Un trabajador de la salud prepara una inyección de la vacuna AstraZeneca en el primer día de una campaña de vacunación COVID-19 de tres días para personas mayores de 35 años en la favela Complexo da Maré de Río de Janeiro, Brasil, Brasil, el jueves 29 de julio de 2021. (Foto AP / Bruna Prado)
La OMS pone en duda que la vacunación frente la pandemia del coronavirus (Foto AP / Bruna Prado) - Foto: AP

coronavirus

La OMS pone en duda que la vacunación frene la pandemia del coronavirus

De acuerdo con esa organización, la probabilidad de que la enfermedad siga siendo endémica es cada vez mayor.

El director de la OMS en Europa se mostró este viernes más pesimista sobre el hecho de que un alto índice de vacunación vaya a detener por sí solo la pandemia de covid-19, debido a que las variantes han reducido la perspectiva de una inmunidad colectiva.

La probabilidad de que la enfermedad siga siendo endémica es cada vez mayor. Por eso, Hans Kluge exhortó en rueda de prensa a “prever para adaptar nuestras estrategias de vacunación”, sobre todo en lo relativo a las dosis adicionales.

En mayo, Kluge dijo que “la pandemia terminará cuando hayamos alcanzado una cobertura mínima de vacunación del 70 %” de la población mundial.

A la pregunta de si mantenía lo dicho, Kluge respondió que las nuevas variantes, más contagiosas, principalmente la delta, han cambiado la situación.

Antes, aunque esta variante inicialmente detectada en India ya existía, “no había semejante emergencia de variantes más transmisibles y más virales”, explicó.

“Esto nos lleva al punto de que el objetivo esencial de la vacunación es sobre todo evitar las formas graves de la enfermedad y la mortalidad “, recalcó.

“Si consideramos que el covid seguirá mutando y continuará entre nosotros, como la gripe, entonces debemos prever cómo adaptar progresivamente nuestra estrategia de vacunación ante la transmisión endémica, y adquirir conocimientos muy valiosos sobre el impacto de las dosis adicionales”, agregó.

Según los epidemiólogos, parece poco realista alcanzar la inmunidad colectiva solo con las vacunas, pero estas son vitales para frenar la pandemia.

La vacunación también sigue siendo esencial “para reducir la presión sobre nuestros sistemas de salud que necesitan desesperadamente tratar otras enfermedades además del covid”, insistió Kluge.

Se estima que la variante delta, actualmente dominante, es un 60 % más contagiosa que la anterior (alfa) y el doble que el virus histórico. Y cuanto más contagioso es un virus, más sube el índice de las personas que tienen que estar inmunizadas para alcanzar la inmunidad colectiva y detener la epidemia. La inmunidad se consigue mediante las vacunas o contrayendo el virus.

Arrecia el debate sobre la tercera dosis

Este pronunciamiento se conoce en medio del debate sobre una tercera dosis de vacuna contra el covid-19 arrecia en el mundo, ante la desigualdad flagrante entre los países ricos, donde gran parte de la población ya está inmunizada, y los pobres, donde apenas arrancan las campañas de vacunación.

Algunos países, como Francia o Israel, ya han empezado a administrar esa dosis de refuerzo para las categorías de población más vulnerables: los más ancianos (seis meses después de su segunda dosis) y las personas con el sistema inmunitario frágil.

Para justificar esta nueva campaña, esos países invocan una disminución de la eficacia de las vacunas contra la variante delta del virus, un declive que parece acentuarse a medida que pasa el tiempo.

En Israel, la tercera dosis está disponible a partir de los 12 años, cinco meses después de la vacunación precedente.

Un trabajador de la salud prepara una dosis de la vacuna Sinovac Biotech de China contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19). REUTERS / Ajeng Dinar Ulfiana
Algunos países, como Francia o Israel, ya han empezado a administrar esa dosis de refuerzo para las categorías de población más vulnerables (COVID-19). REUTERS / Ajeng Dinar Ulfiana - Foto: REUTERS

Estados Unidos por su parte prevé una campaña de refuerzo para todos los estadounidenses con dosis de las vacunas Pfizer y Moderna.

El presidente Joe Biden endureció el tono con los estadounidenses que se resisten a ser vacunados, y anunció medidas para obligar a sus conciudadanos a tomar la primera dosis.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido reiterativa en su oposición a la dosis adicional, al menos en este momento.

“Por ahora no queremos un uso generalizado de dosis de refuerzo para las personas en buena salud que están totalmente vacunadas” dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“No me quedaré callado cuando las empresas y los países que controlan el suministro mundial de vacunas piensan que los pobres del mundo deben contentarse con los restos”, señaló.

¿Cuáles son los beneficios?

Desde el punto de vista científico, hay un consenso sobre la necesidad de proteger a las personas con un sistema inmunológico vulnerable (a causa de problemas de salud como un cáncer o un reciente trasplante de órganos).

Los estudios demuestran que a pesar de la vacunación, los “inmunodeficientes” no generan suficientes anticuerpos (principal criterio para evaluar la eficacia de las vacunas).

Y aunque los datos son incompletos, el razonamiento es idéntico para las personas ancianas, cuyo sistema inmunitario también es menos fuerte a causa de la edad.

Las divergencias son más bien en torno a la dosis de refuerzo para las personas jóvenes y en buen estado de salud.

“No está claro que el beneficio sea importante” dijo a la AFP el cardiólogo Florian Zores, miembro de un colectivo francés que busca preservar la integridad científica.

A su juicio “hay que continuar con los estudios, apuntar a segmentos de población en particular, en lugar de distribuir una tercera dosis para toda la población, o rastrear las dosis de anticuerpos” de los pacientes, para decidir si necesita o no ese refuerzo.

“Sería un poco más inteligente desde el punto de vista científico”, consideró el doctor Zores.

La cuestión del acceso a las vacunas no es solamente un tema ético, de desigualdad entre países ricos y pobres, sino pragmático, desde el punto de vista sanitario.

“No creo que la prioridad de los países ricos deba ser la administración de una tercera dosis antes de que una gran proporción de los habitantes del planeta haya recibido sus dos primeras” dosis, declaró a la AFP el epidemiologista Antoine Flahault.

Si el virus sigue propagándose en una gran parte del mundo, los países ricos se exponen a “un efecto bumerán particularmente severo si esas epidemias exóticas generan nuevas variantes más transmisibles, más virulentas y que escapan a las vacunas existentes”, indicó.

Según Flahault, director del Instituto de Salud Global de la universidad de Ginebra, la generalización de la tercera dosis en Israel servirá de experiencia para el resto del mundo.

“Si el beneficio de la tercera dosis es sustancial, entonces los expertos serán más favorables”, explicó

Pero “si ese beneficio es marginal” habrá que plantearse “vacunar primero a todo el planeta”, puntualizó.

Con informacióN AFP