cuidado de la piel, mascarilla facial, rejuvenecer la piel, envejecimiento, manchas, acné, espinillas
La piel del rostro debe tratarse con suavidad para evitar el envejecimiento prematuro. - Foto: Getty Images

vida moderna

Poros obstruidos: ¿Cómo tratar y limpiar la piel a fondo con remedios naturales?

Los poros obstruidos suelen ser una molestia para muchas personas.

Los poros son orificios pequeños que están en la dermis y su función es eliminar la transpiración. Sin embargo, cuando en estos hay más secreciones sebáceas de lo normal, los poros tienden a abrirse o a obstruirse.

Por ello, el portal Mejor con Salud reveló varios remedios naturales para limpiar la piel y con ello eliminar los poros obstruidos que suelen causar los puntos negros y, la primera recomendación es realizar vaporizaciones con hierbas y para hacerlo hay que hervir agua en un olla y agregar manzanilla, melisa o lavanda. En seguida, es necesario poner la cabeza y cubrirla con una toalla, pero se debe tener precaución para evitar quemaduras y hay que esperar cinco minutos.

Pasados los cinco minutos se debe aplicar compresas calientes para que de esta forma se facilite la limpieza de los poros.

Después, el portal recomendó aplicar una mascarilla de arcilla, ya que “deja la piel muy suave, renovada y la limpia en profundidad”, según un estudio de la Universidad de Zaragoza que fue citado por el portal, pero esta solo se debe aplicar dos veces al mes. Es decir, cada 15 días.

Por su parte, la piel tiene varios cuidados específicos para que esta luzca brillante y saludable. En consecuencia, las recomendaciones de los expertos son:

1. Utilizar productos adecuados: hay que saber cuál es el tipo de piel de cada persona.

2. Realizar limpieza facial: es necesaria para el cuidado de la piel, ya que con esto se eliminan impurezas del rostro y este proceso se debe realizar en las mañanas y en las noches.

3. Exfoliarse: este proceso es vital para mantener los poros limpios, pero cuando se excede se podrían generar irritaciones.

4. Tener constancia: la única forma de ver resultados es siendo constantes.

5. Hidratarse: la piel seca arruga las células turgentes de la piel, lo que puede provocar líneas delgadas y arrugas prematuras. La hidratación atrapa el agua en la piel, lo que ayuda a enmascarar las pequeñas líneas y pliegues.

6. Seguir el orden adecuado de los productos: la especialista en cosmética, nutrición y dietas Rocío Escalante le señaló al medio español Vozpópuli que los productos más ligeros van primero. Por ejemplo, se inicia con la limpieza, después va el tónico, el contorno de ojos, el sérum, la crema hidratante, la protección solar y, por último, el maquillaje.

7. No fumar: aunque se haya fumado durante años o se fume mucho, dejarlo puede mejorar el tono y la textura de la piel, así como prevenir las arrugas.

Asimismo, otros factores importantes para que la piel luzca brillante y saludable son:

- Dormir de manera reparadora: dormir lo suficiente permite estimular la melatonina, la hormona relacionada con el sueño que tiene poder antioxidante y antiinflamatorio. Además, dormir al menos siete horas incrementa la hormona del crecimiento.

- Actividad física y dieta saludable: combinar estos dos aspectos es fundamental para mantener una buena producción de colágeno que contribuya al óptimo funcionamiento del sistema óseo y muscular, entre otros.

- Dieta baja en azúcares y harinas refinadas: comer pan, galletas, caramelos, jugos artificiales, entre otros productos, contribuye al aumento de la glucosa en la sangre y el exceso de azúcar se engancha a algunas proteínas (elastina y colágeno entre ellas). Lo anterior hace que estas proteínas se vuelvan rígidas y las endurece, por un proceso denominado glicación.

Hay que señalar que la piel es el órgano más grande del cuerpo y el cuidado de esta forma parte de la rutina de muchos. Por ende, elegir un estilo de vida saludable puede ayudar a retrasar el envejecimiento natural y prevenir diversos problemas de la piel, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.