Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/3/2018 12:00:00 AM

Para el ministro de Agricultura el campo tiene una oportunidad de oro

En entrevista con SEMANA, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Guillermo Zuluaga, hizo un análisis de las transformaciones del agro colombiano desde el inicio de esta década. La paz se está sembrando en el campo.

el campo y su oportunidad de crecimiento en el mercado Juan Guillermo Zuluaga, ministro de Agricultura y Desarrollo Rural. Foto: Cortesía Ministerio de Agricultura

SEMANA: ¿Qué cambió en el campo en estos últimos ocho años? 

JUAN GUILLERMO ZULUAGA: Colombia cuenta hoy con un sector más productivo y competitivo, que se ha convertido en un importante motor de la economía, y en el primer generador de empleo del país. Es decir, en estos años, el campo volvió a ser un tema de interés nacional.

En 2017, el crecimiento del sector fue de 4,9 por ciento, muy por encima del PIB nacional. Pasamos de sembrar 25.000 hectáreas en promedio en la década anterior, a cultivar 260 mil hectáreas por año. En resumen, estamos cultivando 10 veces más de lo que se cultivaba antes de 2010.

Así mismo mantuvimos nuestro enfoque en la provisión de bienes públicos rurales. Estructuramos una dirección exclusiva para la mujer y llevamos a flote una entidad dedicada a la planificación rural y agropecuaria –denominada Unidad de Planificación Rural y Agropecuaria –UPRA-. Un brújula y guía de nuestro sector.

Por otra parte, creamos la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, la Unidad de Restitución de Tierras, encargada de responder a los desafíos planteados por la Ley de Víctimas y Restitución, que sancionó el presidente en 2011.

Tras la liquidación del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), el gobierno creó las agencias de tierras, de desarrollo rural y de renovación del territorio, cuyo objetivo es desarrollar el campo con la celeridad requerida.

Por último, el presidente Santos se empeñó en salvar una entidad que hoy en día es pionera en investigación y yo diría que es un gran responsable de que nuestro campo sea más productivo: Corpoica. Una corporación que es referente a nivel nacional e internacional en investigación, ciencia y tecnología.

Toda esta reforma institucional permitió descentralizar la administración pública agropecuaria y aumentar nuestra incidencia en las zonas más lejanas de nuestra geografía.  

SEMANA: ¿Cuáles son los logros más sobresalientes de la era Santos y los principales desafíos que deberá asumir el próximo gobierno?

J.G.Z.: Los logros de este gobierno en materia agropecuaria son visibles y las cifras contundentes. Se crearon más de 290 mil empleos, se sembraron dos millones de nuevas hectáreas y el PIB agrícola creció por encima de la economía, entre otros aspectos de extrema relevancia.

Sin embargo, quisiera resaltar algunos elementos de los que no hemos hablado. La cifra récord en colocación de crédito agropecuario la dio este gobierno y sumó $85 billones entre 2010 y 2017, además, se adecuaron más de 330 mil hectáreas con distrito de riego; se pusieron en marcha 8.817 proyectos productivos en la totalidad del territorio nacional, que beneficiaron a más de 500 mil familias productoras; construimos más de 1.200 alianzas productivas. Todo esto entre muchos otros logros de carácter institucional, presupuestal, social y productivo.  

También quisiera hacer referencia al marco jurídico aprobado bajo este gobierno. Se creó el Sistema Nacional de Innovación Agropecuaria, Ley 1876 de 2017 y aprobamos la Ley Zidres que nos permitirá aprovechar 7,2 millones de hectáreas con proyectos agroindustriales de gran envergadura.

Después de 44 años, se volvió a realizar el Censo Nacional Agropecuario que permitió tener una radiografía certera de las zonas rurales y que nos dio un enfoque de intervención que permitió acotar la política pública y establecer una hoja de ruta.

Por último, quiero hacer referencia y dedicar un espacio especial a la UPRA, una entidad que es la brújula y guía del sector. Con sus indicaciones determinamos la frontera agrícola del país, se definieron, sin lugar a deforestación, 40 millones de hectáreas para el aprovechamiento agropecuario; concretamos así mismo las 12 cadenas productivas prioritarias y su zonificación. En este sentido, la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria viene trabajando con los departamentos para determinar el uso del suelo y hacerlo de manera eficiente.

SEMANA: ¿Cuáles son los principales desafíos que deberá asumir el próximo gobierno?

J.G.Z.: Tendrá el reto inaplazable de fortalecer las herramientas e incentivos en la comercialización y transformación de productos agropecuarios. Solo manteniendo lo que se ha hecho, y poniendo especial atención en la comercialización, el sector podrá mantener la misma posición de liderazgo con la que culmina. Así como el presidente Santos asignó mayor número de recursos a nuestro sector y enfocó prioridades en educación, equidad y paz, el próximo gobierno no puede desfallecer en la necesidad inaplazable de mantener el campo como la vocación principal de nuestro país.

SEMANA: ¿Se modernizó el campo? 

J.G.Z.: El agro está en un reciente proceso de cambio. Actualmente, diferentes fondos de inversión se interesan en el desarrollo productivo del campo y el gobierno ha generado incentivos en ese sentido. En temas de ciencia, tecnología e innovación, el sector cuenta con más de 110 ofertas tecnológicas disponibles que podrán aumentar su competitividad en el corto plazo. Sin embargo, aún nuestro campo no es moderno; pero hemos sentado las bases para que sí lo sea. Tenemos una oportunidad de oro.

SEMANA: ¿En los próximos años Colombia será uno de los siete países que alimenta al mundo?

J.G.Z.: Hay una demanda mundial creciente de alimentos y Colombia cuenta con 40 millones de hectáreas disponibles para la actividad agrícola, pecuaria y forestal. De este potencial solo estamos utilizando 8,3 millones, por eso nos dimos a la tarea de aumentar las áreas sembradas. Quiero resaltar la autosuficiencia que logramos en cultivos de altísima trascendencia como el arroz. Los escépticos jamás creyeron que lograríamos ser proveedores de este producto. Y este año hicimos historia al lograr el primer envío de arroz especial a Canadá. Así lo haremos con mercados como México, Ecuador, algunos países del Caribe e incluso de latitudes más distantes.

SEMANA: ¿Hoy las mujeres tienen un papel protagónico en el campo colombiano?

J.G.Z.: Son ellas las que con su carácter, juicio y empeño nos han ayudado a lograr el objetivo de ser el sector jalonador de la economía del país. Con entusiasmo vemos que la tasa de desempleo pasó del 17 por ciento en 2010 a 9,9 por ciento en 2017. Así mismo, redujimos la inasistencia escolar, el analfabetismo y hemos priorizado aumentar su participación económica en las actividades rurales. Sin embargo, sabemos que nos queda mucho por hacer y nuestra directora de Mujer Rural tiene la misión de avanzar rápidamente en la construcción de insumos adicionales que nos permitan perfeccionar nuestra política pública y generar herramientas diferenciadoras.

SEMANA: ¿Está satisfecho con el resultado de las iniciativas para promover la reconciliación en las zonas rurales?

J.G.Z.: Estaré totalmente satisfecho cuando este proceso haya avanzado mucho más. El Papa vino a darnos ese mensaje y no hay espacio para regocijarse sin haber concluido este largo camino. Sin embargo, sí puedo decir que estoy tranquilo. He visto una dinámica interesante en el campo gracias a la solidaridad natural de nuestros campesinos y a su inagotable capacidad de trabajo. Ellos hoy retornan a sus orígenes y con entusiasmo quieren retomar sus labores agrícolas.

SEMANA: ¿Han repuntado las exportaciones agrícolas? ¿Cuáles son los productos colombianos estrella en el exterior?

J.G.Z.: La participación de las exportaciones agropecuarias sobre el total de las exportaciones pasó del 14 al 19 por ciento en 7 años y de 5.770 millones de dólares exportados en 2010, a 7.369 millones de dólares en 2017.

Los productos estrella en el exterior siguen siendo el café, las flores, el banano y el aceite de palma. Estos han dado ingresos al país por un valor de 37,2 billones de dólares entre 2010 y 2017.

También es importante reiterar que las exportaciones de Colombia y del sector se han diversificado. En este gobierno destacamos aquellos productos no tradicionales que han ganado gran protagonismo en la balanza comercial del país y en anaqueles de mercados jamás antes imaginados. La piña, granadilla, maracuyá, aguacate hass, cacao y tabaco han representado ingresos por casi 840 millones de dólares.

En cuanto a productos pecuarios, las exportaciones de pescado pasaron de $68 millones de dólares en la década anterior a $427 millones de dólares en estos 8 años.

SEMANA: La crisis de Venezuela obligó a Colombia, en el caso de la carne, a diversificar las exportaciones. ¿Cómo avanza el proceso con este producto?

J.G.Z.: Venezuela era nuestro mercado natural para exportaciones de carne bovina, incluso de la gran mayoría de la canasta exportadora agropecuaria e industrial; sin embargo, debido al debilitamiento de la democracia en el país vecino y la profunda crisis que resulta de una mala administración, nos dimos a la tarea de diversificar los mercados. Luego de un arduo trabajo de la mano de los ganaderos e industriales, nuestros socios comerciales para la carne bovina suman más de 15 países, lo que representó ventas externas por 455 millones de dólares durante este gobierno.

SEMANA: ¿Cómo le ha ido al aguacate hass en los mercados de Estados Unidos? 

El aguacate hass pasó de ser un producto inexistente en los productos exportados por Colombia a ser uno de gran relevancia. Entre 2002 y 2009 se exportaron 137 mil dólares, mientras que, durante estos 8 años llevamos más de 100 millones de dólares en exportaciones del producto.

Es importante resaltar que después de varios años de negociación, a finales de  2017, se logró el acceso sanitario del aguacate hass a Estados Unidos, el cual se materializó con un envío de 29 toneladas por un valor superior a los 70 mil dólares.

Es por esto que con el propósito de seguir aumentando las exportaciones de aguacate hass, el ministerio de manera articulada con el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), Analdex, el Programa de Transformación Productiva (PTP) y el ministerio de Comercio, Industria y Turismo, ha venido trabajando en la habilitación de predios que cumplan con el protocolo negociado. Ya hemos registrado exportaciones de Caldas, Antioquia y pronto anunciaremos Valle del Cauca con una empresa representativa de este importante departamento.

Aprovecho igualmente esta pregunta para contarles que no solo es Estados Unidos el país al que estamos exportando aguacate, nuestro fruto hoy llega a los principales mercados importadores de aguacate hass. De hecho, próximamente realizaré una gira por Asia para explorar nuevos mercados de gran trascendencia para este fruto en Colombia. Japón ya tiene protocolo aprobado y estamos a la espera de que un inspector habilite la primera exportación, con China estamos en etapa final de negociación de requisitos y Argentina muy pronto será otro nuevo destino de nuestros aguacates colombianos.

SEMANA: ¿La paz se está sembrando en el campo? 

J.G.Z.: Sí, por supuesto. Hoy nuestros productos tienen nuevas oportunidades de producción, comercialización y venta, tanto en el país como fuera de él. El gobierno nacional diseñó una política agraria que hizo que el campo se convirtiera en un factor de desarrollo y crecimiento. Desde hace un año nuestra nación vive una mayor estabilidad regional. No cabe duda de que estamos sembrando alimentos, futuro y esperanza.

SEMANA: ¿Cómo se refleja esto en las cifras del sector y en la calidad de vida de los campesinos?

J.G.Z.: La inversión del gobierno para el sector fue de $25,4 billones, muy por encima del presupuesto asignado en administraciones anteriores. Esto nos ha permitido beneficiar a pobladores rurales mejorando su calidad de vida, aumentando sus ingresos y cerrando las brechas existentes.

Según el índice de pobreza multidimensional, más de 1.600.000 personas salieron de la pobreza. Por otro lado, 1.300.000 personas salieron de la pobreza monetaria, lo que representa una gran disminución de este indicador y la mejora de las condiciones de vida de la población. Además, hemos generado 290.000 nuevos empleos en el sector agropecuario.

Otro aspecto para resaltar está ligado con la vivienda rural. Otorgamos subsidios para la construcción y el mejoramiento de vivienda a una gran cantidad de campesinos y pobladores rurales durante los dos periodos del presidente Santos. A la fecha, hemos adjudicado casi 140 mil subsidios de vivienda de interés social rural, con una inversión superior a los $2 billones, la más alta hecha en la historia.

SEMANA: Cerca del 75 por ciento de la población rural es dueña tan sólo del 5 por ciento de la tierra. ¿Se superará esta inequidad con la paz?

J.G.Z.: La distribución de la propiedad es uno de los ejes estructurales de nuestra política pública de mediano y largo plazo, como se establece en la resolución 128 de 2017 expedida por el MADR y que comprende la puesta en marcha del Plan de Acción de la Política de Ordenamiento Productivo y Social de la Propiedad Rural. Este instrumento nos ha permitido una planeación multisectorial que asegura el cumplimiento de la política pública dirigida al sector. Es claro que el camino es largo, pero el gobierno lo comenzó con decisión.

SEMANA: ¿Y qué tanto se ha avanzado en la titulación?

J.G.Z.: En los últimos ocho años se han titulado 3,7 millones de hectáreas a comunidades negras, resguardos indígenas y campesinos. Adicionalmente, se han restituido con fallos judiciales más de 290 mil hectáreas, un esfuerzo cercano a restituir todo el departamento del Meta. Para mejorar este indicador, el gobierno nacional creó las dos agencias (Tierras y Restitución) dándole dinamismo a la formalización de la propiedad rural.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.