debe ser que aún no ha nacido”.