salud

Flor de jamaica: ¿para qué sirve y cuáles son sus beneficios?

A esta planta se le atribuyen bondades como la de ayudar a regular el colesterol, reducir la obesidad y bajar la presión arterial


La flor de jamaica, cuyo nombre científico es (Hibiscus sabdariffa) y también es conocida como rosa de Abisinia es una planta herbácea que puede alcanzar de 3 a 5 metros de altura. Es una planta originaria del África y se le atribuyen grandes propiedades medicinales.

Es rica en antioxidantes como las antocianinas y los polifenoles. La revista científica Food and Chemical Toxicology señala que las antocianinas ayudan a prevenir lesiones e inflamación del hígado, mientras que los polifenoles protegen a las células contra el estrés oxidativo.

La Universidad de Michigan explica que el estrés oxidativo se relaciona con padecimientos tales como la obesidad, el lupus, la enfermedad de alzhéimer, diabetes, problemas oculares, afecciones cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

También tiene efectos positivos sobre la presión arterial, de acuerdo con un artículo publicado en The Journal of Nutrition, el cual concluyó que tomar tres tazas diarias de infusión de flor de jamaica ayuda a regularla. Después de seis semanas de consumo, 65 adultos con prehipertensión o hipertensión leve demostraron una disminución significativa en su presión sistólica.

Otras bondades de la flor de jamaica están relacionadas con la cantidad de vitaminas A, C, B1 y E, y minerales como el hierro, fósforo y calcio. La vitamina C, específicamente, protege del envejecimiento prematuro.

Cuando se consume en forma de te, esta planta alivia el insomnio, los procesos gripales y las enfermedades eruptivas de la piel. Ayuda a prevenir infecciones respiratorias, anemia y fatiga, a la vez que puede ayudar a limpiar el hígado y los riñones.

Contra el colesterol alto

La infusión de flor de Jamaica puede reducir los niveles de colesterol, con lo que también baja el riesgo de enfermedades cardíacas. La planta contiene importantes cantidades de antioxidantes que actúan como limpiadores de las arterias sanguíneas, evitando la acumulación de placas de colesterol en ellas.

Flor de jamaica
La flor de jamaica puede ayudar a bajar de peso. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Según un artículo publicado en la revista Muy Interesante de México, la infusión de esta planta disminuye el colesterol “malo” hasta en un 35 %, y los triglicéridos hasta en un 19 % en el 99 % de los casos. Esto se concluyó en investigaciones realizadas con personas que tenían niveles muy altos de tales lípidos y que durante un año consumieron a discreción agua de flor de jamaica.

Esta bebida también ayuda a mantenerse en forma, pues contribuye a la prevención de la obesidad. Gracias a la saturación de las sustancias activas, estimula el metabolismo, activa el proceso de digestión y la expulsión de compuestos no deseados y potencialmente tóxicos para el organismo.

Al poseer polifenoles, principalmente antocianinas, compuestos fenólicos y flavonoides, según algunos estudios científicos podría, por ejemplo, regular algunos genes encargados de inhibir la producción de ácidos grasos en el hígado; disminuir la absorción de grasas en el intestino y ayudar a quemar la grasa acumulada en el organismo.

De igual manera, inhibir la actividad de algunas enzimas pancreáticas e intestinales, las cuales se encargan de digerir y favorecer la absorción de los carbohidratos en el intestino, además de reducir la resistencia a la insulina, ayudando a regular el azúcar en la sangre.

Además de esto, el agua de jamaica también podría ayudar a regular el apetito, debido a que podría influenciar algunas hormonas que se encargan de regularlo, como la grelina y la leptina.

De igual forma, ayuda al fortalecimiento del sistema inmunológico. Las grandes reservas de vitamina C que contiene la flor de Jamaica fortalecen el cuerpo humano. Otros minerales, tales como hierro y potasio, también contribuyen al equilibrio del sistema inmunológico. Además, el té de flor de jamaica tiene propiedades antinflamatorias y antibacterianas.

Otro de sus beneficios es que ayuda en la recuperación del síndrome premenstrual. El té de Jamaica tiene efecto antidepresivo y antiespasmódico que ayuda a superar las dolencias premenstruales. Por otro lado, la planta puede aumentar los niveles de estrógeno y, por tanto, alterar el equilibrio hormonal. Se recomienda abstenerse de su consumo a las mujeres embarazadas.