Tendencias
Fitch y Petro
Esta calificadora destacó que el presidente Petro no aumente la deuda del país para financiar sus programas sociales. - Foto: Archivo: Semana

reforma tributaria

Fitch Ratings: ¿qué opina esta calificadora de riesgo sobre la reforma tributaria del presidente Petro?

Por ahora, mantiene la calificación que dio recientemente para el país en BB+.

La calificadora de riesgo, Fitch Ratings, publicó este miércoles 16 de noviembre sus opiniones y análisis sobre lo que vendrá para el país el próximo año, una vez entre a regir la reforma tributaria del presidente Gustavo Petro y aseguró que, si bien el cambio de impuestos que se viene generará cambios drásticos, no modifica su perspectiva de riesgo de cara al futuro próximo.

Si bien una de las razones del Gobierno actual para impulsar la reforma, que ya está en sus últimos trámites para ser una realidad, era generar más recursos para atender a los más vulnerables y reducir la brecha de pobreza que hay actualmente en Colombia, precisamente esto es lo que, según la agencia, no permitirá que se mejore el perfil fiscal y de endeudamiento de cara al exterior.

“La última reforma fiscal de Colombia no afecta los pronósticos fiscales a corto plazo de la agencia, ya que los ingresos adicionales se utilizarán para financiar un mayor gasto social en línea con las políticas del presidente Gustavo Petro. Pronosticamos que los déficits se reducirán y la deuda/PIB se estabilizará en 2023-2024, pero los riesgos para nuestras previsiones siguen siendo significativos”, dice el informe.

Análisis Fitch Ratings - Reforma Tributaria
Análisis Fitch Ratings - Reforma Tributaria - Foto: Cortesía - Fitch Ratings

Este análisis resalta que el Gobierno estima que el paquete aprobado por el Congreso aumentará los ingresos entre un 1,3 % y un 1,4 % del PIB en 2023 y 2024, y luego en un 1,2 % en 2025 y 2026. Esto gracias a medidas que incluyen mayores impuestos al petróleo y al carbón cuando los precios alcanzan ciertos niveles, aumentando los impuestos a los de altos ingresos, reduciendo las exenciones de impuestos corporativos, gravando los plásticos de un solo uso, las bebidas azucaradas y los alimentos altamente procesados.

“La aprobación de la reforma tributaria destaca el éxito de Petro en la negociación con diferentes partidos políticos para asegurar una mayoría funcional en el fragmentado Congreso de Colombia. El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, había indicado que el nuevo gobierno apuntaría a aumentar los ingresos tributarios en cerca de un 4 % del PIB, en parte mediante la reducción de las exenciones tributarias y la lucha contra la evasión, además de la reforma tributaria aprobada”, agregó.

Por otra parte, Fitch Ratings destaca que el impulso que el gasto social que ha prometido el presidente Petro desde la campaña no se financie con nuevos gastos al déficit, es decir, adquiriendo nuevas deudas, tal y como se ha hecho en gobiernos pasados. Como resultado de todo esto, proyecta una reducción positiva de los compromisos fiscales para el año que entra.

“Todavía pronosticamos un ajuste fiscal significativo en 2023, con el déficit del Gobierno general reduciéndose al 4,6 % del PIB desde el 7,5 % este año y el 7,1 % en 2021 tras las reformas fiscales aprobadas por la administración Duque en 2021 y la finalización de la pandemia, los gastos conexos, junto con los esfuerzos para combatir la evasión fiscal”, explicaron.

Asimismo, resaltan que el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, se comprometió a respetar la regla fiscal de Colombia, que busca reducir la deuda neta del Gobierno central al nivel ancla del 55 % del PIB, y mantener un equilibrio presupuestario primario a partir de 2023″.

“Sin embargo, el impulso de Petro por grandes aumentos en el gasto podría llevar a que persistan grandes déficits en el mediano plazo si los ingresos tienen un rendimiento inferior. Las presiones de gasto surgen de las rigideces presupuestarias subyacentes y la indexación de los salarios del sector público (la inflación anual alcanzó un máximo de 23 años del 12,2 % en octubre)”, dijo Fitch.

Esta calificadora también habló sobre el Fondo de Estabilización del Precio del Combustible y resaltó que la financiación del mismo está negando los beneficios de ingresos de los altos precios del petróleo. “Nuestra previsión de déficit para 2023 incluye alrededor del 0,7 % del PIB en gasto adicional en el Fondo. Esto se debe a que solo se ha presupuestado alrededor de 1,4 pp del déficit del Fondo (2 % del PIB) para el próximo año. Si la presión para mantener congelados los precios del combustible hizo que los subsidios se extendieran hasta 2023, podría haber costos adicionales”.

“Fitch pronostica que la relación deuda-PIB se mantendrá estable en términos generales en alrededor del 60 % del PIB en 2023-2024, a pesar de un crecimiento del PIB real mucho más lento. Podrían ser necesarios esfuerzos adicionales para reducir significativamente la deuda pública a mediano plazo y cumplir con la regla fiscal. La alta inflación también ha hecho que el banco central aumente las tasas de política, más recientemente en 100 pb al 11 % en octubre, el nivel más alto desde julio de 2001. Esto aumentará los costos del servicio de la deuda”, concluyó.

Ante todo esto, sostiene que “la Perspectiva Estable de la calificación ‘BB+’ de Colombia equilibra el historial de estabilidad macroeconómica y financiera del país con grandes déficits fiscales, alta dependencia de materias primas y cuentas externas relativamente débiles”.

Por último, advierte que si no se logra la consolidación fiscal, esto llevará al país a un deterioro significativo en el índice de deuda, en relación con la mediana de la categoría ‘BB’, podría causar una acción negativa que terminará en una baja de la calificación y recuerda que la consolidación consistente con un índice de endeudamiento en constante disminución es una sensibilidad de calificación positiva.