vida moderna

¿Qué no se debe comer en la tarde para bajar de peso?

La nutrición guiada debe ser un pilar fundamental para obtener resultados.


Muchas personas buscan bajar de peso y por el afán de hacerlo rápido, cometen errores y no cumplen el objetivo, pues el proceso requiere tiempo, dedicación y esfuerzo, ya que se deben realizar modificaciones en la alimentación y en los hábitos como comer más despacio, beber agua y practicar alguna actividad física.

Además, es importante evitar algunos alimentos en la tarde, pues podrían provocar pesadez, hinchazón o retención de líquidos y, estos factores, no son ideales para reducir medidas, pues lo que provocan es un aumento de peso.

Así las cosas, el grupo de comunicaciones RBA, a través de su portal El Mueble, indicó que los alimentos que se deben evitar son: ultraprocesados y refinados, ya que “tienen un gran contenido de azúcar, sal, una gran dosis calórica y pocos nutrientes”.

Por su parte, el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde reveló algunos tips que ayudarán a bajar de peso:

1. Comer lento y saborear la comida: es recomendable masticar los alimentos entre 30 y 50 veces por bocado.

2. Beber agua: el consumo diario de este líquido es diferente para los hombres y para las mujeres, ya que existen diferencias entre la ingesta, pero por lo general la mayoría de los hombres necesitan aproximadamente 13 tazas de líquido al día y la mayoría de las mujeres necesita aproximadamente nueve.

3. Hacer ejercicio: entre las actividades físicas más comunes se destacan: caminar, montar en bicicleta o correr y todas ellas se pueden realizar con cualquier nivel de capacidad y para disfrute de todos. Además, las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes. Lo vital es que se tenga un gasto energético.

4. Reducir la ingesta de calorías y algunos consejos son:

  • Comer al menos cuatro porciones de vegetales y tres porciones de frutas diariamente.
  • Reemplazar los granos refinados por cereales integrales.
  • Comer cantidades moderadas de grasas saludables, como el aceite de oliva, aceites vegetales, aguacates, nueces, mantequillas de nueces y aceites de frutos secos.
  • Reducir el consumo de azúcar tanto como sea posible, excepto el azúcar natural de la fruta.
  • Elegir productos lácteos bajos en grasa, carne magra y carne de ave de corral magra en cantidades limitadas.

De otro lado, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, reveló que para perder peso es importante estar seguro de la decisión, ya que la pérdida de peso a largo plazo requiere tiempo y esfuerzo, y un compromiso. “Si bien no se quiere posponer la pérdida de peso indefinidamente, hay que asegurarse de que se está preparado para hacer cambios permanentes en los hábitos de alimentación y actividad”, señaló la entidad.

Por ello, sugirió hacerse las siguientes preguntas para determinar el nivel de preparación:

  • ¿Estoy motivado para bajar de peso?
  • ¿Estoy demasiado distraído por otras presiones?
  • ¿Utilizo la comida como medio para hacer frente al estrés?
  • ¿Estoy listo para aprender o utilizar otras estrategias para hacer frente al estrés?
  • ¿Necesito otro tipo de apoyo, ya sea de amigos o profesionales, para manejar el estrés?
  • ¿Estoy dispuesto a cambiar mis hábitos de alimentación?
  • ¿Estoy dispuesto a cambiar mis hábitos de actividad?
  • ¿Tengo el tiempo necesario para hacer estos cambios?

De todos modos, antes de iniciar con al proceso de pérdida de peso, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique que es lo más adecuado para cada persona, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.