salud

¿Qué comer para mejorar la circulación en las piernas?

La mala circulación puede surgir por un proceso natural de envejecimiento, pero también por afecciones como la enfermedad arterial periférica, diabetes, obesidad o tabaquismo.


La circulación es el proceso mediante el cual el corazón bombea la sangre alrededor del cuerpo. Esto es vital para la salud, pues a medida que la sangre circula, distribuye oxígeno y nutrientes a las células, al tiempo que elimina desechos, precisa el medio especializado en salud Medical News Today.

Para tener una buena circulación es importante cambiar hábitos que puedan afectar ese proceso. Es clave, por ejemplo, dejar de fumar, reducir la ingesta de grasas saturadas y tratar de no permanecer sentado o de pie por períodos prolongados.

La mala circulación puede surgir por un proceso natural de envejecimiento del cuerpo, pero también se puede presentar por afecciones como la enfermedad arterial periférica, diabetes, obesidad o tabaquismo, pudiendo tener como principales síntomas hinchazón de las piernas; manos y pies fríos, y calambres, indica el portal de bienestar y salud Tua Saúde.

La alimentación también juega un papel clave en los procesos indicados de circulación, especialmente en las piernas que es una de las partes del cuerpo en donde más se manifiestan los síntomas. Algunos de los productos sugeridos para influir en la dieta y que pueden ayudar son los siguientes:

Aguacate: esta fruta es rica en vitamina E, un potente protector vascular. Lo recomendable es añadirlo a la comida al menos una vez a la semana.

Huevos: este alimento posee un gran valor nutricional. Contiene vitamina E y ácidos grasos omega-3 que, al contribuir al cuidado de las membranas celulares, refuerza las paredes de los vasos sanguíneos.

Pescado: es una buena fuente de proteínas, indispensable para la masa muscular, que es la compresión natural más eficaz de las venas de las piernas. Es importante tratar de incluir entre 150 y 200 gramos de carne, preferiblemente blanca, pescado o mariscos todos los días en la alimentación.

Semillas de calabaza: poseen vitamina E, por lo que pueden brindar mayor elasticidad en venas y arterias. Además, tienen propiedades diuréticas, según un artículo publicado en el diario El Universo, de Ecuador.

Vitamina C: se encuentra en frutas como limón, mango, toronja, naranja, papaya, fresas, arándanos, piña y mora, que ayudan a evitar la acumulación de grasa y a fortalecer las venas. También favorecen la depuración de las toxinas.

Expertos aseguran los alimentos ricos en vitamina C, son esenciales para ayudar a cicatrizar heridas. Foto: Getty images.
Expertos aseguran los alimentos ricos en vitamina C, son esenciales para la salud cardiovascular. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

Ajo crudo: este es un alimento con diversas propiedades beneficiosas para la salud cardiovascular. De acuerdo con Natural Standard, ayuda a limpiar la sangre y evita la acumulación de placas.

Arándanos y fresas: estos frutos podrían reducir, hasta en un tercio, el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, gracias a sus flavonoides, los cuales ayudan a dilatar las arterias y proporcionan beneficios cardiovasculares, de acuerdo con información de la revista Circulation.

Jengibre: al igual que los arándanos y las fresas, este ingrediente es capaz de dilatar los vasos sanguíneos, según información del portal Salud Digital.

Ejercicios recomendados

Además de la alimentación hay algunos ejercicios que pueden ayudar a aliviar las molestias generadas por la mala circulación en las piernas, según información del portal Tu Canal de Salud, de España.

Levantar y ejercitar las piernas: consiste en colocar las piernas en alto, usando para ello un pequeño escalón de 20 centímetros de altura mientras la persona mantiene sentada. En esa posición, se pueden realizar movimientos circulares con los tobillos o de flexión y extensión. Esto se debe realizar de cinco a 10 minutos, realizando los ejercicios en dos series de 15 repeticiones.

Caminar de puntillas: cuando se anda en esa posición, se logra estimular la contracción de los gemelos, que, al mismo tiempo, comprimen las venas, facilitando el retorno venoso. Esto se denomina bomba muscular y su activación influye de manera significativa en la circulación de las piernas.

La actividad física es recomendada para activar la circulación en las piernas. Foto: GettyImages.
Evitar el sedentarismo y hacer ejercicio es clave para favorecer la circulación sanguínea. Foto: GettyImages. - Foto: Foto Gettyimages

Lo más adecuado es ponerse de pie y realizar la acción de pararse de puntillas 10 veces sin caminar. Igualmente, se puede combinar con el mismo ejercicio realizado con los talones en lugar de usar las puntas de los pies, de modo que se contraen los músculos opuestos.

Pedalear desde el suelo: se trata de imitar el pedaleo de la bicicleta. Para ello es necesario acostarse en el piso o en una superficie dura, levantar las piernas y simular el movimiento que se realizaría en una bicicleta.