vida moderna

Las enfermedades que se pueden evitar con la práctica de actividad física

Aquellas personas con condiciones especiales deben consultar con un especialista el tipo de ejercicio que pueden realizar.


La actividad física siempre será un requerimiento para mantener una salud óptima. Esta se define como cualquier movimiento del cuerpo que involucre los músculos y los huesos. En ella también debe estar presente el consiguiente consumo de energía en su realización.

El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay informa que lo aconsejable es hacer, por lo menos, 60 minutos de actividad física diaria para mejorar la calidad de vida. Basta con caminar, bailar, andar en bicicleta, nadar, entre otro tipo de ejercicios que ayudarían.

Se ha comprobado científicamente que la actividad física regular ayuda a prevenir y controlar las enfermedades no transmisibles. Además, no es necesario realizar siempre ejercicios de alto impacto, usar escaleras y no el ascensor o caminar hacia aquellos lugares relativamente cerca también se consideran actividad física.

Así mismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha listado una serie beneficios que trae practicar actividad física constante, dependiendo cada grupo de edad.

En niños y adolescentes

La actividad física ayuda a mejorar y prevenir afecciones en el sistema cardiorrespiratorio y muscular. Además, mantiene el organismo alejado de problemas como la hipertensión, la hiperglicemia y las afecciones óseas.

Debido a que el ejercicio mejora la capacidad cognitiva, este grupo de personas podría tener mejor desempeño académico. También se reduce el riesgo de padecer depresión.

En adultos y adultos mayores

Aquellos que practican gran cantidad de actividad física verán cómo su cuerpo mejora sus niveles de presión arterial y de azúcar; por lo tanto, se reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

También se notará una mejoría en el desempeño diario y, debido a que los músculos están fortalecidos, se reduce el riesgo de caer al suelo por fallo de alguno de ellos. La salud cognitiva y mental también mejorará, por lo que se previene la ansiedad y la depresión.

Así mismo, para quienes poseen problemas con el sueño, la actividad física puede contribuir a que se concilie el sueño correctamente.

En mujeres durante el embarazo

Quienes realizan ejercicio durante esta fase podrán mantenerse alejadas de problemas como la preclamsia, hipertensión gestacional o diabetes gestacional.

Además, para aquellas que puedan preocuparse por su peso durante esta etapa, el ejercicio podrá mantenerlo a raya; sin embargo, no se debe abusar de él. También prevendrá las complicaciones durante el parto y reducirá el riesgo de padecer depresión posparto.

Cabe resaltar que, para mantener el organismo alejado de las enfermedades, se debe complementar el ejercicio con otros hábitos saludables como:

  • Evitar la obesidad: esta pone en riesgo la vida de las personas y es un problema de salud que aumenta el riesgo de desarrollar otras afecciones relacionadas con el corazón, como diabetes, presión arterial alta y algunos tipos de cáncer como de endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y colon, explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.
  • Consumo de bebidas alcohólicas: de acuerdo con Medline Plus, ingerir excesivamente alcohol afecta varias funciones cerebrales. “Afecta en primera instancia las emociones, el pensamiento y el juicio. Con la ingestión continua de alcohol, se afecta el control motor, produciendo mala pronunciación al hablar, reacciones más lentas y pérdida del equilibrio”, detalla el sitio web.