Agua
El ser humano está compuesto en un 70 % por agua. Consumir este líquido incoloro es esencial para mantener saludables los órganos del cuerpo, para hidratarse después de una jornada de ejercicio y es vital para el buen funcionamiento del cerebro. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

¿Qué pasa si se toma más de 2 litros de agua al día?

El líquido es vital para la vida, la falta de este causa deshidratación, pero como todos los excesos, puede ser también algo contraproducente.

El agua es esencial para el cuerpo humano ya que está compuesto en un 70 % de dicho líquido y el no consumirlo puede llevar a una deshidratación extrema que puede tener un fatídico desenlace que acabaría con la vida de la persona.

Se dice que una persona puede aguantar 40 días sin comer; puede pasar entre 3 y 5 días sin beber a una temperatura media y sin hacer ejercicio, afirma Mundo Deportivo. Solo en condiciones especiales y en ambientes muy fríos, algunas personas han logrado sobrevivir tras diez días sin agua.

Y una persona normal no soporta más de dos minutos sin aire. Cuando se acerca a ese límite, la acumulación de CO2 desencadena dolorosos espasmos en el diafragma y los músculos intercostales, lo que le obliga a dar bocanadas, según Muy Interesante.

Sin embargo, como todos los excesos, si se consume demasiada agua, esto podría tener un efecto contraproducente, ya que dejaría de ser algo benéfico para el organismo y empezaría a hacer daños en el interior.

Se trata de una enfermedad denominada hiponatremia, que es lo más grave que puede suceder al cuerpo por exceso de líquidos, según afirma La Vanguardia, esto se debe a que la sal y los electrolitos del organismo quedan demasiado diluidos y los niveles quedan por debajo de lo conveniente, es decir menos de 135 milimoles por litro.

El sodio contribuye a mantener el equilibrio de fluidos de las células, interna y externamente . Si disminuye por exceso de agua, esta se desplaza del exterior al interior de las células y provoca que se hinchen. Es especialmente peligroso cuando afecta al cerebro, porque puede desencadenar en un edema, que afecta al tronco encefálico, y causar una disfunción del sistema nervioso central.

Hacerlo en exceso puede significar una enfermedad llamada hiponatremia.

Si esta baja se produce de manera súbita, puede resultar fatal, y aunque la muerte por ese motivo es muy rara, no es imposible.

La hiperhidratación puede ser generada por diversos factores. Uno de ellos es beber mucha agua u otros líquidos que los riñones no son capaces de sacar a través de la orina y acaba pasando al riego sanguíneo.

La segunda condición es que se produzca una retención de líquidos, normalmente provocada por alguna enfermedad. En este sentido, afirma Cancer.net, el líquido se acumula bajo la piel, dentro de los tejidos que están fuera del sistema circulatorio que es el sistema que moviliza la sangre por todo el cuerpo.

Se considera que un adulto sano debe consumir entre dos y tres litros diarios de bebidas. Esto, porque todo cuenta, no el agua únicamente. Lo que incluye además los líquidos que proporcionan las frutas y verduras, una sopa o el café, y también las cervezas y refrescos que se consumen en la vida diaria.

Vale mencionar que antes de llegar al extremo de padecer una enfermedad debido a este problema, el organismo envía algunas señales claras de que se está bebiendo mucho líquido, bien sea por encima (o por debajo) de las necesidades reales del mismo.

Una es el color de la orina. Un tono amarillo como el heno que hay en las fincas y haciendas, indicaría que todo está correcto; según LV, pero si es más bien oscuro, probablemente denote falta de hidratación, mientras que si es incoloro es que se ha bebido en exceso.