Tendencias

Home

Salud

Artículo

Hipotiroidismo: ¿Cuáles son los síntomas, causas y tratamiento?
Hipotiroidismo: ¿Cuáles son los síntomas, causas y tratamiento? - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Hipotiroidismo: ¿cuáles son los síntomas, causas y tratamiento?

Las mujeres tienen mayor riesgo a padecer este trastorno.

El hipotiroidismo (tiroides hipoactiva) es un trastorno en el cual la glándula tiroides no produce la cantidad suficiente de algunas hormonas cruciales. Durante las primeras etapas es posible que esta enfermedad no cause síntomas notables, sin embargo, el hipotiroidismo que no es tratado a tiempo puede desembocar en diferentes problemas de salud con el tiempo, como obesidad, dolor en las articulaciones, infertilidad o enfermedad cardíaca, describe Mayo Clinic.

Los signos y síntomas que se manifiestan con esta afección varían acorde a la gravedad de la deficiencia hormonal que presente el paciente y tienden a desarrollarse lentamente, con el paso de los años. Tenga presente que hay unos síntomas que son apenas perceptibles y que puede confundir con otras dolencias o justificar, como lo son el cansancio físico o el aumento de peso. He ahí la importancia de un chequeo regular. La entidad sin ánimo de lucro destaca que “a medida que el metabolismo continúa ralentizándose, es posible que los problemas sean más evidentes”.

Fatiga, aumento de la sensibilidad al frío, estreñimiento, piel seca, aumento de peso, hinchazón de la cara, ronquera, debilidad muscular, nivel de colesterol en sangre elevado, dolores, sensibilidad y rigidez musculares, dolor, rigidez o inflamación de las articulaciones, períodos menstruales irregulares o más intensos de lo normal; afinamiento del cabello, ritmo cardíaco lento, depresión, memoria deficiente y glándula tiroides agrandada (bocio) son algunos de los signos y síntomas del hipotiroidismo.

Comer rápido: Estos son los problemas que tendría para la salud y la obesidad
Hay unos síntomas que son apenas perceptibles y que puede confundir con otras dolencias, como lo son el cansancio físico o el aumento de peso. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Los bebés que nacen sin la glándula tiroides o con una glándula que no funciona correctamente también pueden presentar esta enfermedad. Los síntomas que destacan entre los recién nacidos está la coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos (ictericia). “En la mayoría de los casos, esto ocurre cuando el hígado del bebé no puede metabolizar una sustancia llamada bilirrubina, que habitualmente se forma cuando el cuerpo recicla los glóbulos rojos viejos o dañados”, señala Mayo Clinic.

Una lengua grande y prominente, dificultad para respirar, llanto ronco y una hernia umbilical también pueden significar hipotiroidismo en los recién nacidos. La entidad sin ánimo de lucro advierte que “cuando no se trata el hipotiroidismo en los bebés, incluso los casos más leves pueden conducir a un retraso físico y mental grave”.

Los signos y síntomas que presentan los adultos suelen ser los mismos que presentan los niños, aunque también se pueden presentar otros, tales como: Crecimiento deficiente, que tiene como resultado una baja estatura; retraso en el desarrollo de los dientes permanentes; pubertad tardía o desarrollo mental deficiente.

Cuando la tiroides no produce suficientes hormonas, el equilibrio de reacciones químicas en el organismo puede verse afectado. Mayo Clinic señala que puede haber numerosas causas, como enfermedad autoinmunitaria, tratamientos para el hipertiroidismo, radioterapia, cirugía de tiroides y algunos medicamentos.

“La tiroides es una glándula pequeña con forma de mariposa, ubicada en la base de la parte frontal del cuello, justo debajo de la nuez de Adán. Las hormonas que produce la glándula tiroides, triyodotironina (T3) y tiroxina (T4), causan gran impacto en tu salud y afectan todos los aspectos de tu metabolismo. Estas hormonas también influyen el control de las funciones vitales, como la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca”, explica la entidad sin ánimo de lucro.

El hipotiroidismo se origina cuando la glándula tiroides no produce la suficiente cantidad de hormonas y puede deberse a muchos factores, tales como: Enfermedad autoinmune, respuesta al tratamiento para el hipertiroidismo, cirugía de tiroides, radioterapia o medicamentos. Con menor frecuencia, el hipotiroidismo puede deberse a una enfermedad congénita, trastornos de la glándula hipófisis, embarazo o deficiencia de yodo.

El hipotiroidismo se origina cuando la glándula tiroides no produce la suficiente cantidad de hormonas. - Foto: Archivo Particular

Cualquier persona puede padecer de hipotiroidismo, pero existe un riesgo mayor si presenta los siguientes factores: Ser mujer; es mayor de 60 años; tiene antecedentes familiares de enfermedad tiroidea; tiene una enfermedad autoinmune, como diabetes tipo 1 o enfermedad celíaca; recibió tratamiento con yodo radioactivo o con medicamentos antitiroideos; recibió radioterapia en el cuello o en la parte superior del pecho; tuvo una cirugía de tiroides (tiroidectomía parcial) y si estuvo embarazada o dio a luz en los últimos seis meses.

Bocio, problemas del corazón, problemas de salud mental, neuropatía periférica, mixedema, infertilidad y anomalías congénitas son algunos de los problemas de salud que pueden aparecer si no se trata a tiempo el hipotiroidismo.

“El tratamiento habitual para el hipotiroidismo supone el uso diario de la hormona tiroidea sintética levotiroxina (Levothroid, Synthroid, entre otros). Este medicamento oral restaura los niveles adecuados de la hormona y revierte los signos y los síntomas del hipotiroidismo”, explica Mayo Clinic sobre la forma como se trata esta enfermedad.

Agrega que es probable que los pacientes comiencen a sentirse mejor al poco tiempo de haber comenzado, pues el medicamento disminuye de manera gradual los niveles de colesterol elevados a causa de la enfermedad y puede revertir el aumento de peso.

El tratamiento con levotiroxina suele ser de por vida, sin embargo el truco está en encontrar la dosis adecuada para el paciente. Así las cosas, el médico empezará revisando el nivel de TSH –mediante una muestra de sangre– después de seis a ocho semanas para para determinar la dosis adecuada de levotiroxina. Surtido ese proceso, los niveles de THS son verificados seis meses después, por lo general.