salud

¿Qué cambios se pueden hacer en la dieta para lograr un estómago plano?

La grasa abdominal puede generar problemas de salud.


La grasa es uno de los principales componentes del cuerpo y cumple funciones importantes como proteger los órganos, cubrir las articulaciones, controlar la temperatura y almacenar vitaminas, además de ser una fuente de energía.

Sin embargo, la cantidad y el lugar en el que se ubica son clave para determinar si altera o no la salud. En el caso de la grasa acumulada en el abdomen, no solo es un molesto factor estético, sino que puede convertirse en un indicador de riesgo para la salud, señala el instituto de investigación clínica Mayo Clinic.

Cuando una persona no sigue una dieta balanceada y equilibrada y además no realiza ejercicio de manera regular, puede empezar a acumular esta grasa en el vientre. La grasa abdominal se clasifica en subcutánea o visceral. La primera es la que la persona puede sentir si pellizca el exceso de piel y tejido; mientras la segunda es la que se acumula en los espacios entre los órganos. El exceso de esta última se relaciona con un mayor riesgo de sufrir problemas graves de salud, precisa esta institución.

Modificar los hábitos alimenticios es clave para ayudar a reducir la grasa. Lo ideal es incluir diariamente alimentos saludables en la dieta. Además, es recomendable minimizar el consumo de comidas industriales, frituras y aquellas con alto contenido en grasas, además del alcohol y el tabaco, aseguran los expertos.

Si bien perder este tipo de grasa y bajar la barriga lleva su tiempo, es importante tener paciencia y comenzar a ingerir los alimentos que ayudan a cumplir con este objetivo.

1. Yogur: producto del calcio que aporta este alimento, el organismo metaboliza mejor la grasa y reduce la formación de nuevos depósitos de lípidos. Una de las recomendaciones es consumir un yogur bajo en grasa fuera de las comidas junto con un buen puñado de frutos rojos, pues sus antocianinas potenciarán el efecto quema grasa, indica el portal Saber Vivir TV.

2. Cítricos: Naranjas, limones y pomelos son fuente de vitamina C. Se dice que dicha vitamina ayuda a que el organismo procese la grasa más rápidamente, ayudando a perder peso.

3. Pimientos rojos: Son recomendados debido a su alto contenido de vitamina C, la cual, como ya se mencionó, es favorable para combatir la grasa abdominal, según el portal Eat This, Not That.

4. Alimentos ricos en proteína: este macronutriente mejora el metabolismo, favorece la formación de masa muscular y disminuye los antojos, favoreciendo la pérdida de peso y evitando la acumulación de grasa a nivel abdominal. Algunos alimentos son leche desnatada, yogur natural, quesos bajos en grasa, pollo sin piel y pescado, entre otros.

Adicionalmente, un artículo publicado en el diario El Confidencial, de España, indica que para obtener un abdomen plano también es importante limitar o eliminar el consumo de azúcar.

La glucosa contiene muchas calorías y poco valor nutricional. Además, juega un papel muy importante a la hora de almacenar la grasa en el vientre. “Estudios demuestran que un aumento del consumo de azúcar, especialmente en bebidas y refrescos, conduce de forma inevitable a mayor grasa abdominal. Además, aumenta los niveles de insulina, que se relaciona con la obesidad”, cita la mencionada fuente.

También es importante evitar el consumo de granos enteros. Al igual que el azúcar, estos alimentos también aumentan los niveles de glucosa en la sangre, lo que puede generar un aumento del peso. Una buena alternativa es eliminar el pan y el arroz blanco, y en su lugar comer más granos integrales como la avena, la cebada, la quinoa o la pasta integral.

Según los expertos, los granos enteros son ricos en calorías, pero no del todo saciantes, por lo que es fácil cometer abusos a la hora de ingerirlos.

Por otro lado, es importante consumir importantes cantidades de fibra, pues este componente puede ser de gran ayuda a la hora de reducir la grasa abdominal. La Organización Mundial de la Salud recomienda ingerir alrededor de cinco o seis porciones de alimentos que la contengan al día.

Lo anterior sumado a menos alcohol. Según el portal de bienestar y salud Tua Saúde, algunos estudios científicos han demostrado la relación entre el consumo frecuente y en exceso de bebidas alcohólicas y la acumulación de grasa a nivel abdominal, principalmente en los hombres. Esto se debe a que un gramo de alcohol aporta siete calorías vacías, es decir, que no le brindan al cuerpo ningún valor nutricional.

Por este motivo, a pesar de que hay bebidas como el vino tinto que otorgan diversos beneficios para la salud, es importante que se tome en pequeñas porciones. Una copa por día si es mujer o dos copas si es hombre, y lo ideal es evitar otras bebidas alcohólicas.