seguridad alimentaria

Bancos de Alimentos habla sobre el hambre en Colombia, tras polémico informe de FAO

Para Abaco, la pobreza monetaria es la principal causa de la inseguridad alimentaria y hay 21 millones de colombianos en esa condición socioeconómica.


La polémica alrededor del reciente informe de la FAO, en el que apareció Colombia en un mapa como uno de los países de mayor riesgo de inseguridad alimentaria, no cesa. Pese a que el organismo de las Naciones Unidas (FAO) salió a rectificar tras la solicitud del Gobierno nacional de ser sacado de esa lista, siguen las opiniones alrededor del tema.

Ahora, Bancos de Alimentos de Colombia (Abaco) se pronuncia y, tras señalar que “la situación del hambre en Colombia sí es crítica”, pone en el debate público una serie de estadísticas con las cuales intenta advertir que el tema debe prender las alertas.

Para empezar, Bancos de Alimentos trae a la polémica el hecho de que el país tiene 21 millones de colombianos en pobreza monetaria, según las propias cifras oficiales. Eso implica que los ingresos per cápita son, en promedio, de 331.000 pesos mensuales. Dichos recursos, señala el informe, no alcanzan para comprar una canasta básica de alimentos.

En la pobreza extrema, es decir, personas que viven con un ingreso de 145.000 pesos mensuales hay 7,4 millones de colombianos. Abaco recordó que para alimentar una persona, con base en los lineamientos del ICBF, se necesitan al menos 423.000 pesos al mes, sin contar con lo necesario para cubrir sus demás necesidades.

Otra de las estadísticas que trajo al debate Bancos de Alimentos es que 15,9 millones de colombianos consumen dos o menos comidas al día, panorama que ha descrito en repetidas ocasiones el informe Pulso Social del Dane.

Adicionalmente, cinco millones de colombianos sufren o sufrieron desnutrición crónica y hoy padecen sus secuelas, enfatiza Banco de Alimentos, para luego subrayar que la pobreza monetaria es la principal causa de la inseguridad alimentaria.

Luego del informe de la FAO que dejó a Colombia muy mal parado, el Gobierno colombiano dio a conocer la inversión que ejecutó en estos dos años.
Según los parámetros del ICBF, se requieren más de 400 mil pesos al mes, solo para tener una alimentación con la adecuada nutrición, principalmente, para los niños. - Foto: Getty Images / Catherine Delahaye

¿Qué es la inseguridad alimentaria?

Uno de los ingredientes que puede ayudar a dirimir el debate alrededor de la inseguridad alimentaria en Colombia es establecer fronteras, es decir, definir de qué se está hablando.

Banco de Alimentos parte de la idea de que hay inseguridad alimentaria cuando las personas tienen dificultad para acceder regularmente a suficientes alimentos inocuos y nutritivos que les permitan un adecuado crecimiento y desarrollo.

En ese contexto, las cifras netas son voluminosas. Si se juntan las estadísticas y los conceptos y parámetros para medir la inseguridad alimentaria, implicaría que “21 millones de colombianos no pueden alimentarse adecuadamente en el país”, manifiesta Abaco.

Soluciones en vez de buscar culpables

Poner las cifras en el visor no debe implicar ahondar en polarizaciones y búsqueda de culpables. Por el contrario, el país debe encaminarse a un mismo punto y reclamar soluciones de fondo. Juan Carlos Buitrago, director ejecutivo de Abaco, así lo sugiere: “No es momento de buscar culpables y lamentarnos por la situación de inseguridad alimentaria que se vive en Colombia. Es importante poner el tema sobre la mesa, entender su dimensión y juntarnos para trabajar soluciones integrales”.

Para Buitrago, ”el hambre es un fenómeno multicausal y solo a través de la articulación del sector público, privado, el tercer sector, los medios de comunicación, la academia y los organismos multilaterales vamos a poder generar acciones que tengan el impacto que necesita el país para superar esta problemática”.

El experto agrega que “está demostrado que los esfuerzos desarticulados no generan resultados y por eso debemos juntarnos. Desde la Red de Bancos de Alimentos de Colombia convocamos a todo el país a una alianza contra el hambre en Colombia, en la que todas las organizaciones nos pongamos un objetivo superior, en la que todos pongamos nuestras capacidades, recursos y nuestra disposición de trabajar en equipo para avanzar en el propósito de erradicar el hambre y la malnutrición”.