Home

Economía

Artículo

Getty Creativo
pila de tarjetas de crédito multicolores, vista de cerca con enfoque selectivo - Foto: Getty Images/iStockphoto

economía

Estos son los países con la tasa de interés más alta en los créditos bancarios; ¿Colombia uno de ellos?

Varios países latinoamericanos lideran el listado.

El año 2022 será recordado por las constantes alzas de las tasas de interés a nivel mundial. Por ejemplo, la Reserva Federal de los Estados Unidos llegó a incrementar hasta el 4% sus tasas de interés, con el propósito de hacerle frente a la alta inflación que afronta el mundo.

No obstante, estas constantes alzas pueden llevar a que este 2023 varias naciones tome la decisión de entrar en receso económico, es decir, bajar la producción del Producto Interno Bruto.

En ese orden de ideas, en un listado realizado por Bloomberg, da a conocer los países con las tasas de interés más altas, donde Argentina es quien lidera la tabla, ya que pasó de un 69,5% a 75% anual, es decir, un alza de 550 puntos básicos.

En el listado le sigue Venezuela, debido a que supera la variación del 100% al 155%, esto conlleva a una tasa monetaria del 57,45%. En la tabla le sigue Brasil, Hungría y Colombia.

Es importante mencionar que el Banco de la República meses atrás subió la tasa del 11% al 12%, razón por la cual los alimentos, los bienes y servicios y en general el costo de vida aumentaron.

Los cinco países con la tasa de interés más alta del mundo

  • Argentina: tasa de interés del 75 %.
  • Venezuela: tasa de interés del 57 %.
  • Brasil: tasa de interés del 13,7 %.
  • Hungría: tasa de interés del 13 %.
  • Colombia: tasa de interés del 12 %.

Por otra parte, países como Suiza, Dinamarca y los que hacen parte de la Unión Europea, tienen tasas del 1%, 1.7% y 2% respectivamente, lo que revela la gran diferencia de los países desarrollados con los subdesarrollados.

Sin embargo, el caso más llamativo del listado es que Japón no tiene tasas de interés, motivo por el cual las personas que soliciten un crédito al banco solo tendrán que pagar el monto solicitado, ya que es de -0,10 puntos su tasa de interés.

Un mal arranque para el nuevo año

Según el índice Laci (Latam Currency Index), que se caracteriza por medir el comportamiento de las monedas de América Latina, el peso colombiano terminó el 2022 como la segunda moneda más devaluada de la región, con un saldo negativo del -14,31 %, superada únicamente por el peso argentino que cedió un -41,14 % respecto a la moneda oficial de los Estados Unidos.

En medio de esto, vale la pena destacar que en la Encuesta de Expectativas Financieras del Banco de la República, los analistas esperaban que el dólar se mantuviera entre los 4.750 y los 4.800 pesos durante esta semana, frenando un poco las proyecciones alcistas que generó en su momento el fantasma de una recesión económica en las grandes potencias del mundo como Estados Unidos y la Unión Europea, pero al final esto no sucedió y ahora las miradas se centran en lo que pueda pasar en las primeras operaciones del año que comenzarán el próximo lunes, 2 de enero.

En el tercer lugar de este ranking aparece el peso chileno, que cayó un 2,46 %. Caso contrario sucedió con el peso uruguayo, que iniciará el 2023 como la moneda más fuerte, luego de que las alzas de interés, el auge de las exportaciones y el crecimiento de la inversión extranjera jugaron a favor de este país.

Entre las monedas que más se revaluaron en esta parte del continente americano, según el informe presentado por la agencia Bloomberg, también aparecen el real brasileño con un repunte del 7,79 %, seguida por el peso mexicano que subió un 4,95 % y el sol peruano, que hizo lo propio y terminó ganando un 4,79 %.

El comportamiento de la inflación y las tasas de interés en Estados Unidos, así como de la crisis energética en Europa y la reapertura del comercio en China; serán tres de los factores más importantes a tener en cuenta durante las primeras semanas del 2023, ya que esto influirá de manera directa sobre el precio del dólar que en meses pasados, cuando se avivó el fantasma de la recesión económica, puso contra las cuerdas a pares como el euro, la libra esterlina de Reino Unido y el yen japonés.