El costo del seguro se pagará al sacar o renovar el pasaporte y estará entre $ 8.000 y $ 20.000. - Foto: guillermo torres-semana

actualidad

Este es el proyecto de ley para la repatriación en caso de muerte en el exterior

Se trata de un seguro de repatriación que se obtiene a través de la expedición o renovación del pasaporte.

El proyecto de ley ya fue aprobado en el mes de noviembre por el Congreso. A este solo le falta la firma del presidente Iván Duque para ser una realidad definitiva. La idea principal es que el seguro se compre al momento de expedir o renovar el pasaporte. Sin embargo, la tarifa la tendrá que definir la Cancillería.

Para este mes, el representante Juan David Vélez (Centro Democrático) espera que el presidente Iván Duque sancione el proyecto de ley, el cual crea mecanismos para la repatriación de colombianos en el exterior por fallecimiento, alguna enfermedad grave o que estén privados de la libertad.

La familia fue notificada del deceso cuatro días después
Entre 2013 y 2018 se presentaron 475 solicitudes de repatriación. - Foto: Getty Images / Greg Bajor

¿Cómo funciona?

Se trata de un seguro de repatriación que se obtiene a través de la expedición o renovación del pasaporte de manera voluntaria. A su vez, la Cancillería deberá determinar los montos de las tarifas que deberán ser marginales, así como determinar los mecanismos de cómo se hará la repatriación.

Este seguro tendrá vigencia por diez años, como se expiden ahora los pasaportes colombianos, y no afectará el trámite del documento en estos momentos, cuando se han visto filas masivas en las oficinas de la Cancillería.

“No hay ninguna correlación. Es como sacarse la foto durante el trámite”, explicó Vélez.

Según indica el representante, el costo del seguro podría ascender a los $20.000. Actualmente, una repatriación oscila entre los $6 y $30 millones, valor que muchas familias no podrían asumir y que el Estado no tiene todavía un programa específico para atender a esta población.

Según datos de la Cancillería, entre 2013 y 2018 se presentaron 475 solicitudes de repatriación, las cuales no todas fueron atendidas, en su mayoría por la falta de recursos. “Existe el Fondo Especial para las Migraciones que su objetivo no es únicamente la repatriación de cuerpos”, comentó Vélez.

Además, la Cancillería afirma que en promedio se presentan 79,16 solicitudes de repatriación de cuerpos de colombianos al año y de acuerdo con los fondos con los que cuenta, se atienden por año unos 17,3 casos. Sin embargo, según los últimos datos, en todo el año 2019 se registró la cifra de 58 atendidos.

Uno de los casos más recientes fue el de Didier Andrés Ortega y Gladys Bocanegra, dos colombianos que murieron en noviembre en un accidente de tránsito en Puebla, México, y cuyas familias hicieron una solicitud a la Cancillería pidiendo apoyo en el trámite para traer sus cuerpos de vuelta al país, con el fin de darles cristiana sepultura.

Ante este caso, el representante a la Cámara, Juan David Vélez, aseguró que gracias a casos como el de Didier Andrés y Gladys, la iniciativa se aprobó en el Congreso para evitar que las familias sigan inmersas en este tipo de problemáticas, que implican pagar entre 6 y 30 millones de pesos, dependiendo del país en el que se encuentre para traer a su ser querido de vuelta.

“Con este proyecto se va a generar una facilidad para que cada colombiano, al momento de sacar o renovar su pasaporte, pueda adquirir este servicio de manera voluntaria con un costo mínimo que oscilará entre los 8.000 pesos y 20.000 pesos”, explicó Vélez.

Además, hay un comité evaluador que se reúne mensualmente para revisar y analizar todos los casos. Por eso la insistencia de Vélez en que este proyecto sea ley pronto.

“Le mandé una carta al presidente pidiéndole que sancione el proyecto antes de que se acabe el año, entendiendo que esta propuesta no solo fue mía en campaña, sino una promesa de él”, concluyó Vélez.

Por otro lado, para el representante, la repatriación de connacionales es un drama humano que debe tener una buena respuesta social por parte del Estado. Igualmente, la Cancillería, desde el trámite del proyecto, presentó su concepto con un panorama favorable.