Tendencias
ejercicio
Uno de cada cuatro adultos no alcanza los niveles de actividad física recomendados, según la OMS. - Foto: Getty Images

vida moderna

Esta es la razón por la cual no se debe hacer ejercicio todos los días

Las mujeres son menos activas que los hombres, según la OMS.

Hacer ejercicio es muy beneficioso para la salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las nuevas directrices de la organización recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

No obstante, algunas personas exceden las recomendaciones, no descansan y las consecuencias, según expertos y según el portal Panorama Web son: “riesgo de lesiones musculares y fatiga; falta de reposición de los depósitos de glucógeno y reducción de la producción de glóbulos rojos; incremento del ritmo cardíaco y la presión arterial; abandono del ejercicio por cansancio y esfuerzo acumulado”.

Por tal razón, los expertos recomiendan descansar del ejercicio uno o dos días a la semana y los otros cinco días trabajar varias partes del cuerpo. Por ejemplo, si se realiza ejercicio con pesas el lunes se puede ejercitar el tren superior y el martes se deben descansar dichos músculos y preferiblemente se deben entrenar los músculos del tren inferior y el miércoles se pueden volver a trabajar los músculos del tren superior.

Adicional, las personas se preguntan cuántas veces se debe hacer cardio y de acuerdo con el libro del entrenador Brad Shoenfeld si la persona busca incrementar masa muscular lo ideal es incorporar la menor cantidad de cardio, no más de 30 minutos, y realizar los ejercicio de fuerza primero y en otro momento del día realizar el cardio.

No obstante, si lo ideal es perder grasa sí se debe incorporar mayor cantidad cardio en las rutinas, pero este debe estar acompañado de ejercicios de fuerza y primero se realiza el cardio y después el entrenamiento de pesas.

Además, las personas se preguntan cuál es la mejor hora para hacer ejercicio y, por tal razón los expertos aseguran que es una cuestión de preferencia, gusto y horarios. Lo importante es cumplir con los objetivos diarios.

Hay que señalar que el ejercicio debe estar acompañado de un buen plan de alimentación que esté balanceado y contenga frutas, verduras, proteínas, grasas, carbohidratos y todos los nutrientes que el cuerpo necesita.

Beneficios de hacer ejercicio

La actividad física regular puede mejorar el estado muscular y cardiorrespiratorio, mejorar la salud ósea y funcional, reducir el riesgo de hipertensión, cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares, diabetes, varios tipos de cáncer (entre ellos el cáncer de mama y el de colon) y depresión, reducir el riesgo de caídas, así como de fracturas de cadera o vertebrales y, ayuda a mantener un peso corporal saludable.

Entre las actividades físicas más comunes se destacan: caminar, montar en bicicleta o correr y todas ellas se pueden realizar con cualquier nivel de capacidad y para disfrute de todos.

Sin embargo, las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud muestran que uno de cada cuatro adultos y cuatro de cada cinco adolescentes no realizan suficiente actividad física.

A nivel mundial, las mujeres son menos activas (32 %) que los hombres (23 %) y la actividad se reduce a mayores edades en la mayoría de los países.

De igual manera, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que “la actividad física es fundamental para la salud y el bienestar, ya que puede ayudar a añadir años a la vida y vida a los años [...]. Cada movimiento cuenta, especialmente ahora que estamos haciendo frente a las limitaciones derivadas de la pandemia de la covid-19. Todos debemos movernos cada día, de forma segura y creativa”.

Por su parte, la Organización señaló que indicó que las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen un riesgo de muerte entre 20 % y 30 % mayor en comparación con las personas que alcanzan un nivel suficiente de actividad física.