deportes

Video | La imperdonable agresión de Bonucci a Lionel Messi en la ‘Finalissima’

El atacante de la Albiceleste sufrió la férrea marca del experimentado defensor.


El mes de junio se abrió con la ‘Finalissima’, trofeo que se disputó entre las selecciones de Argentina e Italia, con el objetivo de rendirle tributo al exfutbolista Diego Armando Maradona, y definir el campeón absoluto tras coronarse cada uno en su continente (Copa América y Eurocopa).

El duelo que se llevó en el mítico estadio de Wembley dejó una sólida victoria de la Albiceleste por 3-0 con un Lionel Messi que volvió a desplegar su talento, que dejó a los italianos rendidos. Pese a no haber marcado en la goleada, el astro gaucho se llevó todos los honores y de paso un recado por parte del experimentado defensor, Leonardo Bonucci quien le propinó un duro golpe que lo dejó por varios minutos tendido sobre el suelo.

A la altura del minuto 38 de la primera mitad, cuando el rubro marcaba un 1-0 para Argentina, Messi saltó a disputar por los aires, pero no contó con la frialdad del zaguero quien abrió los brazos para dar un codazo sobre el rostro del atacante que milita en el PSG.

La jugada fue castigada con amarilla a pesar del constante reclamo de los jugadores de la Albiceleste quien pedían la expulsión inmediata.

Cómoda victoria

Lautaro Martínez (minuto 28) y Ángel Di María (45+1) dejaron la misión ya muy encarrilada en la primera mitad. En la segunda el dominio argentino fue casi total y Paulo Dybala (90+4), que acababa de entrar al partido, coronó la noche con el tercero.

Lionel Messi no marcó, pero dio dos asistencias y fue elegido el mejor de la ‘Finalissima’.

Argentina batió además su récord oficial de partidos consecutivos sin perder, elevando la racha a 32 y dejando ya atrás la igualdad a 31 que mantenía con la selección que dirigía Alfio Basile y que logró esa marca entre 1991 y 1993.

Esta ‘Finalissima’ resucitó los duelos intercontinentales Conmebol-UEFA, que se habían jugado en 1985 y 1993 como Copa Artemio Franchi. En la edición de 1993, Argentina, capitaneada entonces por Diego Maradona, ya había sido campeona.

Menos de un año después de ganar la Copa América en Brasil, Argentina consigue este triunfo en un duelo de prestigio y sigue sumando argumentos en su camino hacia el Mundial de Catar-2022.

El éxito de Wembley permite al equipo establecer una nueva marca, que podría seguir ampliando el domingo en Pamplona, en un duelo amistoso ante Estonia.

En sus 32 partidos sin perder, Argentina ha logrado 21 victorias y 11 empates. La última derrota de Argentina se dio en semifinales de la Copa América de 2019 al perder 2-0 ante Brasil en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

El inicio de la racha de 32 partidos se dio en el último partido de Argentina en ese torneo, el partido por el tercer puesto, que ganó 2-1 a Chile con tantos de Sergio Agüero y Paulo Dybala.

Argentina's Angel Di Maria celebrates with teammates after scoring his side's second goal during the Finalissima soccer match between Italy and Argentina at Wembley Stadium in London , Wednesday, June 1, 2022. (AP photo/Frank Augstein)
Angel Di María y Lautaro Martínez anotaron los goles para Argentina - Foto: AP

Desde aquel 6 de julio de 2019 hasta este 1 de junio de 2022, la gran racha argentina permitió al equipo conquistar la Copa América en 2021, sellar la clasificación al Mundial de Catar-2022 y levantar ahora la ‘Finalissima’, un torneo que mide a los vigentes campeones de Sudamérica y Europa.

Lionel Scaloni asumió las riendas, en principio de manera interina y después ya definitivamente, tras la decepción de Argentina en el Mundial de Rusia-2018, donde fue eliminada en octavos de final, lo que motivó la salida del puesto de Jorge Sampaoli.

En el caso de la racha de 31 partidos de la Argentina del ‘Coco’ Basile hace tres décadas hay, eso sí, cierta controversia.

Oficialmente el dato es de 31 y como tal figura en las estadísticas, aunque es cierto que oficiosamente es de 33, ya que Argentina jugó dos partidos amistosos más en ese tiempo, en septiembre y octubre de 1991, antes unos combinados presentados como ‘Resto de América’ y ‘Resto del Mundo’.

Al no tratarse de selecciones nacionales al uso y por las peculiaridades de esos enfrentamientos, no computan oficialmente para las estadísticas y la FIFA no los reconoce. Por ello la racha de aquella Argentina es de 31 y no de 33.