Home

Salud

Artículo

melocotón
Es clave cambiar algunos hábitos como la alimentación, con el fin de ayudarle al cuerpo a fortalecer su sistema inmune. - Foto: AP

salud

Cinco alimentos para fortalecer el sistema inmunitario y frenarles el paso a los virus

Consumir agua y vitamina A, B o C pueden ayudar a minimizar el impacto de diferentes virus y bacterias en el cuerpo.

Ante la presencia de la covid-19 es importante no solo mantener las medidas de autocuidado antes y después de vacunarse para minimizar el riesgo de contagio, sino procurar cambiar algunos hábitos como la alimentación, lo cual es clave para ayudar al cuerpo a fortalecer su sistema inmune.

Desde la Alcaldía de Bogotá consultaron a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, para elaborar un listado de cinco alimentos que pueden ayudar a mantener saludable los organismos para enfrentar a bacterias o virus como el de la covid-19.

Todo nuestro cuerpo está formado por billones de células que cumplen diversos roles en nuestro organismo y a su vez funcionan como un ejército organizado que nos defiende y lucha contra la presencia de bacterias, gérmenes o virus. ¿Cuál es su objetivo? Mantenernos saludables.

“Las células que conforman el sistema inmunitario son un mecanismo complejo, inteligente y vital para la supervivencia que depende de una buena alimentación para funcionar de manera adecuada”, resaltan en la publicación del Distrito.

Este listado de cinco alimentos le ayudará al organismo a mantenerse saludable, aunque igualmente se deben mantener los protocolos de bioseguridad y, siempre que sea posible, aplicarse las vacunas contra la enfermedad.

Alimentos que contengan vitamina C

Según la FAO, la palabra vitamina viene del latin ‘vita’, que significa vida. Son varios los tipos de alimentos contienen vitaminas que ayudan al sistema inmunitario a defenderse de infecciones y brindan propiedades antioxidantes que protegen las células y los tejidos de tu cuerpo.

La vitamina C se encuentra en el grupo de frutas cítricas como la guayaba, la naranja, la mandarina, el kiwi, el tomate e incluso en verduras de hojas verdes como el brócoli.

Alimentos ricos en vitamina A

La vitamina A se encuentra en alimentos de origen animal y vegetal. Se caracteriza por ser de fácil absorción para el organismo. La mejor manera de adquirir vitamina A es a través del consumo de alimentos como el hígado, huevos, productos lácteos como la leche y la mantequilla, o de frutas y verduras de color amarillo o naranja intenso como las zanahorias, la ahuyama, el mango y la papaya.

La FAO también recomienda consumir las verduras de color verde oscuro como las acelgas y espinacas, entre otras.

Alimentos que contengan vitamina B

Las vitaminas del complejo B ayudan a las células del cuerpo a generar la energía que aportan los alimentos y a usar los nutrientes para reparar los tejidos. Fortalece los sistemas muscular, cardiovascular y gastrointestinal, beneficia el sistema inmunitario y disminuye enfermedades infecciosas en adultos mayores, según indica la FAO.

La mejor manera de adquirir vitamina B es consumiendo cereales integrales, avena, trigo, maní, algunas frutas, carne de cerdo, pescado, verduras de hoja verde, espárragos y alimentos que contengan proteína.

Hidratar el cuerpo con agua

La falta de líquido en el cuerpo favorece el proceso de deshidratación, hace que el organismo pierda la energía y quede expuesto a una baja en el sistema de defensas. La importancia de beber agua a diario es que contribuye a:

  • Regular y mantener la temperatura corporal.
  • Permitir el transporte de los nutrientes hacia las células.
  • Lubricar las articulaciones.
  • Aportar sustancias minerales necesarias para el buen funcionamiento del organismo.

Consumir pescados y mariscos

Los pescados son considerados fuente principal de ácidos grasos como el omega-3 y proteínas que favorecen el buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Según un informe de la BBC Mundo, los animales marinos contienen zinc, elemento químico que ayuda a que las células llamadas linfocitos respondan de manera adecuada ante el ataque de virus o bacterias.

Así, con una alimentación oportuna, el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad y la inmunización con las vacunas, es menos probable sufrir efectos graves por cualquier tipo virus o bacteria.