Tendencias

Home

Empresas

Artículo

Vándalos bloquean vías en el centro de Bogotá
- Foto: SEMANA

protestas

Comerciantes han perdido más de $300.000 millones por el paro nacional

Los pequeños negocios han sido de los más afectados por las movilizaciones y actos vandálicos en todo el país.

Las movilizaciones y actos vandálicos que se han llevado a cabo a lo largo y ancho de todo el país ha afectado, en especial medida, a los comerciantes colombianos quienes se encontraban en pleno proceso de reactivación económica.

Y es que los comerciantes y dueños de negocios, sobre todo de pequeños negocios, han sido de los más afectados por la pandemia, pues se vieron obligados a cerrar mucho tiempo por las cuarentenas implementadas para contener el coronavirus. Fueron centenares de micronegocios los que no soportaron las restricciones y tuvieron que cerrar por la difícil situación económica.

De acuerdo con cifras de la Cámara de Comercio de Bogotá, el año pasado 53.291 empresas se vieron forzadas a cerrar por las restricciones impuestas y el impacto de la pandemia.

Se esperaba que 2021 fuese el año de la recuperación económica, por los avances en las campañas de vacunación y la eliminación de las cuarentenas estrictas. Sin embargo, la nueva ola del coronavirus ha obligado a los comercios a cerrar nuevamente y ahora las protestas sociales y los actos vandálicos que se han presentado ponen en una situación aún más difícil a los comerciantes de todo el país.

Según la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) solo durante las protestas del 28 de abril el comercio formal perdió cerca de $230.000 millones debido a que muchos establecimientos no pudieron trabajar por culpa de las movilizaciones y los cierres tempranos.

Según estimaciones del gremio, esta cifra incluye además la suma de los daños y perjuicios por vandalismo en distintas ciudades, especialmente focalizadas en Bogotá, Medellín, Cali y Pasto; la inversión por elementos de protección en fachadas y puertas de ingreso para evitar daños de terceros, y los costos derivados de los retrasos o inasistencia de los trabajadores.

Si bien el gremio no ha calculado los daños acumulados durante los cuatro días que ya se cumplen de las manifestaciones, teniendo en cuenta el costo que tuvo solo un día de marchas, se estima que el costo de pérdidas de los comercios formales supere los $300.000 millones.

“Todo esto sin contar el permanente estado de zozobra e incertidumbre que aqueja a los comerciantes formales del país”, explicó días atrás el vocero y presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal.

El gremio manifestó que miles de tiendas, cafeterías, pequeños restaurantes y locales de todos los tamaños han visto desplomar sus ventas por el cierre obligado de sus locales o porque simplemente su clientela ha sido espantada “por el miedo que provoca a las personas verse involucradas en las acciones de los vándalos que, aprovechándose de la situación, siembran la confusión y el caos para cometer actos delictivos contra la vida y bienes ajenos”.

De igual manera el vocero de los comerciantes hizo referencia a que hay desazón en el mundo empresarial por los pobres resultados que seguramente se registrarán en el mes de abril en cuanto a ventas, empleo y utilidades.

“Sumado a las jornadas de paro, las restricciones que a lo largo y ancho del país han ejecutado las autoridades locales, redujeron la movilidad de las personas a su mínima expresión, con la consecuente caída de la actividad económica”, explicaron los comerciantes.

De igual manera, los dueños de los pequeños negocios también se han visto fuertemente afectados por la pandemia, las marchas y el vandalismo. Los negocios ubicados en los alrededores de las universidades han sido de los más golpeados, pues el aislamiento y la virtualidad han mermado sus ventas.

“Por acá es muy solo el trabajo. Yo creo que los negocios que estamos al lado de las universidades y las oficinas hemos sido los más perjudicados por la pandemia, porque ya no viene nadie”, dijo a El Tiempo la dueña de una tienda en el sector de negocios y finanzas de la calle 72.

Todo empeora cuando a la falta de clientela se le suman los saqueos y daños de los negocios comerciales que se han visto en varias ciudades del país.

Se espera que con la presencia de militares en algunas de las ciudades donde se han llevado a cabo las protestas más violentas se pueda mermar y mitigar el daño que hacen los vándalos a los comerciantes que intentan sobrevivir en medio de la pandemia.