coronavirus

Las razones por las que se debe evitar el contagio por ómicron

Los casos de contagio por coronavirus en el mundo han aumentado considerablemente desde la llegada de dicha variante.


Ómicron sigue siendo la variante más contagiosa de la covid-19, según expertos. Varios países han regresado al confinamiento, a las restricciones de actividades con grandes cantidades de personas e incluso, se han cancelado vuelos en diferentes aerolíneas del mundo por la cantidad de contagios en las tripulaciones.

Debido a que esta variante es considerada menos mortal que las demás, muchas personas han bajado la guardia pensando que, al contagiarse, sufrirán síntomas leves y aumentarán la inmunidad de su cuerpo.

De hecho, según el Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia, citado por CNN, “la idea de tratar de contagiarse intencionalmente con ómicron está de moda”.

Así mismo, el Dr. Robert Murphy, director del Instituto Havey para la Salud Global de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, dijo: “Tendrías que estar loco para tratar de infectarte con esto. Es como jugar con dinamita”.

Por lo anterior, el medio de comunicación internacional listó algunas razones por las que las personas no deberían intentar el contagio de ómicron a propósito:

Se pueden sufrir los efectos prolongados de la covid-19

En redes sociales es común leer a personas que se recuperaron del coronavirus expresar que, aunque han pasado semanas, su olfato y gusto no se ha recuperado del todo. Incluso, algunos señalan que algunas noches se les dificulta tener una respiración fluida o que tienen una tos persistente.

Un grupo de científicas de México y una española comenzó un análisis de miles de estudios relacionados con los síntomas persistentes del coronavirus en pacientes recuperados, encontrando que por lo menos tres de cada cuatro personas mantienen al menos un síntoma de la enfermedad, aun cuando ha pasado un tiempo considerable desde su recuperación.

No es una “gripa fuerte”

El Estudio de Síntomas Zoe Covid, liderado por el profesor Tim Spector, epidemiólogo del King’s College de Londres, encontró que los síntomas de la covid-19 asociados a ómicron resultaron ser leves, en su mayoría, parecidos a los de un resfriado común.

Sin embargo, expertos aseguran que no se trata de una gripe, sino de una enfermedad que puede ser mortal, y aún más, para aquellas personas que presentan comorbilidades o que son mayores de 65 años.

Además, aquellos que se encuentran vacunados no están exentos de contraer coronavirus en su variante ómicron y tener complicaciones.

Se sobrecargará el sistema de salud

Al contagiarse con ómicron, “mantendrás la pandemia y sobrecargarás al sistema de atención médica”, advirtió el Dr. Robert Murphy.

“Aunque ómicron provoque síntomas menos graves, el número de casos podría desbordar de nuevo aquellos sistemas sanitarios que no estén listos”, advirtió recientemente el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Incluso, la propagación rápida de contagios, puede provocar una escases de personal en los hospitales, donde los funcionarios constantemente están expuestos al virus.

Se puede contagiar a niños

Hay un tema que en la actualidad preocupa a la comunidad internacional y es el impacto que tendría esta nueva variante en la vida de los niños, teniendo en cuenta los ejemplos que se han evidenciado en Sudáfrica.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NICD, por sus siglas en inglés) de ese país, entre el 14 y el 28 de noviembre de 2021 fueron ingresados a los hospitales del municipio de Tshwane un total de 452 pacientes que presentaron contagio por ómicron. De estos casos, 52 eran lactantes menores de 2 años, lo que preocupó en gran manera a las autoridades sudafricanas.

Al parecer, lo anterior se puede producir porque, en varios países, las vacunas para los niños está siendo apenas aprobadas, por lo que los esquemas de vacunación no han aumentado el porcentaje de inmunización de los infantes para que estén menos propensos al virus.