vida moderna

Remedio casero con miel para combatir el insomnio: así se prepara

Este alimento es popular por sus usos medicinales.


Dar vueltas en la cama sin poder conciliar el sueño o levantarse varias veces durante la noche puede ser molesto, pero, además, dañino para el organismo, debido a que el buen descanso es fundamental para que el cuerpo recupere la energía consumida durante el día.

Además, las horas en las que se duerme permiten la compensación del cuerpo para iniciar el nuevo día, contribuye a fortalecer el sistema inmune y favorece la regulación de las hormonas. Por lo contrario, pasar una mala noche puede generar irritabilidad, cambios de humor y una sensación de debilidad.

En ese sentido, los expertos han entregado una serie de recomendaciones para facilitar el descanso, relacionadas con la buena higiene del sueño, esto quiere decir, la necesidad de implementar una rutina previo a la hora de acostarse y no solo meterse a la cama.

También puede ser de interés...

Igualmente hay investigaciones que han procurado determinar de qué manera los hábitos alimenticios de las personas influyen en la calidad del sueño, señalando que factores como los alimentos que se consumen, así como la hora y la cantidad que se ingieren, pueden afectar el descanso de las personas.

¿Qué se ha dicho sobre la miel? ¿Por qué sirve para el insomnio?

La miel ha estado presente en la alimentación humana desde la antigüedad, no solo por su sabor que funciona como endulzante en las preparaciones, sino también por sus diversas propiedades para el tratamiento de ciertas molestias.

Como señalan desde el portal Tua Saúde, a esta sustancia se le han atribuido efectos para proteger la salud del corazón, controlando los niveles de compuestos nocivos para el organismo como el colesterol y los triglicéridos, que se acumulan y forman placas en las paredes de las arterias y dificultan la circulación de la sangre.

Se ha encontrado que también puede tener cualidades para optimizar el descanso, contribuyendo a aliviar síntomas que mantengan en alerta al organismo y que impidan la conciliación del sueño.

Mike McInnes, farmacéutico consultado por el portal Salud 180, indica que el consumo de miel antes de acostarse puede propiciar la disminución del estrés, una condición que dificulta el sueño.

De acuerdo con el portal Mejor con Salud, entre las características que le confieren a la miel un efecto positivo para el descanso se encuentra en su composición nutricional, pues en ella figura triptófano.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, Medline Plus, explica que dicho compuesto cumple una función esencial en el ser humano desde su gestación, por lo que no deja de ser menos necesario a lo largo de la vida. Entre sus funciones, se lista que estimula la formación de dos hormonas relacionadas con el sueño, el bienestar, la relajación y la felicidad: melatonina y serotonina.

Pero, en palabras de la organización sin ánimo de lucro de apicultura, Ecocolmena, actúa como un ‘adormecedor’, que permite conciliar el sueño con mayor facilidad.

Para poder aprovechar estos beneficios basta con consumir una cucharada de miel antes de ir a la cama, como parte de la rutina del sueño. Además, señalan los expertos, se puede añadir un poco de miel a las bebidas calientes que se preparen para dormir mejor, como tés e infusiones, o leche tibia, pues no alterará significativamente su sabor.

Hay que advertir que los problemas del sueño pueden estar asociados a factores que van más allá de lo físico y que, en ocasiones, es posible que requiera la orientación de un profesional. En ese sentido, se sugiere consultar con el médico antes de iniciar cualquier tratamiento y no utilizar este alimento como una receta mágica para eliminar por completo el insomnio.

De ninguna manera este artículo constituye una recomendación médica profesional.