grupo corficolombiana

Corficolombiana invertirá 1,9 billones de pesos en 2020

Con una gran apuesta por la sostenibilidad y su decisión de seguir con sus grandes inversiones, Corficolombiana se la juega por la reactivación.


Algunos grupos, como Corficolombiana, se toman muy a pecho aquello de que no hay que poner todos los huevos en la misma canasta. Esta holding tiene presencia en infraestructura, gas y energía, hotelería, agroindustria y financiero. Por eso, su desempeño es una muestra representativa del país: si a la economía le va bien, a Corficol le va bien, y viceversa.

María Lorena Gutiérrez, presidenta de este conglomerado, está segura de que seguir invirtiendo y no retrasar los planes de crecimiento son claves para que a Colombia y a la compañía les vaya bien.

Para la ejecutiva, la empresa tenía dos caminos: quedarse cruzada de brazos comentando cada decisión oficial, o ponerse manos a la obra para redoblar esfuerzos y garantizar la sostenibilidad de las compañías, los puestos de trabajo y la economía. “Nosotros desde el primer día escogimos la segunda”, dice. Confirma que Corficolombiana está comprometida con seguir trabajando e invirtiendo en el progreso del país. Por eso no detendrá ninguno de sus proyectos.

Como brazo del Grupo Aval en el sector real, planea invertir casi 6 billones de pesos en los próximos tres años. Solo en 2020, su presupuesto de inversión alcanza los 1,9 billones de pesos, un monto similar al de 2019. En ese año se consolidó como el principal inversionista en proyectos viales en Colombia mediante ocho concesiones, de las cuales cuatro fueron de cuarta generación, con un total de 668 kilómetros operados.

En energía participa en Promigás, que, junto con sus filiales, opera el 50 por ciento del transporte y el 38 por ciento de la distribución del gas natural en el país. De ese modo vinculó 120.000 nuevos usuarios en 2019, cuando alcanzó 3,7 millones de hogares conectados en más de 650 poblaciones. Promisol, filial de Promigás, construyó el gasoducto Jobo-Majaguas, de 150 kilómetros, que incluye el cruce subfluvial más largo de América Latina con 3,4 kilómetros a través del canal del Dique.

En el sector agroindustrial, la corporación tiene más de 26.000 hectáreas propias –apoya el desarrollo de otras 3.200– en cultivos de arroz, caucho y palma, de manera sostenible y tecnificada. Mientras tanto, en hotelería, como dueños de la cadena Estelar, el año pasado abrieron dos nuevos hoteles: el San Isidro en Lima y un Meliá en Cartagena.

6 Billones invertirá Corficolombiana en los próximos 3 años; 1,9 billones este año

Sin duda, 2019 fue un año de muy buenos resultados financieros: 1,57 billones de pesos de utilidades y un ebitda consolidado de 3,9 billones. Y algunos hitos como que la acción de la empresa tuvo la mayor valorización en la bolsa de Colombia, con un incremento de 87,8 por ciento, y la exitosa colocación de bonos por 500.000 millones de pesos, que ratifican la confianza de los inversionistas en el grupo. En la parte financiera, integraron mejor sus operaciones con sus filiales financieras Casa de Bolsa y Fiduciaria Corficolombiana.

Estos buenos resultados sirvieron de colchón para lo que han debido afrontar este año. En la pandemia, la corporación ha tenido el reto principal de garantizar la marcha de las compañías, y asegurar el empleo y el bienestar de sus más de 32.000 empleados. Ahí la clave ha sido seguir el rumbo señalado por sus accionistas de intensificar el ritmo de ejecución de proyectos. “Nuestra misión es invertir y trabajar por el progreso del país, por lo que tendremos que redoblar esfuerzos para que Colombia recupere su senda de crecimiento”, dice la presidenta. Agrega que trabajan para superar, unidos, estas dificultades y esperan enfrentar un segundo semestre en el que redoblarán esfuerzos para recuperar el terreno perdido.

Gutiérrez, experta en management y apasionada por la sostenibilidad, tiene claro que estos temas hacen parte de la ruta a seguir. De hecho, al asumir la presidencia de la organización, atendió de inmediato la tarea de rediseñar la estrategia de sostenibilidad para inculcar sus valores a los trabajadores. Porque está convencida de que el cambio y el aporte empiezan por cada uno y son la única opción de mantener un negocio en el largo plazo.

El año pasado, la empresa invirtió más de 17.000 millones de pesos en planes sociales para fortalecer el tejido social en las regiones y en las comunidades de sus zonas de influencia. La compañía opera en más de 22 departamentos.

Asimismo, mostró su compromiso ambiental con la siembra de 5 millones de árboles, la protección de 12 cuencas hidrográficas, entre otras acciones para compensar el efecto ambiental de sus proyectos.

Además, hicieron la primera emisión de bonos de carbono y trabajan en elaborar bonos verdes y sociales que ayuden a la sostenibilidad. La empresa también incursiona en iniciativas de energías renovables y bioinsumos.

Trabajar unidos y redoblar esfurzos permitirá recuperar la economía. Corficolombiana planea mantener todos sus proyectos en el país: María Lorena Gutierrez, Presidente de Corficolombiana

Durante este año, Corficolombiana y sus subsidiarias han hecho inversiones sociales relacionadas con la crisis por más de 7.000 millones de pesos. Por ejemplo, ha entregado apoyos a los sistemas de salud y mercados para las comunidades de sus zonas de influencia.

Como una de las compañías más importantes de Colombia, Corficolombiana Sostenible se ha impuesto el reto de proveer una oferta de bienes y servicios que agreguen valor a la sociedad, a los clientes, accionistas, proveedores, empleados y aliados estratégicos. Y de aportar a un mundo más equitativo y mejor cuidado en términos del medioambiente.

En 2019, las compañías que integran esta holding pagaron 682.871 millones de pesos en salarios y beneficios a sus más de 15.272 empleados; 5,1 billones a sus 17.896 proveedores, y 937.035 millones de pesos en impuestos nacionales y locales.

Como una de las pocas mujeres en el país al frente de un grupo de estas dimensiones, María Lorena Gutiérrez está convencida de la importancia de los temas de inclusión, equidad de género, y de motivar a más mujeres a incursionar en proyectos empresariales.

Para lograrlo, dice, es necesario trabajar en asuntos de cultura y educación de las nuevas generaciones. El 55 por ciento de los empleados de su compañía son mujeres, pero está gestionando una mayor participación de ellas en las juntas directivas de las empresas que conforman la holding.

Por haber ocupado altos cargos en el Estado, la academia y ahora el sector privado, ha sabido manejar muchas crisis. Pero reconoce que nadie tenía un libreto para responder a la difícil situación que hoy atraviesan el país y su economía. “Todos estamos aprendiendo a navegar sin libreto, en medio de la incertidumbre”, dice.

Tiene claro que empresarios, sector público y banco central tienen el enorme desafío de aplicar medidas no convencionales para garantizar la marcha del ramo productivo y asegurar el empleo y el bienestar de todos. Por eso insiste en que Colombia no puede ser inferior a ese reto. Es momento de trabajar unidos para superar las dificultades, redoblar esfuerzos y recuperar el terreno perdido. Todo para garantizar la sostenibilidad de las empresas, los puestos de trabajo y de la economía. 

Noticias relacionadas