Petróleo
Esta es una noticia que afecta al país por un posible impacto en el precio final de la gasolina. - Foto: Getty Images/iStockphoto

petróleo

Precio del petróleo volvería a dispararse tras malas noticias que llegan desde EE. UU.

Los mercados siguen a la expectativa de los anuncios que lleguen desde la Opep.

Las reservas comerciales de petróleo crudo cayeron fuertemente la semana pasada en Estados Unidos, en una magnitud superior a la esperada por el mercado, según datos publicados el miércoles por la Agencia estadounidense de Información sobre Energía (EIA).

En la semana terminada el 11 de noviembre, estas reservas cayeron 5,4 millones de barriles (mb), muy por encima del descenso de 1,9 mb anticipado por los analistas, según el consenso de la agencia Bloomberg. La caída sorprende todavía más porque las reservas estratégicas de crudo estadounidenses también cayeron 4,1 mb, lo cual significa en total casi 10 mb menos en la semana.

Se trata de la mayor caída de los stocks comerciales de crudo en una semana desde inicios de agosto, lo que sin duda prende las alarmas por posibles disparadas en el precio internacional del crudo, que había estado en calma las últimas semanas.

Opep - Petróleo
Opep - Petróleo - Foto: Getty Images/iStockphoto

En parte esto se explica por un descenso importante de las importaciones (-13 %), y por un alza de las exportaciones (+9 %), sumada a un incremento de la actividad de las refinerías cuya tasa de uso de capacidad instalada subió a 92,9 % frente a 92,1% la semana pasada, un máximo en casi dos meses.

El mercado sin embargo no reaccionó y los precios seguían claramente a la baja el miércoles, -2,09% para el WTI y -1,41% para el Brent hacia la media jornada.

Según Matt Smith, de Kpler, el mercado ya integró este descenso el martes tras la publicación de una estimación similar de caída (-5,8 mb) por parte de la federación profesional del sector, el American Petroleum Institute (API). Los stocks de gasolina en tanto, aumentaron en 2,2 mb, mucho más que los 200.000 esperados.

No hay que olvidar que ayer martes, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) redujo de nuevo su previsión de crecimiento de la demanda de petróleo por los “vientos económicos en contra” en todo el mundo.

La continua debilidad de la economía china, la crisis energética en Europa y la fortaleza del dólar pesan mucho en el consumo”, señaló en su informe mensual sobre el petróleo.

Como la mayoría de las grandes economías rebajaron sus previsiones de crecimiento para 2023, la demanda de petróleo del próximo año debería crecer en 1,6 millones de barriles diarios (mbd), menos que el crecimiento de 2,1 mbd de 2022.

“Fue lo que ocurrió durante la mayor parte de 2022 y continuará en el futuro inmediato”, indicó la agencia, que prevé que la demanda se contraiga en el último trimestre de este año, en los países dentro y fuera de la OCDE.

La AIE prevé una menor demanda en particular de la industria europea y augura en cambio una recuperación del combustible para aviones, ya que el tráfico aéreo se está aproximando a su nivel de 2019.

Por su parte, la oferta de petróleo, que volvió a crecer en octubre, debería caer en lo que queda de año por la decisión del cartel petrolero OPEP+ de recortar su producción y por la entrada en vigor del embargo de la Unión Europea al crudo ruso.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) sigue previendo un incremento importante de la demanda en 2023, como en 2022, pero en ambos casos redujo sus estimaciones en 100.000 barriles diarios. El cartel ya había reducido sus previsiones varias veces, la última en octubre. La OPEP señaló que este ajuste es atribuible en particular a las restricciones sanitarias en China.

La Comisión Nacional de Salud (NHC) de China dio cuenta el lunes de 14.409 casos de coronavirus, un nivel sin precedentes desde abril. El principal foco se encuentra en la provincia de Guangdong y su capital, Guangzhu, la cuarta mayor ciudad de China y sometida a restricciones desde hace varios días.

*Con información de AFP.