Volcán nevado del Ruiz.
La actividad sísmica se mantiene “equilibrada” con relación a la presentada desde finales de octubre. - Foto: Servicio Geológico Colombiano

actualidad

Volcán nevado del Ruiz continúa emitiendo ceniza | Este es el último reporte del SGC

La emisión de dióxido de azufre y los sismos al interior del volcán han sido la constante desde finales de octubre.

Hace algunas horas, el Servicio Geológico Colombiano (SGC) publicó un nuevo boletín de actividad del volcán nevado del Ruiz, de lo observado entre el 9 y el 15 de noviembre de 2021.

Cabe recordar que desde el pasado 29 de octubre, el volcán, protagonista de la tragedia de Armero ocurrida el 13 de noviembre de 1985 –en la que murieron más de 25 mil personas–, ha mostrado algunas emisiones de ceniza derivada de la actividad sísmica al interior del mismo.

Ante esto, el SGC indicó que por ahora se mantiene el nivel amarillo de actividad, con el cual tanto las autoridades como los ciudadanos deberán estar atentos a los “cambios en el comportamiento de la actividad volcánica”.

“En este nivel pueden presentarse fenómenos como enjambres de sismos, algunos de ellos sentidos, emisiones de ceniza, lahares, cambios morfológicos, ruidos y olores de gases volcánicos, entre otros, que pueden alterar la calidad de vida de las poblaciones en la zona de influencia volcánica”, añade el informe.

Así, la entidad explica que “durante la última semana, de acuerdo con el análisis y la evaluación de los diferentes parámetros considerados en el monitoreo de la actividad volcánica, se evidenció que el volcán nevado del Ruiz continúa presentando inestabilidad en su comportamiento”.

En ese punto, especificó que aunque la actividad sísmica se mantiene “equilibrada” con relación a la presentada desde finales de octubre, esto no quiere decir que no se puedan presentar cambios mayores a los registrados en los últimos meses y años.

“Por el momento, esta actividad no implica un cambio en los escenarios previstos. Se mantiene el nivel de actividad volcánica en amarillo o III; sin embargo, no se descarta una aceleración del proceso volcánico y, en consecuencia, cambios en el nivel de actividad del volcán”, explica el SGC.

Para argumentar este punto, indicó que el hecho de que se tilde la situación bajo un término de “equilibrio”, no significa que no haya cambios poderosos “con la dinámica de fluidos en el interior de los conductos volcánicos”, lo que en consecuencia ha traído un mayor número de sismos y una mayor energía liberada si se le compara con la semana anterior. En ese sentido, se habla del registro de sismos cuyas profundidades oscilaron entre 0,9 y 7,4 kilómetros.

“Algunas de estas señales estuvieron asociadas a emisiones de ceniza, confirmadas a través de las cámaras instaladas en el área del volcán y por el reporte de funcionarios del Parque Nacional Natural Los Nevados y personal del Servicio Geológico Colombiano en labores de campo”, añade el informe.

En cuanto a este último fragmento, el documento señala también que la dispersión de la ceniza emitida por el nevado del Ruiz se puede tildar como “imprecisa”, sabiendo que para poder detectar el viaje de esta es necesario contar con información certera y en tiempo real como “el régimen de vientos que impere en el momento de la emisión”.

Emisión de cenizas en el Nevado del Ruiz
Las autoridades hacen un llamado para que las comunidades estén pendientes de comportamiento del volcán. - Foto: SGC

Más detalles del nevado del Ruiz

Por otra parte, el SGC menciona que las cenizas emitidas por el volcán vienen acompañadas de vapor de agua y gases, especialmente de dióxido de azufre (SO2). Asimismo, señala que la columna de gases y vapor ha alcanzado alturas máximas de 2.484 metros (desde la cima del volcán), reportadas el pasado 10 de noviembre.

Igualmente, se ha visto que la constante es que la dispersión de la columna de humo se vea condicionada por la dirección del viento, que en síntesis se mantiene con una tendencia hacia el suroriente y nororiente del volcán. En ese sentido, es importante que las autoridades del Tolima, Caldas, Risaralda y Cundinamarca tengan presente las emisiones del volcán con el fin de preparar protocolos de reducción de riesgo o preparar vías de escape en caso de que la emergencia geológica pueda aumentar.

“Si bien la inestabilidad del volcán se ha prolongado por once años, es de vital importancia no acostumbrarse a su comportamiento y estar atentos a la información oficial publicada por el Servicio Geológico Colombiano”, finaliza el reporte del SGC.