Tendencias
La variante ómicron es una de las más contagiosas y Pfizer ya quiere tener una vacuna que pueda contrarrestarla
La variante ómicron es una de las más contagiosas y Pfizer ya quiere tener una vacuna que pueda contrarrestarla. - Foto: Getty Images / NurPhoto / Colaborador

coronavirus

Pfizer revela cuáles han sido sus beneficios económicos tras fabricar la vacuna anticovid

La multinacional farmacéutica aumentó un 76,8 % sus ingresos entre enero y marzo de este año.

El laboratorio estadounidense Pfizer obtuvo un beneficio neto atribuido de 7.864 millones de dólares (7.475 millones de euros) en el primer trimestre de 2022, lo que supone un incremento del 61,2 % en comparación con el mismo periodo de 2021, gracias a las ventas de la vacuna contra la covid-19.

En este sentido, la multinacional farmacéutica aumentó un 76,8 % sus ingresos entre enero y marzo, hasta 25.661 millones de dólares (24.393 millones de euros), incluyendo un incremento del 205 % de las ventas de vacunas, hasta 14.941 millones de dólares (14.202 millones de euros), de los que 13.227 millones de dólares (12.573 millones de euros) correspondieron a ventas de ‘Comirnaty’, la vacuna contra la covid-19.

Asimismo, Pfizer indicó que las ventas del negocio hospitalario aumentaron un 69,2 %, hasta 3.191 millones de dólares (3.033 millones de euros) y un 4 % en el área de oncología, hasta 2.967 millones de dólares (2.820 millones de euros); mientras que los ingresos de medicina interna disminuyeron un 6 %, hasta 2.440 millones de dólares (2.319 millones de euros), y los de enfermedades raras crecieron un 17 %, hasta 963 millones de dólares (915 millones de euros).

De cara al conjunto del ejercicio, el laboratorio espera alcanzar una cifra de ingresos de entre 98.000 y 102.000 millones de dólares (93.157 y 96.959 millones de euros), incluyendo ventas de 32.000 millones de dólares (30.418 millones de euros) de ‘Comirnaty’.

Albert Bourla, presidente y consejero delegado de Pfizer, destacó que el laboratorio está en camino de cumplir su compromiso de entregar al menos 2.000 millones de dosis a países de ingresos bajos y medianos en 2021 y 2022, incluidas al menos 1.000 millones de dosis este año.

El vicepresidente senior y director médico mundial de vacunas de Pfizer, Luis Jodar, puso de manifiesto que uno de los posibles “futuros escenarios” de la pandemia sería una situación “entre endémica y epidémica”, donde la variante Ómicron “continúe evolucionando” y sean necesarias dosis de refuerzo en todos los grupos etarios una vez al año.

Pfizer-BioNTech COVID-19 vaccine (Comirnaty) doses being prepared by gloved medical worker with syringe
Pfizer-BioNTech COVID-19 vaccine (Comirnaty) doses being prepared by gloved medical worker with syringe - Foto: Getty Images

“Puede que veamos una situación entre endémica y epidémica en la que Ómicron vaya evolucionando, cada vez de forma distinta, y todos los grupos etarios necesiten dosis de refuerzo cada cierto tiempo, por ejemplo, un año”. Serían dosis de refuerzo “adaptadas” a la variante, “hasta que se consiga una vacuna universal que sea impermeable a las mutaciones”, manifestó Jodar.

Así se expresó este vocero durante el V Seminario para periodistas organizado por Pfizer en colaboración con la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS). Durante el mismo, Ángel Gil, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, insistió en la importancia de reforzar la vigilancia epidemiológica para controlar la covid-19 en estos futuros escenarios.

“Mientras sigamos en una situación epidémica con un evolutivo moderado, tendremos que reforzar la vigilancia epidemiológica en todo el mundo. Tenemos que dedicar más recursos a ello”, reclamó el experto.

Por otro lado, el doctor Federico Martinón, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, pidió fijarse en la evolución de este y otros patógenos no solo en los humanos, sino también en las especies animales, poniendo en valor el concepto ‘One Health’.

“El virus evolucionará, porque es su naturaleza, pero no sabemos cómo lo va a hacer. Hasta ahora se ha cumplido la velocidad y la tasa de mutación esperable. Dependerá de si pierde virulencia y también de que no haga saltos en esa evolución genética más radicales, o que encuentre otras especies con un salto no esperable”, afirmó Martinón.

A su juicio, la “buena noticia” es que las nuevas plataformas de desarrollo de vacunas tienen la capacidad de “adaptarse a los cambios”. “La razón para el optimismo es que nos podemos adaptar a los cambios que se puedan producir”, para lo que será necesaria una vigilancia más fiable que represente mejor lo que está pasando”, concluyó.