arte

Las 65 piezas más preciadas de la colección privada de la reina Isabel II

La exhibición ‘Obras maestras del palacio de Buckingham’ presentará al público los tesoros de la realeza británica. La selección incluye trabajos de Rembrandt, Vermeer, Rubens, Tiziano, Canaletto y más artistas de varios periodos.


Pocos han podido, en la historia, caminar por el palacio de Buckingham y apreciar el arte que cuelga en sus paredes. Por eso resulta tan sorpresiva la oportunidad que tendrá el público, del 4 de diciembre de 2020 a enero de 2022. En este lapso, la Corona expondrá por primera vez en The Queen’s Gallery las obras maestras de la pintura que pertenecen a la Royal Collection. La selección incluye trabajos de Rembrandt, Vermeer, Rubens, Tiziano, Canaletto y más artistas de varios periodos. 

La reina Isabel II tiene a su disposición 7.000 pinturas, 500.000 grabados y 30.000 acuarelas y dibujos. Pero, en la exhibición ‘Obras maestras del palacio de Buckingham’, los visitantes podrán apreciar las 65 piezas más destacadas.

Entre estas, aparecen la pintura favorita de la reina, El constructor de barcos y su esposa, de Rembrandt, así como La lección de música, de Vermeer, otra de las protagonistas de la muestra. Además, Una mujer en su baño, de Jan Steen; Bacino di San Marco nel giorno dell’Ascensione, que Canaletto pintó entre 1733 y 1734; y la composición de Jugadores de cartas en una habitación soleada, de Pieter de Hooch.

Como dice el diario The Guardian, a Jorge VI se le atribuye, en gran parte, la colección real, pues adquirió más de la mitad de sus pinturas. Esto curiosamente lo redime, pues lo consideran un rey poco inteligente que gastó demasiado dinero. Solo que “tenía buen ojo y pasión por el arte”. 

El famoso palacio, donde residen los reyes británicos desde 1837, consta de 775 habitaciones, 52 cuartos, 92 oficinas y 78 baños. De no ser por un plan para renovarlo, probablemente estas obras jamás hubieran saltado de sus muros hacia la Queen’s Gallery. De todo evento, una oportunidad, parece decir Desmond Shawe-Taylor, el responsable de las pinturas reales. Se trata de un acontecimiento excepcional, dado que, por fin, los cuadros podrán brillar con luz propia ante su verdadero dueño: el público británico.

Aquí las obras

AGATHA BAS, REMBRANDT

LA LECCIÓN DE MÚSICA, VERMEER

BACINO DI SAN MARCO, CANALETTO

AUTORRETRATO, RUBENS

JUDITH CON LA CABEZA DE HOLOFERNES, ALLORI

JESÚS CURANDO AL PARALÍTICO, VAN DYCK

PUERTO AL ATARDECER, CLAUDE LORRAIN