Expertos recomiendan consumir el colágeno hidrolizado después de los 30 años de edad. Foto: Getty images.
El colágeno hidrolizado ayuda a reducir el dolor articular, a mejorar la movilidad y a la funcionalidad de las articulaciones. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

Suplementos de colágeno: cuáles son sus beneficios, según estudio

A partir de los 25-30 años, las células humanas empiezan a ver reducida gradualmente su capacidad de sintetizar colágeno.

El colágeno desempeña muchas funciones importantes, como proporcionar estructura a la piel y fortalecer los huesos. Además, es el componente principal de los tejidos conectivos que conforman varias partes del cuerpo, incluyendo los músculos, la piel, los tendones y los ligamentos.

Es una proteína muy importante para el organismo ya que “es el responsable de la sujeción de los tejidos cutáneos”, explica a CuídatePlus Rocío Escalante, farmacéutica y experta en Dermofarmacia. Y en el caso de la piel, “el colágeno aporta elasticidad y firmeza, por lo que es esencial para tener una piel joven sin arrugas y sin flacidez”, indica Escalante.

Cabe resaltar que con el paso de los años se va perdiendo tanto la capacidad de su producción como de su regeneración, al igual que la elastina. “Este es el motivo de la pérdida de firmeza de la dermis y del óvalo facial, así como de la aparición de dolores articulares derivados de la fricción”, según Amil López, farmaceuta y experta en nutrición.

Vitamina B12
Tomar suplementos de colágeno puede ayudar tanto a la piel como a las articulaciones, siempre que su ingesta se complemente con otros hábitos. - Foto: Getty Images

Por otra parte, Teresa Figueres Juher, licenciada en Biología por la Universidad Autónoma de Barcelona, y Esther Basés Pérez, ingeniera Química Orgánica por el Instituto Químico de Sarrià, en Barcelona, coautoras del documento Revisión de los efectos beneficiosos de la ingesta de colágeno hidrolizado sobre la salud osteoarticular y el envejecimiento dérmico, señalan que “a partir de los 25-30 años, las células humanas empiezan a ver reducida gradualmente su capacidad de sintetizar colágeno, de manera que anualmente perdemos un 1,5 % de colágeno tisular”.

Por esta razón, a los 45-50 años “los efectos de la pérdida de colágeno tisular ya son visibles en forma de molestias y dolor articular (artrosis), pérdida de masa ósea (osteoporosis), arrugas y envejecimiento dérmico, entre muchos otros”, sostienen las expertas.

Si bien los suplementos del mismo se han vuelto cada vez más populares en los últimos años, la mayoría están hidrolizados, lo que quiere decir que este se ha descompuesto, facilitando así su absorción. También hay varios alimentos que se pueden consumir para aumentar su ingesta, como el caldo de huesos y la piel de cerdo, según el portal HealthlLine.

Colágeno hidrolizado

Esta es la forma más “asimilable” de proteína de colágeno. Esto quiere decir que aporta los aminoácidos y péptidos específicos de esta proteína en forma biodisponible. “Se obtiene a partir de distintos tejidos, tales como piel, huesos, cartílago, espinas o escamas, de distintos animales, como porcino, vacuno, pollo, pescado, etc.”, señala Luis Gandía, del Instituto Teófilo Hernando, del Departamento de Farmacología y Terapéutica de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid.

En cuanto a su eficacia, uno de los análisis más completos realizados es el que se recoge en el estudio mencionado anteriormente de Revisión de los efectos beneficiosos de la ingesta de colágeno hidrolizado sobre la salud osteoarticular y el envejecimiento dérmico, publicado en 2015 por la revista Nutrición Hospitalaria.

En este análisis, los autores concluyen que, “a nivel articular, hay estudios que respaldan la eficacia de este tipo de suplemento para reducir el dolor articular y mejorar la movilidad y funcionalidad de las articulaciones. Además, dichos estudios lo avalan como agente terapéutico útil en el tratamiento a largo plazo de enfermedades articulares degenerativas (artrosis)”.

Según Escalante, “tomar suplementos de colágeno puede ayudar tanto a la piel como a las articulaciones, siempre que su ingesta se complemente con otros hábitos” como seguir una dieta equilibrada, usar protección solar a diario, evitar el tabaco y el alcohol, descansar las horas suficientes y evitar el sedentarismo practicando a diario algún tipo de actividad física.

Recomendación: se sugiere consultar con el médico tratante antes de comenzar con algún suplemento de colágeno ya que cada organismo es distinto. Es importante tener en cuenta que sirven sólo si se usan como un complemento.