Tendencias
El municipio de Carmen de Atrato podría cantar victoria
El municipio de Carmen de Atrato podría cantar victoria, en caso de que pueda recibir las regalías por la explotación de cobre. - Foto: Minera El Roble

minas y energía

Le ponen la lupa al pleito entre la ANM y Minera El Roble por pago de regalías de cobre

Una denuncia, radicada ante la Contraloría, podría reversar el no pago de regalías por parte de la única minera que se dedica a la explotación de cobre en el país.

Muchos se han preguntado por qué la única minera que explota y produce cobre en el país no estaría pagando regalías.

Algunos expertos han adelantado investigaciones referentes a la situación e incluso desde el 19 de diciembre de 2017 cursa en el Tribunal Administrativo de Cundinamarca una demanda interpuesta por la Agencia Nacional de Minería (ANM) en contra de la Minera El Roble, ante la falta de pago de regalías por cobre y del concepto de participación. Una controversia que viene de tiempo atrás.

Lo cierto es que tal vez ahora un órgano de control pueda intervenir en pro de una inmediata solución a esta situación. SEMANA conoció la queja interpuesta por el ingeniero de minas y metalurgia, Darío Cujar Couttin, quien ha adelantado investigaciones en torno a la minera y el no pago de regalías por el metal desde que la empresa entró en operación.

Con la denuncia interpuesta el pasado 14 de enero por el ciudadano en contra de los funcionarios de la ANM encargados de velar por el pago de las regalías, Cujar pretende que la Contraloría “evalúe si hay méritos para abrirle una investigación por detrimento patrimonial”, indicó.

Esta denuncia tendrá que ser revisada por el ente de control, que determinará qué acciones se deben tomar en torno a este caso. Desde hace un tiempo, la Contraloría le ha puesto la lupa al no pago de regalías por parte de la empresa, trámite que sigue en curso al interior del órgano de control.

Hace más de 33 años la Minera El Roble celebró el contrato de concesión 9319 con el Estado colombiano, firmado el 24 de junio de 1987, mediante el cual se le permitió la explotación de cobre, convirtiéndose en el único yacimiento en explotación de este metal en el país, donde se produce concentrado de cobre, oro y plata.

En el contrato quedó consagrado que se buscaba obtener el aprovechamiento total de los yacimientos de sulfuros polimetálicos, los cuales se concibieron en un terreno de 999 hectáreas y 1.875 metros cuadrados. La minera opera en el municipio de Carmen de Atrato, en Chocó, a 145 km de Medellín, y desde 2013 su accionista mayoritario es la empresa canadiense Atico Mining Corporation, con un 90 % de participación.

En los términos del contrato de concesión 9319 del 20 de marzo de 1990, suscrito entre la ANM y la Minera El Roble, el cálculo del valor de la liquidación de las regalías de la explotación del cobre debería efectuarse conforme a lo acordado en la cláusula vigésima segunda (22) de dicho contrato, y lo relacionado con metales preciosos según su cláusula vigésima primera (21).

En otras palabras, cuando la minera firmó el contrato de concesión con el Estado, el pago de regalías en explotaciones de minerales metálicas era equivalente al 3 % del precio de venta del mineral en bruto, puesto en boca de mina o en plaza, cuando el nivel de producción anual fuera superior a 100.000 toneladas; en caso tal que la producción fuera menor, no había lugar para el cobro por este concepto.

“Es importante anotar que esta era una condición prevista en la ley y aplicable en todos los casos, y no es una condición particular que se hubiera pactado para este contrato en especial, ni mucho menos para favorecer a determinado concesionario”, dijo Minera El Roble a SEMANA.

Sin embargo, con la Constitución Política de 1991, los términos de las regalías cambiaron. La ley 141 de 1994 y el Decreto 145 de 1995 establecieron cómo funcionaría el régimen de regalías aplicable a los contratos de explotación minera.

La entrada en vigencia de Constitución de 1991 creó nuevas condiciones de liquidación y pago de las regalías y particularmente de las provenientes de la explotación del cobre, que para la ANM eran de aplicación inmediata al contrato previamente vigente de concesión 9319, frente al nuevo orden constitucional, pero que para la Minera El Roble fueron calificadas como inaplicables e inaceptables en su caso, así como más gravosas, sustentando ante la ANM, la prevalencia de sus derechos adquiridos con justo título contractual para los minerales metálicos como el cobre, con lo cual se planteó la controversia entre las partes en torno a la interpretación de la cláusula 22.

No obstante, y mirándolo desde otro ángulo, años más tarde y, de acuerdo con la investigación adelantada por Cujar, en 2014 El Roble explotó más de 100.000 toneladas de mineral bruto, por lo que, si se tiene en cuenta lo concebido en el decreto de 1986, desde entonces habría tenido que asumir el pago por concepto de regalías.

Hasta la fecha la empresa no ha adelantado los pagos por este concepto, y, de hecho, es justo lo que se define al interior del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en el marco del pleito entre la ANM y la Minera El Roble. La autoridad minera en la búsqueda de una razón que determine si la minera que opera en el Carmen de Atrato debe responder por el pago de las regalías y la segunda, a la espera del fallo judicial.

Más allá de las responsabilidades contractuales que pueda tener una empresa privada con el Estado, y los recursos no renovables que explota en los terrenos, la preocupación recae en las necesidades de la comunidad del Carmen de Atrato y los recursos que llegarían a ser de utilidad para el municipio si se concibiera el pago de regalías por parte de la empresa minera a la que se hace alusión.

La situación del Carmen de Atrato es dramática porque se trata de un municipio cuyas problemáticas giran en torno a lo económico y social.

De acuerdo con el último informe de pobreza monetaria y multidimensional revelado por el DANE, Chocó es el departamento con el mayor índice de pobreza monetaria extrema, al registrar un 38,8 % en 2019. Si de pobreza multidimensional se trata, en 2019 Chocó alcanzó un 42,3 % en este índice, siendo el departamento con mayor pobreza multidimensional en la región Pacífica.

Cujar ha sido una persona que ha estado al frente del no pago de regalías por parte de la Minera El Roble porque le aterra que una región tan abandonada y con tantas carencias no reciba una retribución por la explotación de los recursos no renovables en su territorio.

Es un municipio pobre donde el 70 % de la fuerza laboral la absorbe la mina”, dijo. Indicó que, a su juicio, debido a la llegada de la minera, la agricultura, actividad principal que desarrollaba el municipio, se desvaneció, pasando de ser la “despensa agrícola de Quibdó” a un municipio dependiente de la fuerza laboral minera.

Con la lupa de la Contraloría sobre el pleito en mención, ¿llegará el pago de regalías por parte de la única minera que explota cobre en el país y Carmen de Atrato cantará victoria? Amanecerá y veremos.