ahorro

Ahorro: las mejores recomendaciones para hacerlo fácilmente

Una vez se establezca el hábito es más sencillo.


¿Quién no ha experimentado una emergencia que le ha costado unos cuantos pesos del bolsillo? Pues bien, la sensación de incertidumbre y el afán por no saber de dónde sacar dinero cuando se requiere con urgencia ante una eventualidad puede evitarse gracias al ahorro.

Estos recursos que se procuran guardar mes tras mes van formando un salvavidas que puede lanzarse cuando así sea necesario, pero que también puede seguir inflándose hasta que sea lo suficientemente grande para poder navegar entre los objetivos profesionales y personales.

Palabras más, palabras menos, los ingresos ahorrados cumplen una doble función beneficiosa para las finanzas personales: por un lado, brindan protección y, por otro, contribuyen a alcanzar ciertas libertades financieras.

Esto sería lo ideal, siempre que ahorrar no fuera toda una odisea algunos meses. Las cuentas pendientes, los gastos del hogar y las compras terminan por llevarse gran parte de los ingresos de la persona, por lo que no ve forma en la que sea posible reservar cierto porcentaje.

Frente a este desafío, existen diversas recomendaciones encaminadas a favorecer la cultura del ahorro. Lo primero, como concuerdan los gurús en el tema, es elaborar un presupuesto. Lejos de ser innecesaria, esta herramienta es fundamental en el ámbito empresarial para distribuir adecuadamente el capital y aterrizado a las finanzas personales cumple el mismo papel.

Por medio de este mecanismo se facilita llevar el orden de los gastos y obligaciones a pagar, al tiempo que se visualizan los posibles rubros en los que se podría reducir la inversión mensual, y así llevar dichos recursos restantes para el ahorro.

Desde el portal de Finanzas Prácticas explican que hay algunos trucos para reducir el gasto en los hogares, como realizar pequeños cambios en la rutina diaria: disminuir el tiempo en la ducha, evitar dejar las luces encendidas y adquiriendo mayor conciencia sobre el medioambiente.

Al listado de recomendaciones, el blog de salud financiera de BBVA agrega la necesidad de establecer metas de ahorro. Esto se basa en la lógica de que es más sencillo cumplir con una tarea si se divide en varios pasos; así pues, al definir una cantidad máxima a ahorrar y una fecha límite, se pueden poner objetivos semanales al dividir en la cifra.

En ocasiones, el problema está en la falta de constancia, por lo que una forma de romper con la tendencia a abandonar el plan de ahorro es volverlo un reto. Lo anterior puede hacerse por medio de los métodos curiosos de ahorro, como el de las 52 semanas o el reto del céntimo, como enlista un artículo de Business Insider.

Este último es uno de los más fáciles y puede ayudar a crear el hábito, ya que se debe hacer diario. Como explica el referido portal, este reto consiste en ahorrar un céntimo cada día; para hacerlo en pesos colombianos podría ser desde 1.000, por ejemplo.

El día uno se guardan los 1.000 pesos, al día siguiente se le debe sumar mil pesos más, es decir, se ahorran 2.000 pesos. Ya van 3.000 pesos. Así, de forma consecutiva por un año. Lo importante en este reto es saber que en los meses finales la cuota será cada vez más alta.

Otro truco de este listado es tratar de no gastar de forma innecesaria durante una semana, limitándose únicamente a aquello que es estrictamente fundamental, como alimentación o transporte. Al tener mayor conciencia de la forma en que se puede reducir el uso del dinero puede ser más fácil disminuir los gastos en el futuro.

Ahora, una sugerencia de los expertos es destinar el 10 o 20 % del dinero a los ahorros, y contar solo con el dinero restante para distribuirlo entre los gastos del mes.