La avena es uno de los cereales más completos que existen.
La avena es uno de los cereales más completos que existen, razón por la cual es indispensable para el buen funcionamiento del organismo. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

¿Qué beneficios tiene el agua de avena para el rostro?

La avena se caracteriza por ser rica en ácido fólico, ácido fítico, betaglucanos, zinc, calcio, hierro, fósforo y magnesio.

La avena es uno de los cereales más conocidos y populares del mundo, debido a que es rico en fibra, proteínas y algunas vitaminas. Asimismo, puede ser consumido en diferentes formas, como, por ejemplo, en copos o en forma de bebida.

De igual manera, este cereal pertenece a la familia de las gramíneas y, de acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición (FEN), sus semillas son ricas en complejo B como tiamina, riboflavina, vitamina B6 y ácido fólico, ácido fítico, betaglucanos, zinc, calcio, hierro, fósforo, magnesio, grasas insaturadas o también conocidas como grasas buenas. Además, es una importante fuente de antioxidantes.

La avena es reconocida por ser una fuente importante de carbohidratos, los cuales son clave para proveerle energía al cuerpo. Promueve la salud de los nervios y es considerada un alimento clave para la longevidad, ya que sus fitonutrientes y ácidos grasos le permiten al cuerpo luchar contra las enfermedades crónicas.

Ahora bien, el agua de avena, como también se le conoce, es una bebida que se obtiene a través de la cocción de este cereal, razón por la cual resulta muy beneficiosa para el organismo, especialmente en la piel de la cara.

En ese orden de ideas, el portal Mundo deportivo da a conocer una serie de beneficios que tiene el agua de avena en el rostro y son los siguientes:

  • Elimina las impurezas de la piel: esta bebida se caracteriza por tener propiedades exfoliantes y limpiadoras, las cuales reducen las células muertas que terminan acumuladas en la piel, especialmente la de la cara.
  • Ayuda a la piel sensible: el agua de avena contiene propiedades antiinflamatorias, motivo por el cual la convierten en un buen remedio casero para pieles con problemas cutáneos o que son demasiado sensibles.
  • Disminuye el exceso de grasa: debido a sus propiedades astringentes, el agua de avena consigue eliminar y prevenir los niveles de grasa en la piel.
  • Humectante natural: la avena se destaca por ser rica en ácidos grasos y en fibra soluble, las cuales brindan propiedades hidratantes, las cuales ayudarán a mantener un rostro sano.
  • Fijador de maquillaje casero: por sus propiedades hidratantes, el maquillaje facial quedará intacto y aguantará unas horas extras más, según el mencionado portal.

¿Cómo prepararla?

Para preparar el agua de avena solo se requiere de un vaso de agua, una cucharada de hojuelas de avena y miel o azúcar orgánica y canela. Se coloca la avena en el agua y luego el endulzante y se deja reposar toda la noche y al día siguiente se puede beber en la mañana. Si la persona quiere más porciones, solo multiplica las cantidades de los ingredientes.

Otra forma de elaborarla es con tres tazas de agua, una de copos de avena y cuatro cucharaditas de miso de cebada. Se hierve el agua sola, se retira del fuego, se añaden los copos de avena y se deja en remojo durante 30 minutos. Luego se adiciona la cebada y se mezcla bien y ya quedará lista para consumir. Si la persona desea, puede filtrarla y pasarla a un recipiente de vidrio.

¿Cómo desinflamar el abdomen y perder peso con linaza y avena?

Tanto la avena como la linaza por sí solas no queman grasa, más, sin embargo, tienen un efecto de llenura tras su consumo, reduciendo así, el apetito. Además, sus propiedades contrarrestan la hinchazón abdominal.

De acuerdo con el portal Econsejos, para obtener los beneficios de estos dos alimentos se debe:

  • Remojar por más de 40 minutos una taza de avena en hojuelas.
  • Licuar la avena y las semillas de linaza.
  • Agregar 2 cucharaditas de canela en polvo junto con un litro de agua.
  • Consumir la mezcla preferiblemente en ayunas.

Se recomienda, antes de su consumo regular, consultar con un médico o nutricionista, los tratamientos médicos que existen para combatir la inflamación y colaboren en la pérdida de peso.