economía

La pandemia trajo un 'boom' de billeteras digitales en Colombia

Ya hay 15 de estos productos en el mercado financiero. Las medidas de confinamiento y bioseguridad, sumadas a la necesidad de los colombianos de tener alternativas digitales de pago, dispararon el uso de estas plataformas.


Unas de las pocas empresas que han ‘hecho su agosto’ en medio la pandemia han sido, sin duda, las billeteras virtuales y Sedpe (Sociedades Especializadas en Depósitos y Pagos Electrónicos).

Actualmente, hay alrededor de 15 productos de este tipo en el mercado, y la tendencia es a duplicar su número en corto tiempo. Desde 2017, el Gobierno reglamentó su operación, y cada vez hay más sectores del comercio que se suman a ofrecer productos y servicios a través de estas plataformas.

Los pagos en línea se han vuelto la mejor opción para quienes están en sus casas siguiendo las recomendaciones y restricciones de movilidad. Eso ha hecho que más personas busquen alternativas que permiten pagar obligaciones de servicios públicos, compras, transferencias, entre otras.

La demanda y las necesidades de la ‘nueva normalidad’ han despertado la creación de empresas fintech y que las entidades bancarias aceleren el desarrollo y fortalecimiento de sus plataformas digitales. No todos operan igual, hay diferencias desde la cantidad de aliados y servicios hasta los grupos que han consolidado una estrategia digital entre todas sus entidades.

“Durante esta coyuntura, el Grupo Aval ha focalizado sus esfuerzos de innovación en fortalecer el ecosistema integral de pagos digitales y de esta manera, impulsar la disminución del uso del efectivo en Colombia. Aval Pay Center ha sido una gran herramienta, no solo para los clientes de los Bancos Aval, sino de servicio para el país, durante la coyuntura del covid”, dijo Jose Manuel Ayerbe, vicepresidente de Mercadeo Corporativo del mencionado grupo.

    Todo este panorama ha ayudado a desestimular el uso del efectivo y la bancarización en el país. Según Santiago Castro, presidente de Asobancaria, “los programas de transferencias monetarias han tenido un impacto positivo en el acceso a productos financieros. De acuerdo con los cálculos del gremio, la inclusión financiera de 1,5 millones de personas está superando la meta definida para 2022 en materia de acceso, llegando a 85,6 por ciento en el segundo trimestre del año”.

    Ahora, cuando el país está ad portas de reactivar más sectores -como el gastronómico y de transporte-, estas plataformas de pago prevén tener un aumento en su demanda.

    Y aunque algunos directivos del sector creen que llegar a un 100 por ciento de inclusión financiera aún le tomará varios años al país, el momento es clave para avanzar en este frente.

    La oportunidad de oro

    Para Andrés Gutiérrez, CEO de Tpaga, "este es el mejor momento para apostarle a la innovación y la transformación digital. Tal vez, no volvamos a ver a tantas personas permaneciendo en sus casas al mismo tiempo, buscando medios digitales para las transacciones que antes se hacían en la calle”.

    Los servicios financieros se mantienen a la vanguardia como uno de los sectores que viene mitigando el desplome de la economía nacional, al tiempo que millones de ciudadanos se volcaron a la banca digital debido, además, a que por esa vía recibieron los subsidios del Gobierno.

    Es el caso, por ejemplo, del ingreso solidario, cuyas transferencias debían hacerse en gran parte a través del sistema financiero, aprovechando estos mecanismos de bajo costo.

      "Hoy, todos los colombianos buscan la forma de poder comprar en línea, desde donde estén, y también pueden pagar y ser pagados -digitalmente- sin importar su condición social o económica. Es por esto que Movii ha crecido tanto desde la crisis de covid (...). Con este cambio, en los próximos cinco años habrá una mayor inclusion financiera, inclusive, más alta de la que se ha logrado en las últimas décadas", señaló Hernando Rubio, CEO de Movii.

      Por otro lado, Armando Fonseca, CEO de la Sedpe Powwi, comenta que : “Este es un periodo, sin duda, de aceleración en la adopción de tecnologías de pago digital y en los medios de ahorro que se adquieren y administran desde el celular. Nuestro propósito principal es conectar a más empresas con sus clientes, con nuevas formas de pago. En el último trimestre hemos duplicado la cantidad de nuestras transacciones mensuales, tanto en depósitos como en retiros”.

      Por su parte, Lyda Wilches, gerente general de Ding, una de las más recientes Sedpe apoyada por CredibanCo, afirma que “antes de la pandemia teníamos 20 usuarios vinculados, hoy completamos 200 clientes y esperamos tener 1.000 al finalizar el año. De hecho, ya firmamos tres alianzas para empezar a vincular comercios”.

      Lo cierto es que estas nuevas formas de pago han sido claves en los actuales momentos de confinamiento y, en su gran mayoría, continuarán siendo usadas, como lo muestra Asobancaria, según un estudio de Capgemini Research Institute.