Apertura - Guarín

Fredy Guarín, una procesión que va por dentro

El jueves santo el país crucificó a esta gloria del deporte, tras el escándalo que protagonizó en la casa de sus padres en Envigado. Más allá de las circunstancias, el hecho dejó al descubierto el drama de nuestros ídolos, que por más fama y dinero, también cargan tragedias personales. Iván Ramiro, el ‘profe’ Lara, Falcao, el ‘Pibe’ y el ‘Tino’ hablan en exclusiva sobre Fredy Guarín.

icono-flecha

Fotografía por Semana

Especiales Semana

Guaro. Cinco letras conforman la que quizás sea la palabra más pronunciada a lo largo y ancho del país. Paisas, costeños, vallunos, santandereanos, rolos o nariñenses recurren a ella para pedir aguardiente, el licor más popular en Colombia, infaltable en muchos sitios para los partidos de la Selección. Guaro. Puede que no haya palabra más colombiana. Fredy Alejandro Guarín Vásquez, tal vez sin proponérselo, la hizo suya y le dio un sinónimo distinto a brindis y borracheras. Aprovechando su apellido, decidió autodenominarse el ‘Guaro de la gente’.

Colombia lo bautizó con ese cariñoso mote la noche del miércoles 14 de mayo de 2003 cuando marcó el gol de la victoria frente a Brasil, en la fase final del suramericano sub 17 de Bolivia. Un ‘pepazo’ de más de 30 metros, fuera del área y desde la línea lateral, que hizo una comba de la forma de una banana hasta clavarse en la red. Gol a lo Roberto Carlos, aquel lateral izquierdo del Inter, Real Madrid y la Selección Brasil, y que les significó a los dirigidos por Eduardo Lara volver a llevar a Colombia a un mundial prejuvenil.

Los futboleros empezaron a indagar quién era el jugador de la camiseta número 13. Unos decían que el ‘Guaro’ era antioqueño, porque jugaba en Envigado. Otros que del Valle, pues se había probado en Tuluá. Y hasta se creyó que era del Tolima, ya que hizo parte de las selecciones infantiles del departamento.

“¿Boyacense?”. La sorpresa fue general. El departamento donde el guaro se llama Líder es más proclive para ciclistas que futbolistas: apenas doce han llegado al fútbol profesional.

Fredy Alejandro, el mayor de los cuatro hijos del matrimonio Guarín Vásquez (tres barones de nombre Fredy, como el papá, y la niña Luisa Fernanda), había nacido el 30 de junio de 1986 en Puerto Boyacá, municipio del Magdalena Medio, que desde esos años ha cargado el inri de ser la cuna del paramilitarismo. Allí fue donde el mercenario israelí Yair Klein armó y entrenó al ejército de sicarios del narco Gonzalo Rodríguez Gacha.

El primer futbolista en la historia del puerto debutó en el fútbol profesional en 2002, con tan solo 16 años, defendiendo la camiseta del modesto Atlético Huila. Bernardo Redín, quien formó un mágico binomio con ‘‘El Pibe’’ Valderrama en los 80, lo puso de titular en el Pascual Guerrero para enfrentar al Deportivo Cali. En Neiva jugaba de delantero y pocos le auguraban futuro porque era ‘flacuchento’. Al año siguiente fue contratado por el Envigado, donde se radicó con su familia, y en ‘La cantera de héroes’ la cosa cambió.

‘El profe’ Lara, a quien Guarín considera su padre, lo llevó de titular al mundial sub 17 que se disputó en Finlandia en agosto de 2003. La Selección alcanzó un histórico cuarto lugar. Ese mismo año, Reinaldo Rueda lo convocó a la selección sub 20 para el mundial de Emiratos Árabes, donde el equipo ocupó el tercer puesto, tras quedar eliminada por el campeón, España, en semifinales.

Especial - Guarín - Cortesía Millonarios Fútbol Club
Foto: Semana - Cortesía Millonarios Fútbol Club

Pero fue el suramericano sub 20 del eje cafetero de 2005 donde terminó de ganarse el corazón de los colombianos. Zúñiga, Marrugo, Toja, Otálvaro, Wason, Dayro, Falcao, Rodallega y, claro, Guarín y Aguilar –como para brindar con aguardiente o cerveza- fueron algunos de los nombres propios del equipo que, dirigido por Lara, se coronó campeón por encima de la Argentina de Lionel Messi. Meses después, en el mundial de Holanda, Messi tomaría revancha al eliminar a Colombia en octavos de final. El despecho por esa derrota se tomó con resignación: había nacido la segunda generación dorada del fútbol colombiano.

“Fredy es un jugador muy inteligente. Te lee rápido el juego, se acomoda en cualquier posición, sabe acomodar a sus compañeros. En esa línea de volantes es indispensable para cualquier equipo. Es diferente. Tiene buen juego aéreo, por su contextura. Muy buena pegada en el tiro libre. Es un jugador de excelentes condiciones”, Lara lo definió de esa manera en diálogo con SEMANA.

Boca Juniors, el equipo más popular de Argentina, se fijó en él, y con apenas 20 años hizo parte del plantel campeón de 2006. Debía tener mucho nivel para darse el lujo de entrenar a diario con figuras como Palermo, Abbondanzieri, Barros Schelotto, ‘Pocho’ Insúa, Fernando Gago, Rodrigo Palacio, o su compatriota Fabián Vargas.

“Yo lo tuve muy jovencito en un camerino lleno de estrellas. Quedaron sorprendidos con la patada que tenía, su portento físico, su biotipo, la fuerza para recuperar la pelota. Infundía respeto en la posición de volante. Muy disciplinado, respetuoso, un gran profesional. ¡Pero la patada que tenía!, pateaba muy fuerte y eso los sorprendió a todos”, le dijo Vargas a SEMANA.

Seis meses en la bombonera y el salto al fútbol europeo. El Saint Éttiene de Francia se llevó al diamante colombiano que todos querían pulir. En dos temporadas marcó cuatro goles en 48 partidos, en los que siempre jugó con la camiseta número 10. Lara, que nunca lo perdió de vista, lo convocó a la Selección de mayores que disputó la eliminatoria al mundial de 2010.

En 2008, el Porto le ofreció un salario de 36.000 euros mensuales, más millonarios bonos por triunfos. “Había llegado al paraíso. Mar, playa, el estadio do Dragao, fútbol las 24 horas del día, los siete días de la semana”, le dijo Guarín al ‘Toro’ Arzuaga en la única entrevista que ha concedido desde que fichó por Millonarios.

Conformó uno de los mejores equipos en la historia del ‘Dragón’, aquel tridente de colombianos con Falcao García y James Rodríguez.

“Compartimos camerino en el Porto y la Selección, por lo que puedo decir que ha sido una persona responsable, que entrenaba día a día con dedicación, se preparaba para cada partido y jugaba poniendo toda su capacidad y entereza. En una frase un gran profesional, compañero y amigo”, le recordó Falcao García desde Turquía a SEMANA.

Levantaron todas las copas que disputaron en la temporada 2011. La más valiosa, la Europa League, gracias al centro que Guarín puso en la cabeza de Falcao y que el goleador de la Selección transformó en el gol de la victoria. Los tres dieron la vuelta olímpica con la bandera de Colombia y ‘Guaro’ se puso un sombrero vueltiao. Hasta esa fecha, el único colombiano que sabía cuánto pesaba ese trofeo era Faustino Asprilla, pues lo había levantado dos veces con el Parma de Italia, en 1995 y 1999.

“Guarín siempre ha sido muy potente físicamente, con una pegada impresionante, una fuerza brutal, muy bueno para defender, muy bueno para atacar. Un jugador muy completo. Para equipos grandes”

Así se lo describió a SEMANA ‘el Tino’ Asprilla, quien además recordó el golazo desde mitad de la cancha que marcó con el Porto, y que en 2011 fue calificado por The Guardian, tras una votación del público, como el mejor de la temporada europea.

En 2012 lo contrató el Inter de Milán por 11 millones de euros. “Era hincha. Siempre jugaba con el Inter en la Play (Station) y ponía a Roberto Carlos de delantero”, le confesó Guarín al ‘Toro’ Arzuaga. Con el porcentaje de la transferencia, le compró una casa a su madre Silvia Vásquez en Envigado.

En cuatro temporadas en la ciudad de la moda, alternó luces y sombras. Llegó a ser capitán del equipo, disputó 141 partidos y marcó 23 goles, uno de ellos le dio la victoria a su equipo en un derbi de la ‘madonnina’ contra el Milán.

Amado, a tal punto que una movilización de hinchas impidió que lo traspasaran a la Juventus de Turín. Y también odiado, pues en un plantel donde compartió vestuario con jugadores como Iván Ramiro Córdoba, Javier Zanetti, Diego Militto, Lucio, Maicon, Medel, Forlán, Sneijder, Kovacic, entre otros, también fue blanco de críticas de los ‘tifosi’ cuando el equipo no ganaba.

Especial - Guarín - Cortesía Millonarios Fútbol Club
Foto: Semana - Cortesía Millonarios Fútbol Club

Pero fue en junio de 2011 cuando el jugador se convirtió en la envidia de muchos colombianos. El ‘Bolillo’ Gómez lo convocó a la Copa América disputada en Argentina y fue entonces cuando el país conoció a quien desde entonces se hizo famosa como la esposa de Guarín”, Andreína Fiallo, tras posar para la portada de la revista SOHO con una prenda con los colores de la Selección y el número 13, que dejó a la vista sus atributos.

Los hombres quedaron sorprendidos con la conquista del “‘negrito’ de Puerto Boyacá”, como el propio futbolista se describía en redes sociales; las mujeres pronto se hicieron hinchas del que se veía un amoroso matrimonio de más de diez años y con dos hijos, Daniel y Danna. El primogénito los convirtió en padres cuando ninguno de los dos superaba los 19 años. La relación de un futbolista y una de las mujeres más bellas del país fueron un manjar para los programas de chismes de los sábados en la tarde.

Guarín, en la élite del fútbol internacional, fue el primer boyacense en disputar un mundial de fútbol. Pieza clave del equipo de José Néstor Pékerman y uno de los héroes de la mejor participación de la historia, pues la Selección llegó hasta los cuartos de final en Brasil 2014. Fama, dinero, lujosas propiedades en Milán y Miami, y una familia que era su principal motivación ¿Qué más le podía pedir ‘Guaro’ a la vida?¿Salud?

Especiales Semana

No todo era color de rosa

Fredy Alejandro tenía solo 10 años cuando conoció el significado de la palabra depresión. Era un primero de enero y se encontraba en la acera de la casa con su hermanita Luisa Fernanda, un año menor. Su madre se la recomendó, pero en un momento de descuido, el hijo mayor de la familia entró a la cocina y allí escuchó un griterío en la calle. Al salir encontró el cuerpo de la niña, que padecía meningitis, atropellada debajo de un camión. ‘Guaro’ nunca pudo reponerse a la tragedia.

Fredy Walter, su padre, un vigilante que había soñado con ser futbolista de Millonarios, lo percibió. Tenía que dejar atrás Puerto Boyacá para que su hijo mayor no muriera de pena moral. Se fue con toda la familia a Ibagué, a comenzar una nueva vida. ‘Alejo’, como le dicen en la casa, se aferró al fútbol para paliar el dolor y a pesar de las necesidades, sus padres y los vecinos del barrio Las Américas lo apoyaron sin condiciones.

Tanto así que el dinero que había recibido la familia por el seguro de aquel accidente, y que tenían previsto invertir en la cuota inicial de una casa, se lo dieron para que pudiera costear su primer viaje internacional con la selección Tolima, a la copa infantil del Cantolao, en Lima, que también fue el primer torneo internacional del rosarino Lio Messi.

‘Guaro’ tuvo que superar un episodio similar en Francia. El frío que hacía en Saint Éttiene era igual al del carácter de sus habitantes. Tres meses encerrado en una habitación, solo, sin poder hablar con nadie. Lloraba todas las noches y le decía a su madre que se quería regresar a Colombia. Pero no se entregó. Pidió al equipo que le asignaran una profesora de francés y en menos de seis meses aprendió a hablarlo. La recompensa a tanto sacrificio la encontraría luego en Portugal.

Especial - Guarín - Cortesía Millonarios Fútbol Club
Foto: Semana - Cortesía Millonarios Fútbol Club

Y tras el Mundial de Brasil, Guarín protagonizó un triángulo amoroso con la ganadora del reality Protagonistas de Novela de 2012, Sara Uribe, que tuvo mucho eco en los programas de cotilleo. En una revista, la modelo paisa reveló detalles de su amorío con el futbolista, que según ella fue quien le empezó a coquetear con mensajes en Instagram. Su matrimonio con Andreína entró en crisis y Guarín se hizo con la fama de mujeriego y rompecorazones, ganándose la antipatía de quienes habían tomado partido por Andreína.

Llegó a ser capitán de la selección Colombia en los primeros partidos de la eliminatoria al Mundial de Rusia, pero tras la derrota en Montevideo ante Uruguay, ‘El Pibe’ Valderrama lo cuestionó con dureza: “Le faltan pelotas para ser capitán de la Selección”, dijo en aquel entonces.

Años después, ‘El Pibe’ y Guarín se abrazaron en gesto de reconciliación. “Como jugador realizó una carrera espectacular. Jugó en Colombia, en Argentina, en Francia, en Portugal, en China, en Brasil y nos representó con la Selección Colombia siempre con buen comportamiento”, le dijo ‘El Pibe’ a SEMANA.

Andreína decidió darle una segunda oportunidad cuando el futbolista, que ya había decidido asegurar el futuro económico de sus hijos jugando en la liga China, entró en una nueva depresión cuando sintió que perdía a su familia. Sin embargo, el ‘Guaro’ siguió hablándose con Sara, por lo que su esposa decidió pedirle el divorcio.

Guarín oficializó en redes sociales su relación con la top model paisa, fruto de la cual nació su tercer hijo, Jacobo. Otra modelo antioqueña, Iveth Ardila, vendió una exclusiva en la que también reveló detalles del mes de romance que sostuvo con el jugador, que no solo la presentaba como su novia oficial, sino que la llevó a vivir a China.

Su actual pareja sería Pauleth Pastrana, médica veterinaria con quien el futbolista comparte otra de sus pasiones, los caballos, pues el ‘Guaro’ hizo recientemente su propio criadero. Aunque ninguno de los dos ha confirmado una relación, hay versiones que señalan que Celeste, la hija que tuvo Pauleth en octubre de 2020, también sería del deportista boyacense.

Tras terminar su contrato en China, Guarín continuó su carrera en el Vasco da Gama de Brasil, pero apenas jugó trece partidos, marcó tres goles y tuvo que rescindir su contrato por “razones personales”, a pesar de que la ‘torcida’ (hinchada) imploraba por su continuidad. La imposibilidad de ver a sus hijos y las diligencias judiciales que debía afrontar por las demandas que le interpuso su exesposa Andreína, lo tenían con la cabeza más en Colombia que en Brasil.

El defensa Osvaldo Henríquez fue su compañero en el Vasco. Lo recuerda como un atleta competitivo, muy calmado en el día a día, pero un batallador dentro de la cancha que respetaba mucho a los rivales. Pero Guarín ya no era el bromista y temido jugador que en la Selección Colombia amenazaba con trasquilar a sus compañeros en las concentraciones.

“Era introvertido, calmado. Noble por momentos y con buena retentiva para recordar las cosas que lo han marcado en la vida, tanto para bien como para mal. Le incomodaba mucho la falta de carácter y transparencia de las personas”, le dijo el actual futbolista del Pasto a SEMANA.

Llegó la pandemia, y cuando parecía que la carrera del ‘Guaro’ de la gente había llegado a su fin, decidió sacrificar pretensiones económicas y firmó para vestir la camiseta de Millonarios y cumplir así el sueño de su padre, y el suyo propio. Entró unos minutos en la primera fecha del campeonato contra Envigado, uno de los equipos que lo vio nacer, y el país se burló al verlo en la cancha pasado de kilos. Los memes, en lugar de hundirlo lo motivaron, y en apenas tres semanas consiguió bajar 14 kilos. “Es el primero en llegar al entrenamiento y el último en irse”, dijo el técnico Alberto Gamero en el Vbar de Caracol Radio.

La primera vez que entró como titular marcó un gol al Deportivo Pereira y los aficionados de Millonarios se ilusionaron con que su experiencia podría guiar al joven plantel ‘embajador’ a coronarse campeón.

Pero todo cambió en la cancha de Rionegro. Guarín no dio pie con bola en el partido contra Águilas y tuvo que salir sustituido. Días después, tras el partido que Millonarios le ganó a Bucaramanga, el jugador le pidió permiso al entrenador para ausentarse del entrenamiento del lunes, de nuevo para atender asuntos personales en Medellín.

A los directivos nos les cayó bien, era la tercera vez que sucedía, mientras el equipo estaba en plena disputa por clasificarse entre los ocho. Guarín les dijo que no estaba en condiciones, que la prioridad era su familia, y de palabra puso a consideración su renuncia, según conoció SEMANA.

El jueves santo el país se estremeció con el video que se hizo viral y en el que el futbolista salía arrestado y a la fuerza de la casa de sus padres por la policía, que había acudido al lugar para atender un caso de presunta violencia intrafamiliar. La familia del fútbol era incrédula al ver al ‘Guaro’ protagonizando ese episodio.

La primera vez que entró como titular marcó un gol al Deportivo Pereira y los aficionados de Millonarios se ilusionaron con que su experiencia podría guiar al joven plantel embajador a coronarse campeón.

Especial - Guarín - Cortesía Millonarios Fútbol Club
Foto: Semana - Cortesía Millonarios Fútbol Club

Pero todo cambió en la cancha de Rionegro. Guarín no dio pie con bola en el partido contra Águilas y tuvo que salir sustituido. Días después, tras el partido que Millonarios le ganó a Bucaramanga, el jugador le pidió permiso al entrenador para ausentarse del entrenamiento del lunes, de nuevo para atender asuntos personales en Medellín.

A los directivos nos les cayó bien, era la tercera vez que sucedía, mientras el equipo estaba en plena disputa por clasificarse entre los ocho. Guarín les dijo que no estaba en condiciones, que la prioridad era su familia, y de palabra puso a consideración su renuncia, según conoció SEMANA.

El jueves santo el país se estremeció con el video que se hizo viral y en el que el futbolista salía arrestado y a la fuerza de la casa de sus padres por la policía, que había acudido al lugar para atender un caso de presunta violencia intrafamiliar. La familia del fútbol era incrédula al ver al ‘Guaro’ protagonizando ese episodio.

“Como ser humano Fredy es una grandísima persona, un excelente muchacho. Lo conozco desde que jugaba en Envigado. El que es buen hijo, es buen hermano y buen amigo, y él reúne esas condiciones”, dice ‘el Tino’. “Es un ser humano espectacular, con excelentes valores, es un gran amigo, es 100 puntos. Lo considero como uno de mis hijos predilectos, siempre me llama padre”, relata el profe Lara. “Ha dejado una marca indeleble en el fútbol de nuestro país, toda vez que participó en todo el proceso de nuestras selecciones desde niño. Ese ejemplo les permite a los niños transformar sus vidas, pues Fredy ha sabido superarse, dejó muy joven su casa para cumplir sus metas”, agrega Falcao. “Es un ‘canterano’ que no ha olvidado sus raíces y su esencia, un luchador y trabajador incansable por sus sueños, los de su padre, los de su hermano, los de sus hijos, hasta que los cumplió a cabalidad. Dejó una huella indeleble en la familia Naranja”, señala Ramiro Ruiz, presidente del Envigado a SEMANA.

Los jugadores, el cuerpo técnico y los dirigentes de Millonarios no lo dejaron solo y fueron los primeros en tenderle la mano para ayudarlo a superar el difícil momento personal por el que atravesaba. Y aunque en principio parte del país lo condenó, en plena Semana Santa imperó aquel mensaje bíblico: “Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

Los mensajes de aliento no se hicieron esperar. Desde su exnovia Sara Uribe hasta quien se dice es su actual pareja. Y cómo no, los compañeros de la Selección, como Juan Fernando Quintero, le enviaron un mensaje. Este último le dio una voz de aliento a quien es el padrino de su hija.

“Quiero mandarle un fuerte abrazo de unión para toda su familia. Cuando uno está en el suelo tiene que levantarse. El amor le gana a todo. Para adelante viejo Fredy”, es el mensaje que ‘El Pibe’ Valderrama le envía a través de SEMANA. “Como deportistas y colegas, no podemos quedarnos en la crítica y en salir a destruirlo. Eso es lo más fácil. Debemos rodearlo y brindarle una oportunidad de que pueda rehacer su vida”, considera Falcao.

El pasado lunes, Margarita Vásquez, tía del jugador, aclaró que Fredy nunca había agredido a su padre, como se había especulado. Y en una entrevista en Caracol Radio dijo que “Alejo ha tenido emociones reprimidas. Todo lo que pasó fue una acumulación de situaciones que vienen del pasado”. Entre lágrimas, reveló el drama que vive la familia, al ver a quien era el más alegre de la casa convertido en un hombre callado, que no pronuncia una sola palabra, a la vez que dejó entrever que gente que lo había rodeado había “abusado” de su fama.

El miércoles se conocieron los resultados de los exámenes toxicológicos a los que se sometió Guarín, que descartaron la presencia de sustancias como marihuana, cocaína o alcohol en su organismo.

Eduardo Lara le reveló a SEMANA que no ha dejado de hablar un solo día con el jugador desde el día del incidente: “Sé que pronto va a salir de esta situación, porque está en manos de verdaderos profesionales que le van ayudar mucho”.

La historia de Guarín, como la salsa El cantante de Héctor Lavoe, es otro ejemplo de que tras una gloria del deporte se esconde un ser humano que sufre y llora, o que “carga una pena que hiere muy hondo”. Los hinchas de todo el país, sin distingo de color, dejaron de juzgarlo y prefirieron unirse en un solo mensaje: ¡Salud, ‘Guaro’ de la gente!

Especiales Semana

“Desde que lo vi se caracterizó por su buena condición técnica”: Bernardo Redín, el maestro y su mejor alumno

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

Envigado, la cantera que pulió al diamante

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

“La sociedad no le dio nada a Freddy, pudo seguir el camino del mal y no lo hizo”: Fabián Vargas, el hermano en la bombonera

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

Saint Étienne, la soledad de Freddy Guarína

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

“Debemos rodearlo y brindarle una oportunidad”: Radamel Falcao García, el socio de la Copa Uefaa

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

“Tenía un misil en su pie derecho”: Faustino “el tino” Asprilla

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

“Para adelante viejo Freddy, el amor le gana a todo”: De capitán a capitán, el mensaje del Pibe Valderrama

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

“Introvertido”: el Guarín que conoció Oswaldo Henríquez

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

“En las buenas y en las malas, va a contar con mi apoyo”: Sara Uribe en exclusiva para SEMANA

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

“Te amo, negro”: Juan Fernando Quintero y los mensajes de la familia del fútbol a Guarín

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

“Freddy está en manos de profesionales y saldrá adelante”: Eduardo Lara, el padre

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

“Guarín brindó mucho amor a esta camada de pelaos”: Alberto Gamero, un campeón dirige a un campeón

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

“Fue un orgullo haber tenido a Guarín de compañero en el Inter”: Iván Ramiro Córdoba

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

Fredy Guarín, la perla de Puerto Boyacá

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana

Guaro y un despecho, la historia de Fredy Guarín

Especiales Semana

Ir al artículo

Especiales Semana
Compartir:

Otros especiales

Informe especial

Informe especial | Glifosato: el ‘no’ rotundo de Nariño

Vehículos

Un carro para la familia: así es el Voyage, un sedán de Volkswagen

Especial con licencia para delinquir

Con licencia para delinquir: El Huila avanza, pese a algún gobernador corrupto y otros mediocres