créditos

¿Qué tanto siguen prefiriendo los colombianos guardar la plata bajo el colchón?

Los canales digitales están ganando terreno entre los más usados a la hora de mover dinero.


La Superintendencia Financiera (SFC) y la Banca de las Oportunidades revelaron este martes 2 de agosto los resultados de su Encuesta de Inclusión Financiera 2022, realizada de la mano con el Centro Nacional de Consultoría (CNC) entre abril y mayo de este año, en la cual se evidencian cambios en las tendencias de uso que los colombianos dan al dinero actualmente, así como los medios que aprovechan para esto.

Mediante este sondeo se recopiló información de 5.513 personas mayores de 18 años de todas las regiones del país, con el fin de conocer la percepción de los consumidores financieros frente a la calidad y el uso de las diferentes opciones de depósito, crédito y seguros, así como sus preferencias a la hora de realizar pagos.

Por medio de esta encuesta se pudo conocer que el 47,9 % de los colombianos guardan su dinero en una cuenta de ahorros y, en una proporción igual, usan un monedero digital. Así mismo, el 37,0 % hace uso de la tarjeta débito y el 9,2 % de la cuenta corriente. Las principales razones para elegir estas opciones están jalonadas por la facilidad y seguridad que estas ofrecen para realizar diferentes tipos de transacciones.

Mariana Escobar, jefe de Finanzas Sostenibles de la SFC, aseguró que estos datos son muy importantes para entender hacia dónde avanzan las tendencias de consumo en el mercado financiero y crear estrategias para cuidar el dinero de las personas y hacer más fácil las transacciones, ya sean físicas o digitales.

“Los datos obtenidos nos permiten ver cómo se aceleraron los procesos de digitalización, así como los cambios en el modelo de relacionamiento del sistema financiero con sus usuarios. Un escenario en el que los productos financieros digitales han venido siendo apropiados de una manera importante entre los consumidores financieros”, explicó Escobar.

De acuerdo con la información recopilada, los canales financieros más utilizados en el país son los cajeros automáticos (33,6 %), seguidos por los corresponsales bancarios (33 %) y los medios digitales (Internet o telefonía móvil -24,5 %-). Solo el 9 % de los encuestados reportó que las oficinas físicas son la opción que más frecuentan para hacer sus operaciones.

“En este aspecto, se consultó a los encuestados sobre cuál fue la alternativa que más usaron en el último mes y las transacciones realizadas por transferencia a través del celular alcanzaron una preferencia del 41 % por parte de los encuestados. Al preguntar sobre el medio de pago preferido para gestionar los gastos diarios, el 62,2 % de los encuestados señaló que lo hacían con dinero físico, 18,1 % con tarjetas débito y 15,2 % por transacciones electrónicas”, agregó la vocera de la SuperFinanciera.

De acuerdo con los datos de la Encuesta de Demanda de Inclusión Financiera 2022, en la región Centro Oriente tienen mayor aceptación los canales virtuales (51,3 %), mientras que los corresponsales bancarios son los preferidos por los consumidores del Eje Cafetero (41,5 %). Por otro lado, las transacciones por internet y por cajeros automáticos son más utilizados en las zonas urbanas, mientras que en las rurales la preferencia prevalece en las empresas de giros.

“Más de la mitad de los consultados por el CNC (53,4 %) dijo tener el hábito de ahorrar. Dentro de este grupo, el 77,6 % dijo hacerlo con el fin de contar con un respaldo económico que les permita atender emergencias e imprevistos, es decir, como un mecanismo de aseguramiento”, dijo la jefe de Finanzas Sostenibles de la SuperFinanciera.

Los tres principales medios más utilizados para ahorrar son las billeteras virtuales con el 10,4 %, los bancos, cooperativas o fondos de empleados con el 11,4 % y la tradicional alcancía u otro medio en su vivienda en 22,4 %.

Cerca del 27 % de los entrevistados indicó tener un crédito vigente. Las personas de las regiones Centro Oriente y Centro Sur del país son las que más usan los mecanismos de financiación, mientras que los de la región Caribe presentaron los niveles más bajos.

A nivel nacional se observó que, dentro de las fuentes formales de crédito, las principales son bancos (66,9 %) y las cooperativas (14,3 %). En cuanto a las fuentes de créditos informales que más utilizaron las personas que formaron parte del sondeo están los familiares y amigos con 7,6 %.