educación

En Bogotá, los colegios privados no regresarán a clases presenciales

La alcaldía confirmó que, al igual que en las instituciones públicas, las privadas no podrán retornar a las aulas debido a la situación de la pandemia en la capital.


Desde la semana pasada, la Alcaldía de Bogotá confirmó que en los colegios públicos de la ciudad no sería posible retomar la presencialidad, ni siquiera bajo el modelo de alternancia, por lo que desde el pasado 13 de julio los más de 700.000 alumnos de instituciones oficiales de la ciudad continuan con la educación en casa.

En este sentido, y teniendo presente el anuncio del Gobierno Nacional de extender la cuarentena hasta el 30 de agosto, la Secretaría de Educación confirmó esta semana que extiende la decisión a las instituciones educativas de carácter privado, las cuales deben continuar con el modelo de aprendizaje remoto y desarrollar las clases de manera no presencial durante el mes de agosto para la población estudiantil.

Según explicó la secretaria de Educación del Distrito, Edna Bonilla Sebá, retomar la presencialidad tanto en colegios públicos como privados dependerá de tres criterios epidemiológicos indispensables para la eventual reapertura de las instituciones

  1. La disminución de la curva epidémica de casos.
  2. La disminución de la positividad diaria en las muestras procesadas.
  3. El control de brotes en las localidades donde se haga apertura de colegios.  

"Estos criterios hasta el momento, no son favorables y, al contrario, evidencian que estamos ante el pico de la pandemia (...) cualquier decisión que se tome frente a la reapertura de los colegios será fundamentada en un análisis riguroso de la situación y en una adecuada preparación y, además, tendrá como criterio esencial la protección y cuidado de la vida de todos y cada uno de los integrantes de la comunidad educativa", dijo la secretaria.

¿Cuál es el plan para regresar a clases?

La Secretaría de Educación de Bogotá aseguró que no se ha tomado decisión sobre una fecha para iniciar el proceso de reapertura de los colegios, dadas las condiciones y criterios mencionados. 

Sin embargo, precisó que sí ha iniciado un proceso riguroso de preparación, protección, cuidado y seguridad para todos los integrantes de las instituciones educativas oficiales y privadas de Bogotá, teniendo como base las orientaciones expedidas por el Ministerio de Educación.

El plan de acción para la eventual reapertura de los públicos y privados de Bogotá contempla tres momentos de trabajo: 

  • Formulación: etapa en la que se realizará la definición de políticas, procedimientos, planes de financiación y pilotaje para una reapertura segura, y se elaborarán los protocolos de bioseguridad. 
  • Durante la reapertura: los colegios reabrirían sus puertas con todos los recursos y protocolos de salubridad para garantizar el bienestar de la comunidad. Se fortalecerá la comunicación y el diálogo con los actores locales para garantizar el adecuado funcionamiento de todos los protocolos dispuestos para la apertura.
  • Seguimiento: se vigilarán activamente los indicadores de salud con particular atención al bienestar y a la protección de la comunidad educativa y al refuerzo de la pedagogía sobre las medidas preventivas para evitar contagios, fortalecer los procesos de aprendizaje y enseñanza a distancia y aplicar un protocolo en caso de que resurjan contagios.

La Secretaría de Educación divulgará a los colegios privados el procedimiento sobre el paso a seguir para ser habilitados para reabrir sus instituciones educativas, que incluye un registro en la página de la entidad, cargue de los protocolos de bioseguridad y plan de movilidad segura, entre otros.

Dicha información deberá ser revisada y aprobada por parte de las entidades del orden distrital encargadas de habilitar la reapertura de las instituciones educativas en la ciudad cuando la decisión sea tomada. 

"En todo caso, una vez las condiciones sanitarias de la ciudad permitan habilitar la reapertura de las instituciones por parte de la Administración Distrital, deberán contar con el consentimiento de las familias y los estudiantes tal como lo ha indicado el MEN en sus lineamientos", concluyó Bonilla.