psicología

Trastornos de la personalidad: estos son los más comunes

Los distintos tipos de personalidad generalmente comienzan a desarrollarse en la adolescencia o la adultez temprana.


En general, los trastornos mentales y los de personalidad, afectan a un gran número de personas debido a distintos factores culturales y genéticos. Específicamente, los trastornos de personalidad son un grupo de afecciones en los que las personas suelen mostrar patrones de pensamiento, percepción y comportamiento de larga duración que son totalmente diferentes a los de la sociedad en común, según Medline Plus.

El portal Tua Saúde ha dado a conocer a detalle en que consisten los principales trastornos de la personalidad:

  • Personalidad narcisista: Este trastorno se caracteriza una sobrevaloración y sentimiento de grandeza de sí mismo. Los narcisistas suelen ser personas egocéntricas, tienen un nivel de superioridad muy elevado, sienten constantemente que deben ser admiradas y que se les debe tratar de forma especial. Adicionalmente, son personas que toman ventaja en cualquier situación para satisfacer sus propias necesidades. También se considera personas poco empáticas y extremadamente envidiosas.
  • Personalidad límite: También se le conoce como personalidad bordeline y se trata de las personas que tienden con frecuencia a ser inestables en las relaciones interpersonales y tiene constantemente sentimientos de vacío, alteraciones de humor y suelen ser más impulsivos. Una persona con este trastorno tiende a catalogar a las personas como buenas y juzgándolas en cuestión de segundos como malas.
  • Personalidad antisocial: Por lo general, suele surgir a una edad temprana y se caracteriza por desarrollar actitudes de falta de respecto y menosprecio hacia las otras personas. También suelen engañar con facilidad y mentir para obtener ventajas personales. Con frecuencia, las personas que desarrollan esta personalidad pueden tener comportamientos peligrosos, además de romper las normas sociales sin importar las consecuencias de ello.
  • Personalidad evitativa: Se caracteriza por llevar al extremo la timidez, por lo cual evita situaciones en las que deba interactuar con alguien más. “La persona con este tipo de trastorno de personalidad generalmente evita realizar actividades interpersonales, debido al miedo a la crítica y rechazo o desaprobación” señala Tua Saúde.
  • Personalidad obsesiva compulsiva: A este trastorno se le conoce como TOC y tiene dos tipos de comportamientos, los obsesivos y las compulsaciones. El primero son pensamientos impropios y desagradables y el segundo, se trata de comportamientos o actos mentales repetitivos, como lavarse las manos, frecuentemente por miedo a contraer alguna infección. Las personas con TOC suelen presentar una preocupación excesiva con la organización y suelen ser personas extremadamente perfeccionistas hasta el punto de llegar a sufrir ansiedad.
Odio y celos
Los distintos tipos de personalidad generalmente comienzan a desarrollarse en la adolescencia o la adultez temprana - Foto: Getty Images
  • Personalidad paranoide: Se trata de un trastorno en el que la desconfianza es excesiva y sospecha constantemente de las intenciones de los otros malinterpretándolas. Con frecuencia, este tipo de personalidad surge al inicio de la edad adulta debido a factores hereditarios o experiencias vividas en la etapa de la infancia. Además, es común que este tipo de personas se consideren frías y distantes, con tendencia a guardar rencor y no perdonar con facilidad.
  • Personalidad esquizoide: Se presenta con mayor frecuencia en los hombres y se caracteriza por ser una persona distante que tiende a evitar relaciones sociales o íntimas. Suelen ser personas desapegadas, indiferentes, introspectivas y suelen fantasear. También prefieren realizar actividades solos y se muestran indiferentes a los elogios o críticas.
  • Personalidad histriónica: Es una persona con una autoestima baja, con sensibilidad a la crítica y rechazo, suele depender de la atención de los demás y se siente mal cuando no es el centro de atención. Así mismo, la personalidad histriónica utiliza la apariencia física para llamar la atención, además de expresiones emocionales exageradas.
  • Personalidad dependiente: Se caracteriza por la falta de autoconfianza y una visión limitada de sí mismo. Necesita ser cuidado en exceso, hasta el punto de llevarlo a un comportamiento sumiso y con miedo al abandono. “La persona con este trastorno tiene mayor dificultad para tomar decisiones sin ayuda de otros, necesidad de que los otras personas asuman la responsabilidad de las principales áreas de su vida” afirma Tua Saúde.