testimonio

Colombiano sobreviviente al naufragio en Florida rompió el silencio

Montoya afirmó que había subido al bote engañado, al igual que los otros 39 miembros de la tripulación que lo acompañaban.


Luego de que se detuvieran las labores de búsqueda en Fort Pierce (Florida, Estados Unidos), donde una embarcación naufragó dejando más de 30 personas desaparecidas en medio del océano el sábado 22 de enero, el único sobreviviente, un colombiano de 22 años llamado Juan Esteban Montoya rompió su silencio y habló sobre el accidente, en el cual perdió a su hermana.

En medio de una rueda de prensa, Montoya relató sus recuerdos del naufragio, afirmando que todo habría sido tras el golpe de una gigantesca ola. “Se hace una ola muy grande, cuando el bote se voltea nos separamos, cuando me dirijo donde ella [su hermana] estaba el resto de las personas se agarran. Todo el mundo se agarra de todo el mundo, eso es lo que la llevó a ella a hundirse”, afirmó Montoya, quien vivió cómo los otros 39 ocupantes del barco se separaban y perecían en las aguas del Atlántico y el Golfo de México.

Es de resaltar que en la embarcación que viajaba Montoya todos viajaban sin chaleco salvavidas y tampoco tenían provisiones de comida o agua para mantenerse durante el largo trayecto, aclaró este colombiano, quien además comentó que se habría subido al bote engañado, como el resto de la tripulación.

“Esos criminales te hacen sentir seguro, te dicen que en tres o cuatro horas estas en Miami desde Bahamas, que va a ser un buen barco, te dicen que son pocas personas, que viajas seguro, que vas con chaleco salvavidas. Todo es mentira”, confirmó Montoya para medios locales, recordando que puso su vida en riesgo al salir de Bimini, en las Bahamas, con destino a Florida para reencontrarse con su madre y en la compañía de su difunta hermana.

Con respecto al momento en el que lo encuentra un marino, quien es el que alerta a la Guardia Costera de Estados Unidos, Montoya describe que logró subirse al reverso del bote la noche antes del rescate. “Después de que el bote se voltea, más o menos unas 15 personas se agarran de las partes del motor. La noche antes de mi rescate es en donde yo subo a donde me encuentran, pero la mayoría del tiempo estuve abajo en el agua”, agregó el colombiano, recordando que luego del desastre varios de los sobrevivientes se mantuvieron agarrados a partes sobrantes de la embarcación.

La Guardia Costera informó en un comunicado que puso fin a su labor tras anunciar el hallazgo de cinco cadáveres entre el miércoles y el jueves; luego, Montoya habría llegado a tierra firme a encontrarse con su madre, luego de la conversación por teléfono que tuvieron al ser rescatado, la cual enterneció a millones de personas.

Me dijo: ‘mamá, mi hermana se murió, mi hermana se ahogó, yo la busqué y no la pude encontrar. Yo la llamaba y la llamaba y mi hermana no aguantó’. Fue lo único que me dijo”, relató la madre de Montoya para un medio local, luego de su rescate.

Entre tanto, se informó que continúan los patrullajes en la zona para continuar la recolección de los cuerpos de las víctimas. Además, se habría abierto una investigación por tráfico de migrantes. Con respecto a la estancia legal de Montoya en Estados Unidos, su abogada habría anunciado que ya se encuentra en trámite una solicitud de asilo, y que la Corte de Inmigración estará atendiendo prontamente su caso.